La izquierda regional en problemas

El FA habilita la discusión por Nicaragua en el Senado

El gobierno exigió junto a otros países el cese inmediato de la violencia.

Nicaragua: las protestas contra el gobierno del presidente  Daniel Ortega se iniciaron el 18 de abril en contra de las reformas de seguridad social. Foto: EFE
Nicaragua: las protestas contra el gobierno de Ortega se iniciaron el 18 de abril. Foto: EFE

Uruguay suscribió junto a otros países de la región una declaración de condena por la violencia desatada en Nicaragua. El Frente Amplio se desmarcó de la crisis política del gobierno de Daniel Ortega y habilitará hoy la discusión del asunto político en el Senado.

La represión aplicada por el gobierno de Ortega en Nicaragua para contener las movilizaciones en su contra dejó como saldo 360 muertos. Las protestas se iniciaron en abril, por un intento fallido de reforma a la seguridad social.

Si bien el 27 de junio pasado, el gobierno del presidente Tabaré Vázquez expresó su consternación por los fallecidos y la grave preocupación frente a la ola de violencia, la situación generada el pasado fin de semana —cuando las fuerzas de Ortega atacaron una iglesia en Managua y dos estudiantes resultaron muertos— empujó a una nueva declaración.

Esta vez, el pronunciamiento se hizo en conjunto con Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá y Perú. Se exige el "cese inmediato a los actos de violencia, intimidación y amenazas dirigidos a la sociedad nicaragüense y el desmantelamiento de los grupos paramilitares". A su vez, se pide la celebración de elecciones "libres, justas y oportunas", en un ambiente libre de miedo.

El Partido Independiente planteará hoy como asunto político en el Senado que se apruebe una declaración de condena al gobierno de Nicaragua. El senador Pablo Mieres dijo a El País que en Nicaragua se vive una "barbarie". "Vamos a reclamar elecciones anticipadas y la renuncia de Ortega. Es una cosa tremenda lo que está pasando. Están matando gente todos los días", subrayó.

Blancos y colorados acompañarán el planteo de Mieres, según se lo adelantaron ayer. En tanto, la bancada del Frente Amplio resolvió anoche habilitar la discusión del tema y "en la medida de que se encuentren coincidencias que el Senado haga un pronunciamiento conjunto", dijeron a El País fuentes legislativas. El oficialismo está dispuesto a reconocer la preocupación por la violación de derechos humanos en el país gobernado por Ortega. De llegar a un acuerdo con la oposición podría aprobarse una declaración conjunta.

En el Frente Amplio marcan distancia de lo que está sucediendo en Nicaragua. Uno de los más críticos es el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio), quien dijo a El País que "el gobierno de Nicaragua tiene que parar con la represión y propiciar el diálogo". Su sector, repudió el 19 de junio el asesinato y las ejecuciones extrajudiciales de personas.

En la misma línea, el diputado José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) señaló a El País que "la acción del gobierno de Ortega se aleja cada día más del sandinismo". "No es de izquierda reprimir manifestaciones estudiantiles y mucho menos la muerte de opositores al gobierno. El presidente Ortega ha utilizado su cargo para beneficiarse y beneficiar a sus más cercanos", aseguró. Por lo que concluyó: "Sigo siendo solidario con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, el que dejó de serlo es el actual presidente de Nicaragua".

Uno de los más duros con el gobierno de Ortega fue el diputado socialista Gonzalo Civila. "Brutal e inadmisible la violencia y represión en Nicaragua. No tenemos doble moral y esto nada tiene que ver con la revolución sandinista. Solidaridad con el pueblo, única víctima de todos los que fogonean la violencia. El asesinato de inocentes tiene que parar ya", escribió en la red social Twitter. Desde el Movimiento de Participación Popular (MPP) dijeron a El País que comparten la línea de la Cancillería. El sector aún no emitió una declaración, pero el intendente de Canelones Yamandú Orsi cuestionó a Ortega. "No me banco lo que está pasando en Nicaragua, está feo", dijo el jefe comunal al programa Así nos va, de radio Carve.

Por su parte, el sector Casa Grande (de la senadora Constanza Moreira) también condenó lo sucedido en Nicaragua, hace algunas semanas. En la declaración fechada el 19 de junio, el grupo rechazó enérgicamente los actos de represión y violencia que sufre el pueblo nicaragüense.

Por su parte, el Frente Amplio como tal expresó el 27 de abril su preocupación "por los niveles de enfrentamiento" que tuvieron lugar en Nicaragua y su "consternación por las víctimas que derivaron del mismo". Aunque no se condenó directamente al gobierno de Ortega.

Piden revisión.

El directorio del Partido Nacional emitió ayer una declaración en la que reitera su condena y "repudio más absoluto" al gobierno nicaragüense, por no garantizar el ejercicio de los derechos de su población, "permitiendo así la violación de los Derechos Humanos". Además, se expresa la solidaridad con el pueblo de Nicaragua y se exhorta al gobierno a "condenar enérgicamente" la "cruda represión" que tiene lugar en ese país.

En ese marco, se solicita revisar "los términos de su tibia declaración del 27 de junio". En ese pronunciamiento, el gobierno instaba a Nicaragua a buscar soluciones negociadas que condujeran al cese inmediato de la violencia, a través de un proceso de diálogo.

Asimismo, el Partido Nacional exhorta a promover acciones inmediatas ante los organismos multilaterales para que Nicaragua supere rápidamente "la gravísima situación por la que atraviesa".

Grupo de Astori no acompañó declaración del FA por Lula
Luiz Inácio “Lula” Da Silva. Foto: EFE

La Mesa Política del Frente Amplio aprobó el pasado viernes una declaración en la que se rechaza una "ofensiva judicial" en contra del expresidente de Brasil Luiz Inácio "Lula" da Silva, quien se encuentra preso en Curitiba.

Sin embargo, el texto de la resolución no fue aprobado por unanimidad.

Esto, debido a que en el Frente Líber Seregni (Asamblea Uruguay, Nuevo Espacio y Alianza Progresista) decidieron no votarlo por estar en desacuerdo con algunos puntos de la declaración.

La resolución del oficialismo reafirma una vez más que se está ante una "persecución judicial contra el expresidente Lula no solo para evitar que sea candidato, sino para impedir que realice campaña electoral".

Según la coalición, al evitarse la liberación de Lula dictada por el juez Rogelio Favreto se demuestra la continuidad "del accionar de las elites de poder (empresarial y mediática) de Brasil, que en connivencia con actores del Poder Judicial, de la Policía Federal y del Ministerio Público, llevan adelante para impedir la participación del expresidente Lula en la campaña electoral".

La Mesa Política del Frente sostiene que "ha quedado demostrado por cientos de juristas a nivel del propio Brasil y a nivel internacional, que la utilización de la Justicia con fines políticos pone en cuestión el Estado de Derecho en el vecino país".

Los obispos expresan su cercanía con Nicaragua

El Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal del Uruguay expresó a los obispos de Nicaragua su "cercanía en este momento que están viviendo el pueblo y la Iglesia". En una misiva dirigida al cardenal Leopoldo Brenes (arzobispo de Managua y presidente del episcopado de Nicaragua), los obispos uruguayos aseguran su oración, "especialmente por las víctimas de la violencia" y abogan para que "se encuentren los caminos del diálogo, donde prime el bien común y la búsqueda de la paz".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)