Refugiados

Familias sirias son un tema heredado, dijo Nin

“Tristeza es con el programa, no con Uruguay”, dijo el sirio.

Cinco familias sirias llegaron a Uruguay. Aún permanecen cuatro de ellas. Foto: archivo El País
Cinco familias sirias llegaron a Uruguay. Aún permanecen cuatro de ellas. Foto: archivo El País

El problema no fue Uruguay. El problema fue lo que los trajeron a Uruguay. Así justificó su decisión de retornar a Damasco, Maher Addis a El País desde la capital siria en una conversación telefónica. El padre de la familia siria decidió retornar a su país, aún en guerra, luego de haber sido recibido como refugiado por el gobierno de José Mujica en un programa humanitario. Para Addis el programa "fue un fracaso". Para el gobierno su caso, uno en cinco, no representa al resto de los refugiados.

El joven sirio continúa contactado con amigos que hizo en su estadía en Montevideo y Piriápolis. "Hay gente muy buena, uruguayos son buena gente. Y Uruguay lindo, pero solo para visita. No para vivir. Vivir cuesta caro", volvió a insistir ayer en un rudimentario español cuando en Damasco eran las nueve de la noche.

El sirio contó que supo por sus amigos que recién ahora el gobierno uruguayo se enteraba de que no pretendía volver a Montevideo. Aclaró que no se sintió en el deber de contarles su decisión porque ellos no se habían portado bien con él. "(José) Mujica buenas ideas, pero gobierno todo complicado, todo poca ayuda para mí, ¿entiendes?", explicó.

Sin embargo esta no es la visión que tienen las autoridades de gobierno. "Y bueno, si le parece que está mejor en Siria que acá, tendrá sus razones" opinó el canciller Rodolfo Nin Novoa al ser consultado por los medios de prensa ayer en la mañana en Fray Bentos.

"Son decisiones a nivel personal. Es una persona que se fue, que juntó plata y se fue. Y bueno, si le parece que está mejor en Siria que acá, tendrá sus razones" explicó el ministro de Relaciones Exteriores.

El canciller recordó que este tema —así como la llegada de seis presos de la cárcel de Guantánamo— no fueron iniciativas del gobierno de Tabaré Váz-quez, sino que son un tema heredado de la administración anterior de José Mujica.

La idea inicial de Mujica era comenzar con el plan de las cinco primeras familias sirias, para luego traer otro grupo de refugiados. Sin embargo las autoridades decidieron cortar el plan.

"No es un tema que la Cancillería haya manejado, es un tema que viene de gobierno anterior. Se le dio todo el apoyo y yo me sentí muy orgulloso el día que Uruguay trajo a esas familias sirias que fueron sacadas de un campo de refugiados en el Líbano", declaró Nin Novoa.

Si bien reconoció que a veces las cosas salen mejor o peor, dijo que hubo una actitud humanitaria del Estado uruguayo con un problema de preocupación mundial. Remarcó que este es solo un caso de las cinco familias que llegaron y que siguen viviendo en el país.

De las restantes cuatro familias una de ellas continúa recibiendo ayuda económica, y otra está con apoyo social. Las otras dos lograron adaptarse y subsisten por sus propios medios.

En el programa de asistencia a los refugiados no daban por sentado aún que Maher Addis no volvería al país, si bien hace un mes volvió a Damasco.

En estos días se le estaba por asignar una vivienda a la cual se había presentado en Piriápolis. Allí el joven sirio trabajaba en el campo con un trabajo estable.

"No alcanza con eso. Es muy difícil vivir en Uruguay. La familia no se acostumbró. Nos dijeron que era otra cosa cuando nos plantearon ir. Que era un país perfecto. Y ellos saben qué fue lo que dijeron. Es así", contó Maher Addis. (Producción: Daniel Rojas en Fray Bentos)

Mangana: "Maher no quiso adaptarse ni sacrificarse"

Susana Mangana es una de las personas que trabajó en el programa que trajo a las cinco familias sirias a Uruguay. Participó en el proceso de selección y estuvo trabajando en el proceso de adaptación. Ayer, en una entrevista con la radio Océano FM, opinó que el programa no fracasó por el hecho de que una de las cinco familias haya decidido abandonar Uruguay. Mangana fue crítica con Maher y arrancó su exposición aclarando que no pretendía explayarse para evitar "darle notoriedad a un señor que no lo merece y hace daño al resto de las familias".

"Maher no tuvo la voluntad de adaptarse ni de sacrificarse. Es conflictivo adonde vaya. Quiere trabajar dos días y vivir el resto de la semana. Su objetivo es que su mujer no hable. No todos los sirios son así", dijo en la entrevista.

Recordó que de entrada sostuvo que el sirio que retornó a su país era el más conflictivo. "Yo decía que este señor iba a montar el sindicato del refugiado", comentó con cierto tono de humor.

Aclaró que ninguna de las familias llegó "a punta de pistola". "A Maher no le da la cabeza para discutir. Estamos hablando con una persona resentida, que anula totalmente a su esposa", dijo en la entrevista radial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º