Momento de decisión

Elecciones 2019: a un año del gran juego político

El 27 de octubre de 2019 serán las elecciones: ¿cómo están las internas partidarias y qué perspectivas se vislumbran?

Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

Uruguay se ha convertido en una especie de isla de América del Sur. El gobierno está en manos del Frente Amplio, siendo uno de los tres únicos partidos de izquierda que está en el gobierno en el continente como en Bolivia y en la Venezuela de Nicolás Maduro.

La coalición de izquierdas buscará el cuarto mandato consecutivo en las elecciones nacionales de 2019. Esto ocurrirá dentro de 365 días.

Sin embargo, los partidos de la oposición ven una chance inmejorable para triunfar en las urnas y retomar el poder. Es que el desgaste de gobernar colocó al Frente Amplio en una situación más débil según las principales encuestas de opinión pública. Pero a su vez los gobiernos de izquierda en la región han perdido terreno, algo que también alienta a blancos y colorados en Uruguay. Sus dirigentes sienten que la ciudadanía está preparada para votar un cambio y aducen la urgente aplicación de medidas que —dicen— el FA no se anima a implementar.

En la otra vereda, la izquierda sostiene que si los partidos tradicionales triunfan con su idea de coalición, el país perderá gran parte de los avances en derechos obtenidos a partir de 2005.

Lo cierto es que de ambos lados prevén una campaña intensa y confrontativa. Blancos, frenteamplistas y colorados deberán sortear el primer mojón planteado en la Constitución: las elecciones internas.

El oficialismo saldrá a la cancha con todos precandidatos debutantes. Los blancos ya probaron a sus figuras y dicen que aprendieron de los errores.

Los colorados apuestan por las viejas banderas, mientras que los partidos chicos se preparan para aportar a una coalición inédita que derrote al FA.

Una elección abierta
Rafael Porzecanski | Opción Consultores
Foto: Archivo El País

La próxima elección será en buena medida un "plebiscito oculto". Dividirá al electorado entre quienes deseen renovar el mandato del Frente Amplio por cuarto período consecutivo y quienes apuesten por un gobierno de coalición encabezado por el Partido Nacional. Actualmente, sabemos que la suma de intención de voto opositora es claramente superior a la frentista. Esta fotografía contundente exige mucha más cautela de lo aparente por cuatro grandes razones. Primero, no todos los votos opositores se traducirán en votos por un cambio de gobierno en un eventual balotaje. Sumar automáticamente los votos no frentistas como votos opositores puede ser engañoso. Segundo, dentro de los indecisos hay un sesgo favorable al Frente o a sus principales líderes. Tercero, el presumible candidato presidencial del FA (Martínez) es hoy el líder con mayor saldo favorable de popularidad en el electorado. Finalmente, la aprobación del gobierno podría incrementarse durante la campaña electoral (así sucedió en los últimos períodos) y también contribuir a fortalecer al FA. En suma, incorporar en el análisis el fortalecimiento opositor y el debilitamiento del FA respecto a elecciones pasadas, es tan necesario como tener prudencia frente a la pregunta más importante que se formula hoy el grueso del electorado uruguayo.

Escenario complejo para el Frente Amplio
Mariana Pomiés | Cifra
Foto: AFP

Estamos ante un escenario bien diferente al de las dos últimas elecciones nacionales. No solo desde el punto de vista político, sino también social y económico. La gente está más cautelosa y pesimista desde lo económico. Por otro lado el Frente Amplio llegó a la campaña pasada con una evaluación de la gestión del presidente mejor que la que actualmente tiene Vázquez. Si bien cinco años atrás los temas de seguridad también eran un problema para la sociedad, no fueron un tema que nublara la evaluación presidencial. Eso le permitió al oficialismo ganar su tercer mandato, con mayoría parlamentaria, y casi con una cifra similar de votos a los que había obtenido Mujica en la elección de 2009. Hoy la realidad es otra, el Frente tiene varios flancos débiles y una intención de voto bastante peor a lo que se registraba cinco años atrás. A su vez iban con Vázquez que es un candidato fuerte y probado. Hoy esa ventaja tampoco está presente porque si bien hay una idea de quiénes serán los candidatos, aún no se han consolidado y será su debut a nivel nacional. Pero a su vez la oposición tampoco está mejor posicionada que cinco años atrás. Si bien sumados todos los partidos aparecen por arriba del Frente, no vemos que los partidos de la oposición logren entusiasmar a los desencantados del Frente Amplio.

intención de voto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)