Oficialismo en soledad

El FA volvió a quedar solo con su Rendición

La oposición focaliza sus críticas en el abultado déficit fiscal.

En general: la Cámara de Representantes aprobó la Rendición de Cuentas y desde esta mañana discutirá sobre sus 353 artículos. Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

La pérdida de competitividad de la economía, la caída del empleo, la suba del déficit fiscal, el aumento de la burocracia estatal acompañado del fracaso del comprometido régimen de dos ingresos cada tres vacantes, y el incremento de la deuda, dieron el marco a la discusión general del proyecto de Rendición de Cuentas 2017, la última de esta administración que puede subir gastos.

El proyecto de ley se aprobó anoche en el plenario de Diputados solo con votos del Frente Amplio, 50 en 95. Tiene 353 artículos, 28 más que los que enviara el Poder Ejecutivo.

En esta Rendición, correspondiente a 2017, el gasto sube en el entorno de US$ 160 millones. En la negociación fueron reasignados $ 350 millones de los que llegaron al Parlamento, la mayoría de los cuales será para reforzar el presupuesto de la educación pública (ANEP solo y no la Universidad).

La sesión no tuvo brillo. No hubo debate, retruques, ni polémicas como en otras instancias. Es que el Frente Amplio ya sabía que la oposición no daría sus votos.

La oposición aludió al "descrédito" en que ha caído el ministro de Economía Danilo Astori, especialmente por el concepto de "más gasto seguido de más déficit", en tanto se comparó el actual panorama económico financiero con los meses posteriores a la crisis de 2002.

Desde el Frente Amplio se defendió el crecimiento de la economía desde que ese partido llegó al gobierno. Se dijo que la oposición "hace análisis catastróficos", aunque se admitió que "algunos riesgos son compartidos porque Uruguay es un país dependiente", tal como analizó el diputado frenteamplista Óscar Groba.

"Argentina y Brasil están más que resfriados pero con las certezas y fortalezas que tiene Uruguay con el gobierno del Frente Amplio, el país crece", subrayó Groba.

El diputado oficialista Alfredo Asti, muy cercano al ministro Astori, admitió que "hemos tenido un problema de alto déficit fiscal", pero subrayó que "es sostenible por las fortalezas que tiene el país". "No todo es el reino del terror", insistió.

El gobierno está empeñado por concretar la baja del déficit y la meta de 2,5% del PIB se ha llevado a 2020, al final de la gestión de Tabaré Vázquez, según se ratificó ayer en sala.

Impuestos.

En virtud de los resultados que presentó el propio gobierno ante el Parlamento acompañando la Rendición, desde el Partido Nacional varios diputados como Sebastián Andújar, Edmundo Rosselli y Alejo Umpiérrez insistieron en que "faltan 19 meses" para el "cambio de gobierno" y que Vázquez "no puede tirar la toalla ahora".

Uno de los discursos más duros contra la gestión del gobierno fue el del nacionalista Omar Lafluf, quien cuestionó la calidad del gasto y el cuidado de los recursos. Mencionó los malos resultados en Ancap, Pluna, ASSE, el Fonasa y Aratirí.

"El gobierno del Frente Amplio no se anima a poner más impuestos, no es que esté convencido de que no se debe hacer", sostuvo Lafluf, para agregar que "hay una mala calidad del gasto y burocracia estatal".

En nombre del Partido Colorado, el diputado Conrado Rodríguez recordó que su colectividad "fue la única que en su programa de gobierno (2014) propuso un conjunto de medidas que nivelaban el frente fiscal", y que mientras tanto "el Frente Amplio comprometió un paquete electoral que costaba más del doble sin ningún ejercicio previo de disciplinamiento del gasto ni ajuste tributario".

Gustavo Penadés - Partido Nacional
Gustavo Penadés. Foto: Archivo El País
"No se dan cuenta"

"Hay 128 empresas en el Uruguay que se presentaron a concurso de acreedores solamente en lo que va de este año. El gobierno del Frente Amplio muestra en esta Rendición de Cuentas que no tiene la intención de ajustar las cuentas públicas, sino seguir por el camino del aumento de la presión fiscal. En esta Rendición el gobierno no se da cuenta en la situación en que ha colocado al país".

Eduardo Rubio - Unidad Popular
Eduardo Rubio, legislador de Unidad Popular. Foto: M. Bonjour
"Peor de lo mismo"

"Esta Rendición de Cuentas es peor de lo mismo, porque todo el peso de la crisis cae sobre los hombros de los trabajadores. El Estado prevé que el 90% de sus ingresos sea por concepto de impuestos y el 72% de esos impuestos los pagan los trabajadores. La carga tributaria es desigual".

Iván Posada - Partido Independiente
Ivan Posada. Foto: Partido Independiente.
"Menos empleo"

"Los datos actualizados en relación al mercado de trabajo determinan que desde 2014 a junio de 2018, se perdieron unos 48.000 puestos de trabajo. No hay que votar la Rendición por el persistente déficit fiscal que ronda el 4% del PIB, la incontenible destrucción de puestos de trabajo que impacta en la calidad de vida de muchas familias uruguayas y el deterioro creciente de la capacidad de competencia de nuestra economía".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)