ANÁLISIS REGIONAL Y POLÍTICO

Expresidentes exigen nuevo impulso integrador en América Latina

Los problemas socioeconómicos por la crisis del COVID-19 en Latinoamérica se suman a la falta de integración de los países de la región, afirman.

Sergio Abreu puso a disposición de los países la entidad para discutir la salida de la pandemia. Foto: Aladi
Sergio Abreu puso a disposición de los países la entidad para discutir la salida de la pandemia. Foto: Aladi

Falta de liderazgos, priorización de los nacionalismos por encima del sistema de relacionamiento que se había intensificado en las últimas tres décadas, aislamiento de la región en el concierto mundial y la crisis del multilateralismo, son algunos de los problemas que varios expresidentes latinoamericanos identifican para facilitar la recuperación pospandemia.

Los problemas socioeconómicos por la crisis del COVID-19 en Latinoamérica se suman a la falta de integración de los países de la región que se encuentran aislados y sus mandatarios no hablan entre ellos, según afirmaron días atrás ex-mandatarios de Brasil, Chile y Uruguay.

En un webinar denominado “La solidaridad latinoamericana en tiempos de crisis”, organizado por la Fundación Astur con la participación de su presidente, Enrique Iglesias, los exmandatarios Fernando Henrique Cardoso (Brasil, 1995-2002), Ricardo Lagos (Chile 2000-2006) y Julio María Sanguinetti (Uruguay 1985-1990 y 1995-2000) y el secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), Sergio Abreu, reflexionaron sobre los problemas que tiene la región para encarar políticas en conjunto en esta época de pandemia.

Para Ricardo Lagos, “el mejor ejemplo” de la desintegración en la que ha caído la región es el de la pandemia. “No hemos tenido dónde conversar”, dijo, tras lo que reclamó que las naciones necesitan, de manera urgente, tener instancia de diálogo donde se dejen de lado diferencias ideológicas.

“Hay un solo tema que hoy nos convoca a todos: cómo somos capaces de reactivar nuestras economías. Eso va a implicar un nivel de inversiones elevado, que va a tener que crecer a través de políticas públicas”, continuó.

En opinión del expresidente chileno, uno de los problemas más grandes de la actualidad es que los mandatarios de la región “no levantan el teléfono” para hablar entre ellos porque “están enojados”.

“Es un caso inédito. Hace 20 años nos parecía normal tomar el teléfono y hablar con un presidente”, recordó.

Lagos convocó a que se entable un diálogo entre los países del área “sin ideologías”, porque de lo contrario “cada uno será una pequeña islita en un mundo mucho más integrado, más grande”, dijo, y enfatizó: “Me preocupa ese mundo y ojalá seamos capaces de enhebrar la respuesta”.

Ricardo Lagos. Foto: Archivo El País
Ricardo Lagos. Foto: Archivo El País

Sugirió que organismos como la Aladi o la Cepal podrían ser el ámbito idóneo para generar esa instancia de diálogo que propone.

Educación y ciencia.

El tema también preocupa a Sanguinetti, quien dijo que “no hay nada más global que la pandemia” y lo que demostró es la ausencia de solidaridad en la región para afrontarla. “Nuestra América Latina está viviendo un período crítico. Es muy triste comprobarlo, más que nunca tenemos que luchar porque esto empiece a dar vuelta para buscar caminos de sabiduría y entendimiento”, enfatizó.

“Hoy asistimos a una patética competencia entre nacionalismos, intereses comerciales y prestigio a ver quién es el primero que tiene la vacuna”, dijo.

Ante esta situación, el expresidente opinó: “Tenemos por delante una enorme necesidad de reactivación y de recuperación social porque (la pandemia) está dejando un sector social excluido”.

Sanguinetti llamó la atención acerca de que en la región el “desafío educativo se ha potenciado y ampliado”.

Despedida de Julio María Sanguinetti del Senado. Foto: Leonardo Mainé
Despedida de Julio María Sanguinetti del Senado. Foto: Leonardo Mainé

Para él, los países tienen la necesidad de “formar ciudadanos activos con capacidades nuevas para prosperar en un mundo completamente distinto”.

El líder colorado sostuvo que el otro desafío de la región es la necesidad de “integración y solidaridad” entre sus sistemas científicos. “¿Cómo es posible que no tengamos intercambios claros en esta materia?”, se preguntó, respondiéndose que “la carrera por la vacuna desnuda insolidaridad”.

Nuevos liderazgos.

Fernando Henrique Cardoso coincidió con sus pares y también habló de la situación de su país donde, desde su perspectiva, el gobierno de Jair Bolsonaro tiene “un enfoque viejo” desde el punto de vista ideológico.

En este sentido, dijo que es necesario que la población brasileña pueda encontrar un líder que los pueda “reanimar” y que también tenga la mirada puesta en dialogar con sus vecinos.

A nivel más general, Cardoso opinó que la “revolución del sistema productivo tiene consecuencias graves a nivel social que la pandemia acelera” por lo que la cooperación (a nivel regional) se hace indispensable”.

En ese sentido, opinó que tras la pandemia es necesario “retomar la acción política más implantada en la región” y que se precisan “líderes políticos nuevos”. A su juicio la pandemia dejará nuevos marginados por pérdidas de empleo y una afectación de las capas medias”, y para enfrentar esa situación se precisan “caminos políticos nuevos”.

Abreu se puso a disposición para ser un facilitador del diálogo. El excanciller uruguayo consideró que actualmente el continente es “una especie de archipiélago de islas autistas” con una gran crisis de liderazgo que afecta a lo político, lo económico y lo judicial.

“Lo que necesitamos nosotros es el tema de la solidaridad, vernos de la mejor manera, abrir el comercio, evitar los recelos”, apuntó.

Por su parte, Iglesias subrayó que hay “un cierto silencio en la región” y por ello es necesario “fomentar el diálogo” entre los jefes de Estado para incidir en el multilateralismo.

El presidente de Astur llamó la atención acerca del “aislamiento” que sufre Latinoamérica frente al resto del mundo y reiteró que, en su opinión, mediante al diálogo hay que hacer frente al contexto internacional que nos dé la capacidad de enfrentar la crisis del multilateralismo y del comercio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados