DE CARA A 2024

Dirigentes del Partido Colorado a la espera del regreso de Pedro Bordaberry

Apuestan a jóvenes y a la confianza sumada en la campaña para las próximas elecciones.

Pedro Bordaberry. Foto: Fernando Ponzetto.
Pedro Bordaberry. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Era un mediodía caluroso de fines de diciembre del año pasado, y el senador Germán Coutinho participaba de un ágape que había organizado en la antesala del Senado la vicepresidenta Beatriz Argimón. Pero él no disfrutaba de la comida: tenía la cabeza en Salto. Estaba a punto de viajar para encabezar la campaña del Partido Colorado por el No en el departamento, que es gobernado por el frenteamplista Andrés Lima. “Si perdemos ahí, a mí me cuelgan”, comentaba en broma, pero lo decía en serio.

Pasaron tres meses, hasta que el pasado domingo los diputados Felipe Schipani (Ciudadanos) y Conrado Rodríguez (Batllistas) llegaron al piso 11 de la Torre Ejecutiva para saludar al presidente Luis Lacalle Pou, luego de que se confirmara la victoria en el referéndum por los 135 artículos de la LUC. “¡Qué campaña que se mandaron!”, felicitó el mandatario a los dos coordinadores de las recorridas y actos que hicieron los colorados por todo el país.

A una semana de la victoria de la papeleta celeste del No, los colorados están convencidos de que el partido de José Batlle y Ordóñez fue uno de los principales responsables del triunfo.

“El trabajo del Partido Colorado, y esto es algo que ha remarcado (el expresidente Julio María ) Sanguinetti, fue decisivo”, dijo a El País el diputado Rodríguez.

La campaña también sirvió a otros propósitos, reconocen en la colectividad, como el afianzamiento de la unidad partidaria y el relacionamiento entre los sectores, que además de los dos mayoritarios -que lideran el ministro Adrián Peña y Sanguinetti- tiene también a Tercera Vía, el grupo del exfiscal Gustavo Zubía.

“Yo creo que salimos fortalecidos, con un muy buen clima interno y en clave de partido”, recalcó a El País el ministro de Turismo, Tabaré Viera.

Pero ahora se abre un nuevo tiempo para la coalición y especialmente para este partido, que hasta este punto de la actual administración -recién pasando los dos años- ha buscado posicionarse como el socio “más leal”, sobre todo en contraposición a Cabildo Abierto, el partido que más reclamos ha presentado públicamente, muchas veces sin éxito.

La etapa que se abre en este momento, dicen algunos dirigentes, tiene como principal objetivo “marcar” la identidad partidaria, ya pensando en las elecciones de 2024.

Esto último se traduce de varias formas, pero particularmente en dos. Una es a través de las posturas que se asuman en el legislativo y con las iniciativas que se presenten; y otra a través de la gestión que llevan adelante los colorados en el Ejecutivo o en organismos como la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) o Antel, presididos por Robert Silva y Gabriel Gurméndez, respectivamente.

Luego hay algo que varios identifican como un “hito partidario” para este año: las elecciones juveniles de noviembre, donde los colorados ponen muchas de sus “fichas”.

“Hay que trabajar para movilizar a todos los jóvenes, y que haya nuevos que se sumen al partido”, sostuvo en ese sentido el diputado Schipani.

La espera a Pedro

Esta es una pregunta que lleva meses y permanece en el aire, y sin respuesta: ¿qué va a hacer Pedro Bordaberry? Todos asumen que vuelve, lo cual reconfiguraría el mapa del partido, aunque no se sabe cómo: él no contesta ni da mayores señales.

Como sea, en la dirigencia de los tres sectores desean que así ocurra, luego del vacío político inmenso que dejó la renuncia a la política del excanciller Ernesto Talvi.

“Mi opinión es que Bordaberry vuelve. No sé si yo iría con él, porque eso dependería de él, pero lo veo con buenos ojos”, dijo Zubía.

Viera afirma lo mismo: “Ojalá que venga”. Palabras muy similares usan en Ciudadanos, al margen de cómo se darían las nuevas configuraciones de los grupos en caso de contar con el retorno del exsenador y exministro de Turismo.

Pero, con o sin Bordaberry, el partido también se planta en la búsqueda de otros posibles candidatos, aunque muchos entienden que aún es prematuro hablar de nombres.

También ocurre que estos no están tan claros como en otros partidos: en el Partido Nacional se sabe que el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, y la vicepresidenta Beatriz Argimón posiblemente estén en carrera, mientras que en Cabildo Abierto estará sí o sí su líder, el senador Guido Manini Ríos y en el Partido Independiente volverá a estar su principal figura, el ministro de Trabajo, Pablo Mieres.

En los colorados eso es distinto: hay algunos, como Silva, Gurméndez y Peña, que son manejados como eventuales figuras porque tienen más exposición, pero nadie se anima a afirmarlo con certeza ni mucho menos.

Esto puede ser leído como una desventaja o una ventaja, como razonó uno de los dirigentes consultados: “Tenemos que buscar que sea un beneficio y pensar que no nos exponemos a que nuestros candidatos se desgasten, como puede pasar con los de los otros partidos, que ya llevan dos años de gestión y queda otro tanto”.

Algunos proyectos claves para el partido

En el Parlamento los colorados -al igual que el resto de los socios de la coalición gobernante- se juegan gran parte de su agenda, y allí sus legisladores tienen en carpeta varias iniciativas que buscarán que sean priorizadas en este 2022.

Uno de los proyectos más discutidos el año pasado y que todavía no arriba a un acuerdo es el que propone legalizar la eutanasia, del diputado de Ciudadanos Ope Pasquet, que este año preside la Cámara de Representantes.

El senador Germán Coutinho, por su parte, también hará hincapié en aprobar leyes que compensen la diferencia de precios en la frontera, así como otro proyecto que busca desmonopolizar la importación de combustibles.

También será relevante la posición que defina el sector Ciudadanos en torno a la iniciativa que plantea establecer como principio jurídico la tenencia compartida de los menores de edad al momento de la separación de los padres. Es un tema sobre el que no han tomado posición, y que les ha generado duras críticas a la interna del oficialismo, al impedir que el proyecto avance.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados