ERA GARANTE DE COOPERATIVA QUE SE FUNDIÓ

Eduardo Bonomi figura como "deudor incobrable" ante el Banco República

El senador del FA figura ante el BROU como deudor grado 5, que se corresponde con aquellos que tienen pasivos considerados “irrecuperables” por la Central de Riesgo Crediticio del BCU.

Eduardo Bonomi. Foto: Gerardo Pérez
Bonomi adquirió la deuda cuando era miembro de una cooperativa pesquera; el juicio terminó cuando ya era ministro. Foto: Gerardo Pérez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El senador frenteamplista Eduardo Bonomi figura en la Central de Riesgos Crediticios del Banco Central de Uruguay (BCU) como “deudor irrecuperable” por un pasivo que mantiene con el Banco República (BROU). Un allegado al exministro del Interior explicó a El País que, a diferencia de la deuda también calificada como incobrable que el subsecretario de Defensa, Rivera Elgue, tiene con el BROU, la de Bonomi no es una deuda personal, sino que supone que ese pasivo se arrastra desde la década de 1990, cuando firmó como responsable del crédito que recibió la fundida y extinguida Cooperativa Promopes (Promoción Pesquera).

Bonomi estuvo preso durante la dictadura por su militancia en el Movimiento de Liberación Nacional y al recuperar la libertad comenzó a trabajar en Promopes, un emprendimiento que integraba el Centro Cooperativista Uruguayo (CCU). En 1985, el exministro tenía 36 años y empezó a desempeñarse como peón en la planta de procesado de pescado, pero luego ascendió y pasó a ocuparse del control de calidad.

A pesar de que Promopes integraba la CCU, formalmente no era una cooperativa, sino una sociedad anónima. A fines de la década de 1980, la empresa compró dos barcos, que en ese momento, según los informantes, eran los más modernos de la flota pesquera del país. Esa compra se hizo gracias a un crédito otorgado por el BROU.

Pero nunca pudo pagar la deuda. Entonces, en 1989, cuando Promopes estaba a punto de cerrar, los trabajadores resolvieron, tras movilizaciones y asambleas, transformar la empresa en cooperativa, el camino encontrado para salvar las fuentes de trabajo.

Se dio entonces la primera negociación de la deuda y los flamantes cooperativistas lograron reducir un tercio aproximadamente aquel pasivo. Para aceptar la reducción de la deuda, como contrapartida el BROU puso dos condiciones. La primera fue que cada trabajador sacara un crédito social de dos sueldos para capitalizar la cooperativa. Y así se hizo. La segunda fue que los trabajadores firmaran como garantes en lugar del CCU.

En ese momento, Promopes era una de las 14 plantas procesadoras de pescado de Uruguay y empleaba a unos 330 trabajadores pero ante el BROU firmaron como garantes solidarios los cinco cooperativistas que integraban el consejo directivo. Y allí estaba Bonomi, por entonces trabajador de planta y secretario de la cooperativa.

Caída.

La caída del muro de Berlín en 1989 y la unificación de Alemania, un cambio en el sistema de control de calidad impuesto por la Comunidad Económica Europea y la devaluación del Real en Brasil provocaron la debacle de la cooperativa, según un par de trabajadores que formaron parte de Promopes.

Durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle Herrera (1990 a 1995), la Comunidad Económica Europea pidió para entrar a pescar en Argentina y Uruguay con bandera comunitaria. Argentina, bajo la presidencia de Carlos Menem, aceptó la propuesta, pero les prohibió la pesca de merluza. Aunque en los hechos, los europeos pescan otras especies pero también merluza.

En contraposición, Lacalle Herrera, antes de tomar decisión, consultó a todos los sindicatos y empresarios, y resolvió no autorizar la entrada de los europeos a las aguas nacionales. La Comunidad Económica Europea cambió entonces el criterio de control de calidad de la pesca que le compraba a Uruguay. Uno de los consultados explicó que si bien no era un criterio más seguro, en los hechos obligaba a las empresas uruguayas a realizar una inversión enorme: había que cambiar pisos, paredes y el sistema de congelado de las fábricas. De las 14 plantas que había, solo cuatro pudieron actualizarse. Los que no lograron cambiar de sistema de control de calidad no pudieron entrar con su mercadería a Europa.

A su vez, la unificación de Alemania potenció la oferta en el mercado internacional y se comenzó a derrumbar el precio de las commodities.

BROU prestó dinero a una imprenta de última generación y no se le reintegró la suma adecuada. Foto: F. Ponzetto
Banco República. Foto: Fernando Ponzetto.

Así llegó Promopes a 1997, cuando el BROU, para cobrar la deuda, decidió rematar la planta de la cooperativa. Tras una negociación de la que participó Bonomi, los cooperativistas lograron comprar la planta en la subasta.

Pero la suerte ya estaba echada y el 13 de enero de 1999, cuando el real devaluó, se cayó la venta a Brasil y la cooperativa cerró.

Deuda.

El proceso judicial de liquidación de la empresa llevó tantos años, que concluyó cuando Bonomi ya era ministro. Uno de sus allegados dijo a El País que la única explicación por la que el actual senador aparece como “deudor irrecuperable” (grado 5) ante el BROU es que aún se le computa aquella deuda que contrajo como directivo de Promopes.

En el portal del BCU, la deuda considerada irrecuperable que se le computa al senador asciende a $ 71.453. Sin embargo, el informante aclaró que ese podría ser el monto original de la deuda, pero si se actualiza, con intereses y multas, podría ser exponencialmente más grande. Según el BCU, el exministro también mantiene deudas con Scotiabank y Oca, ambas calificadas como 1C, como se califica a los “deudores con capacidad de pago fuerte”.

BCU: clara evidencia de incobrabilidad
El BCU se encarga de gestionar las reservas (no solo propias, también las del gobierno). Foto: Archivo El País.

El Banco Central del Uruguay (BCU) clasifica a los deudores del sistema financiero en cinco categorías. Los grado 5, como están calificados Eduardo Bonomi y Rivera Elgue ante el Banco República (BROU), son aquellos considerados irrecuperables. “Se trata de casos de clara evidencia de incobrabilidad, con atrasos mayores a 180 días en los pagos y de más de 120 días en la presentación de información”, explica el BCU en su portal web.

Brecha informó el viernes pasado que Elgue mantiene una deuda con el BROU por $ 261.498 que es considerada irrecuperable. “Si fuera impagable, yo no estaría negociando con el BROU”, dijo el subsecretario de Defensa a El País. “Empecé hace dos semanas a renegociar la deuda y sale ahora (la noticia). ¡Qué casualidad! Es un ataque a mí como jerarca y como miembro de Cabildo Abierto”, aseguró Elgue, quien agregó que cuando habló con el ministro Javier García y el senador Guido Manini Ríos, les explicó la situación y ambos le propusieron que lo aclarara en los medios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados