EL DEBATE AL PARLAMENTO

FA hará dos interpelaciones en 48 horas y ya supera el promedio histórico

Concurrirán a la Cámara de Diputados Luis Alberto Heber por fuga en el ex Comcar y Javier García por la compra de dos aviones Hércules.

Luis Alberto Heber en el Parlamento. Foto: Leonardo Mainé
Luis Alberto Heber en el Parlamento. Foto: Leonardo Mainé

Desde hace años -incluso décadas- el sistema político uruguayo está acostumbrado a la previsibilidad de las interpelaciones. Son como películas viejas, clásicos con comienzos a veces atrapantes pero de finales conocidos: el interpelado es respaldado por la bancada oficialista sin importar si el ministro respondió o no los cuestionamientos del interpelante, y la oposición rechaza las explicaciones del secretario de Estado, sin importar si se brindó o no toda la información y si la argumentación fue suficiente o al menos elocuente.

Y hoy el Parlamento será escenario, otra vez, de una interpelación. El convocado será el ministro Luis Alberto Heber -esta vez como titular de la cartera de seguridad-, y el jueves habrá otra interpelación más, la quinta del Frente Amplio en lo que va de este período, para que el ministro de Defensa, Javier García, dé explicaciones sobre la compra de dos aviones Hércules el año pasado por una suma de US$ 26 millones.

Aunque ambas instancias -que se harán en la Cámara de Diputados- tendrán como las anteriores el consabido final, para las estadísticas empieza, sí, a haber un cambio. Porque con estos dos llamados a sala en una semana -algo que no se recuerda en la historia- la coalición de izquierda llegó así a un promedio de interpelaciones superior a la media desde la restauración democrática en 1985, al menos según el informe del Programa de Estudios Parlamentarios Las interpelaciones ministeriales en Uruguay 1985 - 2016. Hasta el último año de ese estudio, el promedio de llamados a sala fue de uno cada 87 días, cifra que hoy, en un 2021 en desarrollo, es de uno cada 54,4 días.

Felipe Carballo, diputado de la 711, había dicho en febrero de 2020, tras un encuentro entre legisladores frenteamplistas que se aprontaban para volver a la oposición luego de 15 años, que la aspiración era “no interpelar de forma permanente” como forma de “cuidar la democracia”.

¿Qué cambió desde entonces? Además de la pandemia, pasó el tiempo, contestó ahora Carballo a El País. “Es entendible que cuando el gobierno está recién arrancando y se está acomodando se le dé determinado aire”, argumentó.

El colmo

Pero la interpelación de Heber, el primer acto de la semana, también tendrá un componente tal vez diferencial, y que fue destacado desde el oficialismo, particularmente desde el sector del herrerista del Partido Nacional, al cual pertenece el ministro.

Así, para el diputado herrerista Juan Martín Rodríguez, es “el colmo de los colmos” que, por un lado, el miembro interpelante sea una diputada del Movimiento de Participación Popular, el grupo político del exministro del Interior Eduardo Bonomi -la persona que más tiempo estuvo como ministro desde 1985 a la fecha-; y que, por el otro, el interpelado sea precisamente un ministro del Interior, la figura más convocada al Parlamento en los dos últimos gobiernos del Frente Amplio, cuando la seguridad era uno los temas más importantes en la agenda diaria y la cifra de los delitos subía en forma permanente.

“Este no es un tema menor, porque no tengo la menor duda de que, más allá de los factores o elementos precisos que forman parte de la convocatoria, la comparación (con Bonomi) será ineludible”, agregó el legislador, dando a entender lo evidente: que las repetidas críticas realizadas al ex ministro frenteamplista volverán a resonar en el Palacio Legislativo.

Sobre el final de la tarde de ayer los blancos tuvieron una reunión de coordinación con el ministro Heber para delinear la estrategia discursiva durante la sesión.

Del otro lado, según contaron tanto Carballo como Daniel Caggiani, diputado del MPP, el FA insistirá en la idea de que la interpelación fue en realidad promovida por el Partido Nacional, que cuando se discutió el tema días atrás no dio los votos para convocar al ministro en régimen de comisión general -para lo cual la Constitución exige mayoría simple.

La oposición decidió entonces valerse del tercio de votos que la carta magna demanda para las interpelaciones, y convocar a Heber por las “contradicciones” de sus declaraciones en torno a la fuga y recaptura del preso Hugo Pereira, y a partir de allí abordar la crisis del sistema carcelario, junto con la situación de secuestro y tortura a la que fue sometido un preso por otros reclusos en el exComcar.

Consultado acerca de los contraargumentos que presentará la oposición cuando desde el oficialismo se invoque la baja de todos los delitos, Caggiani respondió a El País que las críticas apuntarán mayormente a la circunstancia “de desborde en el sistema penitenciario” -el que asimiló a “un volcán a punto de entrar en erupción”- provocado por los altos niveles de hacinamiento y la proyección de crecimiento de la cantidad de presos, que hoy son casi 14.000.

Los que fueron convocados y los que serán

La primera secretaria de Estado interpelada por el Frente Amplio fue la titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche. La ministra compareció el 19 de mayo en la Cámara de Diputados para responder las preguntas del representante socialista Gonzalo Civila en relación a la exoneración tributaria concedida a Isaac Alfie, director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, al realizar una compra con su empresa. Arbeleche retornó al Parlamento, esta vez a la Cámara de Senadores, apenas unas semanas después.

Lo hizo acompañada del ministro de Salud, Daniel Salinas, y enfrentó al senador socialista Daniel Olesker, quien llevó adelante una interpelación para manifestar la disconformidad de la oposición con la política sanitaria implementada por el Poder Ejecutivo para combatir la pandemia por el coronavirus.

La siguiente interpelación fue la que se hizo a Luis Alberto Heber por el contrato firmado con la empresa Katoen Natie y la política portuaria que lleva adelante el gobierno en ese sentido.

Y otros más podrán seguir, ya que en el FA tienen en la mira a, por ejemplo, el ministro de Industria, Omar Paganini, por las subas de combustible decretadas en las últimas semanas, según dijo a El País el diputado Felipe Carballo. Y otro, agregó el legislador, puede ser el ministro de Trabajo, Pablo Mieres. “Hay 100.000 nuevos pobres y no se aplicó el seguro de desempleo en algunos sectores rurales”, puso de ejemplo.

El retorno de Heber como ministro interpelado

El ministro Luis Alberto Heber afrontará la segunda interpelación como jerarca de este gobierno, y también en cuestión de pocas semanas. La primera fue el 18 de agosto, cuando ya ocupaba la cartera de seguridad, pero asistió al Senado temporalmente como ministro de Transporte, para responder por el acuerdo alcanzado en el puerto con la empresa Katoen Natie, por el cual se extendió la concesión de la terminal especializada en contenedores (TCP) por 50 años más. Días después, el Frente Amplio también planteó una moción de censura contra el secretario de Estado, que no prosperó por falta de votos. Ahora, Heber vuelve al Senado para explicar las contradicciones en la versión oficial sobre la fuga del recluso Hugo Pereira, quien se escapó por un agujero en la reja perimetral del exComcar.

El ministro con más visitas al Parlamento
Eduardo Bonomi. Foto: Francisco Flores

Eduardo Bonomi tiene dos marcas en su trayectoria como secretario de Estado. Es la persona con más años al frente de un ministerio -fue ministro de Trabajo entre 2005 y 2009, y del Interior entre 2010 y 2020- y, tal vez ayudado por la variable de la duración, el jerarca que más ha sido interpelado. Como titular de la cartera de Trabajo lo fue dos veces.

Tal como recuerda el trabajo sobre las interpelaciones entre 1985 y 2016 -del Programa de Estudios Parlamentarios-, el primer llamado a sala que enfrentó el dirigente del MPP fue en 2008, y del otro lado estaba el entonces diputado nacionalista Pablo Iturralde, quien lo convocó a la comisión permanente para que rindiera cuentas sobre la política en materia de relaciones laborales que llevaba adelante el primer gobierno del Frente Amplio.

Y ese mismo año fue nuevamente interpelado por Pablo Abdala -también diputado blanco en ese momento-, y junto con el entonces ministro de Economía Danilo Astori debió dar explicaciones sobre la aplicación del IRPF a los jubilados.

Como ministro del Interior fue interpelado siete veces. Y, naturalmente, por distintos temas, aunque siempre en un contexto de cuestionamiento general a la gestión de seguridad.

La primera, en 2010, estuvo a cargo del diputado nacionalista José Carlos Cardoso, luego del trágico incendio en la cárcel de Rocha que terminó con 12 reclusos muertos. Un año después fue interpelado por el senador blanco Sergio Abreu, en conjunto con el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, y volvió a comparecer en 2012, citado por el diputado Cardoso, otra vez por temas carcelarios. El entonces colorado y diputado Fernando Amado lo convocó en enero de 2013 por el aumento de los delitos, y en octubre de ese año fue interpelado por el senador nacionalista Jorge Saravia, también por temas de seguridad ciudadana.

En 2017 fue interpelado por en aquel momento diputado colorado Germán Cardoso, luego de que se suspendiera el famoso clásico de “la garrafa” por actos de violencia, y en 2018 volvió al Parlamento tras cifras récord de crímenes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados