JOSÉ AROCENA

"El extranjero necesita vivir acá varios años para poder votar"

El presidente de la Corte Electoral José Arocena explicó que los inmigrantes que quieran votar deben cumplir un lapso de residencia legal de tres o cinco años, según tengan o no hogar constituido en el país, y luego esperar otros tres años para obtener su credencial cívica.

José Arocena. Foto: Marcelo Bonjour
José Arocena. Foto: Marcelo Bonjour

Sobre las elecciones recientes en Venezuela, sostuvo que para hablarse de legitimidad hay que analizar “aspectos que tienen que ver con el antes y el después del proceso electoral, aspectos políticos”, algo sobre lo que no quiso opinar. Arocena dijo que por ahora no se aplicará el voto electrónico en el país y que, de todos modos, el sistema actual “da plenas garantías” a las partes.

—¿Qué previsiones tiene la Corte Electoral para la próxima Rendición de Cuentas, que es la última de esta administración en la que puede haber más gasto?

—Pocas previsiones, en realidad. Tenemos el planteo tradicional de refuerzo de rubros en gastos generales. Ha estado muy limitado en los últimos casi veinte años. La Corte lo necesita para su funcionamiento. En esta Rendición no hay ningún planteo que salga de lo común. No hacemos un pedido innovador a pesar de tener algunas necesidades pero las vamos a dejar para el Presupuesto de 2020.

—¿La Corte tiene suficiente personal?

—Tenemos unos 850 funcionarios en todo el país. Estamos con falta de funcionarios pero tenemos vacantes. Seguramente este año va a haber un llamado a postulantes. Se nos está jubilando una parte del funcionariado, está en el límite. Y ahí se pierde saber y saber hacer. Este año va a haber un ingreso como en años anteriores. No vamos a agotar las vacantes pero sí una parte. Ahora hay unas cien vacantes. Tenemos que ver cuántos vamos a ingresar.

—¿Se están tomando previsiones para la instancia electoral?

—Sí, sin dudas. Empezamos ya el año pasado. Hay una primera instancia con las elecciones internas, que es algo complejo porque probablemente se presenten diez partidos. La Corte tiene que hacer diez elecciones internas, una por cada partido. Hay partidos con elecciones más complejas que otros sin dudas. Pero la comisión receptora de votos tiene que hacer un acta por cada partido. Como en la interna se elige a los órganos deliberativos de los partidos políticos a nivel nacional, son dos actas distintas por partido. Para todo el proceso estamos hablando con empresas del Estado, negociando mucho, para transformar la transmisión de datos del escrutinio primario para que los resultados totales estén mucho antes que años anteriores. Para esto estamos en pleno trabajo desde hace cuatro o cinco meses con Agesic, la UTE, Antel, la Universidad de la República, todos en una comisión con el fin de mantener las garantías del sistema

—¿Cuándo estarían los resultados?

—Los resultados definitivos del escrutinio primario antes de medianoche. El escrutinio secundario de cada elección comenzará el martes siguiente al domingo electoral y normalmente se extiende hasta el viernes. El secundario es el válido. El escrutinio primario como se sabe es provisional, para dar un resultado.

—¿En algún momento puede implementarse el voto electrónico?

—Por ahora no lo consideramos para este ciclo electoral (2019—2020). No lo descarto para otro. Para este queremos ver si podemos asegurar con el menor nivel de riesgo posible la transmisión rápida de los resultados del primario. Estamos a más de un año de la interna y ya tenemos armado el proyecto que vamos a impulsar. El segundo semestre va a ser un período de pruebas, de simulacros. Hace un año y medio tuve una propuesta de Smartmatic. Presentaron un proyecto interesante, bien hecho, pero que le costaba al Uruguay US$ 50 millones. No es una cifra extraordinaria pero depende con qué la comparemos. En este momento del Uruguay ese dinero para el voto electrónico, cuando el otro sistema es relativamente satisfactorio y da plenas garantías, no habría en el sistema político voluntad ninguna para llevarlo adelante. Hoy descartamos el voto electrónico, pero no definitivamente.

—¿Cómo vienen las nuevas inscripciones en el registro cívico para 2019 y 2020 ?

—Hace varios años estamos con las mesas móviles para la inscripción. Eso ha acelerado la inscripción cívica en todo el país. Eso da muy buen resultado, aunque no sé si va a disminuir la cola famosa que se arma acá los últimos días por aquello de que el uruguayo siempre espera hasta el final puede seguir existiendo. No esperamos que el ciudadano venga acá a inscribirse sino que hemos ido a liceos.

—¿La nueva generación de votantes ¿cuántos son?

—No tengo una estimación pero estimo que va a haber un porcentaje más importante de votantes nuevos que en elecciones anteriores debido a las mesas móviles de las que hablaba.

—¿La llegada masiva en estos meses de venezolanos y cubanos puede tener incidencia en la cantidad de votantes?

—No, no tiene nada que ver porque esta llegada de inmigrantes en bastante más cantidad ahora que tiempo atrás genera algunas interrogantes que hemos tratado de responder. Para poder tener la credencial y votar primero se necesitan tres años de residencia legal. O cinco años si esa persona no tuviera hogar constituido. Cuando se cumplen los tres años o los cinco años, la persona se presenta ante la Corte para iniciar el trámite de ciudadanía legal. Repito, los que tienen familia constituida necesitan tres años más el trámite posterior, y los que no la tienen, necesitan cinco años de residencia legal. La ciudadanía legal puede llevar varios meses en tramitarse, no muchos meses pero sí algunos meses, porque se analiza mucho cada caso. Lo estudian las oficinas respectivas del organismo, después una comisión formada por varios ministros y después pasa a estudio de la Corte como tal. Cuando ese procedimiento se termina, tres años después recién pueden solicitar la credencial cívica para inscribirse en el registro cívico y poder votar.

—¿Los ciudadanos cubanos y venezolanos que están en Uruguay desde hace más tiempo cuántos son?

—Depende de cada uno, cada situación es distinta por lo que explicaba. Nosotros tenemos muchos pedidos de ciudadanía de todas las nacionalidades, no solo latinoamericanas. Ahora va a haber muchos pedidos de venezolanos, que eran menos en años anteriores. Estos no llegarán a este ciclo electoral. Los que vienen de atrás, y han querido, ya vienen armando todo el paquete de trámites. Yo firmo todas las semanas entre nueve y diez ciudadanías legales para quienes cumplieron todo el proceso que mencionaba. Es mucho por semana. Hay latinoamericanos, hay europeos, hay africanos, gente de Medio Oriente, una multiplicidad en realidad. La mayor cantidad son argentinos como siempre. Estas migraciones recientes tendrán que esperar esos años.

—¿Respecto a las recientes elecciones en Venezuela, usted cree que las condiciones fueron las mejores? No hablo de lo político, sino del acto desde el punto de vista de la organización, sin veedores internacionales.

—No estuve en Venezuela esta vez. Lo que sé es que en la elección legislativa de 2015 hubo varios observadores. Nosotros enviamos a cuatro personas. Ese tipo de presencia de veedores, Venezuela lo ha ido perdiendo en los procesos posteriores. Hoy tengo entendido que han ido muy pocos veedores. En el caso del problema estrictamente electoral, de mecánica electoral, la empresa Smartmatic construyó el sistema electoral venezolano y brasileño con urnas electrónicas. Eso es el voto electrónico. Cada circuito tiene una urna electrónica. En Uruguay nosotros tendríamos que tener 7.500 urnas de esas. Esa urna es un aparato totalmente cerrado sin conexión con ninguna red. En la jornada electoral no hay penetración de datos por ningún lado. Únicamente entra el voto del elector.

—¿Cree que la legitimidad de la elección en Venezuela queda a salvo con ese sistema de voto electrónico?

—La cuestión de la legitimidad tiene aspectos distintos. Tiene aspectos estrictamente electrónicos, y tiene aspectos que tienen que ver con el antes y el después del proceso electoral, aspectos políticos en los que no voy a entrar. Yo puedo decir que el sistema electrónico de Smartmatic es bueno. Para hablar de legitimidad en la elección de Venezuela hay que hablar de legitimidad política. Y eso yo no lo voy a hacer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)