MARTÍN COUTO

¿Qué dijo el diputado cuyo discurso en el debate por la Ley Trans se volvió viral?

El legislador frenteamplista dijo que existe una "construcción social" en la que se establece el "sí sos que no se note", y que la población trans "evidencia que hay un desajuste entre las normas establecidas y lo que realmente ocurre".

Discurso del diputado Martín Couto sobre la Ley Trans
VIDEO | Discurso del diputado Martín Couto sobre la Ley Trans

Con 62 votos en 88 y luego de un debate que duró más de 11 horas, la Cámara de Representantes aprobó ayer la Ley Integral para las Personas Trans.

Uno de los partícipes en el debate fue el diputado frenteamplista Martín Couto, cuyo discurso se viralizó en redes. El legislador, un sociólogo de 28 años que integra el movimiento Ir y es suplente de Macarena Gelman, fue mencionado 2.000 veces en Twitter en las últimas 24 horas. El video de su oratoria, que fue publicado en el canal de YouTube del Ir a las 18 horas de ayer, superó las 13.000 reproducciones.

Pero, ¿qué fue lo que dijo el diputado? En esta nota, un repaso de sus argumentos

Normas sociales y "bufarrones"

Couto señaló que las normas sociales "a veces coinciden y a veces no" con las prácticas. En este sentido, sostuvo que "hay una norma social de la modernidad que es la heterosexualidad obligatoria. Sin embargo, sabemos que nunca en la historia de la humanidad dejó de haber relaciones homosexuales".

Luego, se refirió al concepto que la sociedad uruguaya le da al término "bufarrón". Según Couto, "bufarrón es aquel varón perfectamente heterosexual, pero que tiene permitido penetrar a otro varón. Y sigue siendo, para las normas, heterosexual. Si ese varón fuera penetrado, dejaría de ser heterosexual, esa es la línea que define lo que está bien y mal en nuestras normas sociales".

Señaló que penetrar y no ser penetrado en una relación homosexual "es como una suerte de permiso para los varones heterosexuales" y que "las sociedades modernas con la heterosexualidad obligatoria" autorizan "al bufarrón a penetrar a las personas trans, aquellas a las que no se les reconocen derechos, que si se las ve por una calle de la capital ejerciendo el trabajo sexual, se les grita o lo consumen. Hay una autorización y un grupo de cuerpos en nuestra sociedad a los cuales se puede maltratar, violentar, torturar, matar y está permitido usar para tirarse una cañita al aire en el marco de esa heterosexualidad obligatoria". Se pueden usar los cuerpos de "aquellos que son ellos y no nosotros. Y la división entre el ellos y el nosotros siempre está construida socialmente. A veces, también legalmente", dijo.

"Son y se nota"

Otro "problema con las normas sociales", continuó Couto, "es el sí sos que no se note". En este sentido, citó comentarios como "a mí no me preocupa lo que haga en su cama, pero que no venga a demostrarlo acá haciendo esas cosas, que no lo vaya a ver un niño o una niña besando a otro nombre".

Ese es "uno de los problemas centrales con la población trans: evidencian que son y se nota. Evidencian que hay un desajuste entre las normas socialmente establecidas y lo que realmente ocurre. Esto se transforma en un estigma", sentenció.

Aceite de motor

Couto citó el censo de la población trans para señalar que en Uruguay "las personas mayores de 65 años son el 14% y en la población trans el 2%", lo que implica que "en nuestra sociedad, las personas trans se mueren mucho antes que las personas cisgénero".

Además, se produce "un abandono del hogar que en promedio es a los 18 años" por parte de las personas trans, lo que también implica "que en muchos casos hay niños, niñas y adolescentes expulsados de sus hogares. El 40% de las personas censadas sostuvo que se tuvo que ir del hogar por haber revelado su identidad de género".

También mencionó que el 24% de las personas trans que fueron censadas "alguna vez se inyectó alguna sustancia en su cuerpo como silicona líquida, aceite de motor, aceite mineral u otras sustancias. No es necesario que nos crean, pueden subir a las barras y pedirle a alguna de las mujeres trans que les muestren los hematomas que genera la ruptura enorme de los tejidos cuando se inyectan aceite de motor. ¿Y el problema es quién va a pagar la atención en salud? ¿Esa es nuestra concepción de empatía?", se preguntó Couto.

Siete mil contra 100 mil

El diputado del Ir mencionó que, según los datos del censo, "el ingreso promedio de los hogares de personas trans es de $7.418. No dólares, pesos. Y si medimos simplemente las personas trans mayores de 51 años, el ingreso es de $ 3.764". "Trato de evitar todo el tiempo de calificar o adjetivar lo que se plantea en esta Cámara", señaló y continuó: "pero me da vergüenza que hablando de ingresos promedio de $7.418 se hable de privilegios. Se habla de privilegios desde estas cómodas bancas ganando un sueldo líquido de más de $ 100.000 sobre hogares que tienen ingresos en promedio de $ 7.418".

¿Subsidio o reparación?

Couto también habló sobre la compensación prevista en la ley.  "¿A estas personas se les va a pagar por ser trans? No, de ninguna manera. Una mujer trans de 25 o 30 años no va a cobrar ningún tipo de subsidio. Se les va a pagar por concepto de indemnización, de reparación por las graves violaciones a los DD.HH. del Estado en la dictadura y en el período democrático previo", señaló..

Para justificarlo, dijo que "la dictadura tuvo un claro proyecto moral" que incluyó la persecución de la comunidad LGBT. También recordó que "la Ley de reparación de Víctimas (de la actuación ilegítima del Estado entre junio de 1968 y febrero de 1985), cuando define quiénes están incluidos en la ley, dice que se considera víctima a las personas que fueron perseguidas por motivos políticos, ideológicos o gremiales. Si se quiere, en esta ley estamos también agregando los motivos morales".

Ley N° 18596

Artículo 4
Se consideran víctimas del terrorismo de Estado en la República Oriental
del Uruguay todas aquellas personas que hayan sufrido la violación a su
derecho a la vida, a su integridad psicofísica y a su libertad dentro y
fuera del territorio nacional, desde el 27 de junio de 1973 hasta el 28 de
febrero de 1985, por motivos políticos, ideológicos o gremiales. Dichas
violaciones deberán haber sido cometidas por parte de agentes del Estado o
de quienes, sin serlo, hubiesen contado con la autorización, apoyo o
aquiescencia de los mismos.

Couto señaló que el jefe de Policía de Montevideo en 1976, Alberto Ballestrino, dijo: "Iniciamos una activa campaña para combatir la actividad perniciosa del homosexualismo que alienta, en gran medida brutales asesinatos como el que acabamos de aclarar. Impartí órdenes expresas al departamento de orden público para que amplíe aún más la actividad represiva de este tipo de desviación que muchas veces se manifiesta en la calle de forma ostensible". El diputado aclaró que el homicidio al que se refería Ballestrino era "el asesinato de un homosexual" y que "no es novedad que las víctimas terminen siendo los victimarios para esta perversa sociedad".

Fuego

"Se plantea la identidad de género como una elección caprichosa, como quien elige en un supermercado o en un almacén llevar un producto. Nadie en este país elegiría una identidad de género que la exponga a ser prendido fuego en el Parque Roosevelt como ocurrió en Uruguay en el siglo XXI. Este tipo de asesinatos ocurrieron en una total y absoluta impunidad. Nadie dijo nada, las pocas averiguaciones que se hicieron no llegaron a nada, nadie protestó, no hubo ninguna interpelación al ministro del Interior por estos hechos", señaló el diputado frenteamplista. Couto se refería al que ocurrió en septiembre de 2012 en el Prado, cuando una trabajadora sexual trans fue ejecutada y prendida fuego.

Lo que "sí se elige" es "tener el coraje para vivir conforme a esa identidad de género, aún a riesgo de que te prendan fuego en el Parque Roosevelt", afirmó el diputado.

Luego, mencionó que "las personas trans están más en riesgo que hace un mes" en la región, a raíz de la llegada de Jair Bolsonaro al balotaje presidencial en Brasil con Fernando Haddad. "En estos días asesinaron a una persona trans en Brasil al grito de 'Bolsonaro'. Que este proyecto de ley sea una señal clara de que todavía existen países que no adhieren a ese fascismo, que respetan los derechos humanos", afirmó Couto.

Según Couto, la oposición a la Ley Trans es "van a homosexualizar a los niños y niñas, van a hacer que desaparezca la sociedad porque va a crecer tanto la homosexualidad que va a desaparecer la sociedad. No es contagioso, de hecho quien habla es un diputado gay, y creo no haber contagiado a nadie en esta Cámara. La cuestión es entre ficción y realidad y esta bancada prefiere legislar sobre la realidad", indicó el legislador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)