Inseguridad en el servicio público

En diez días, quince robos a ómnibus en las rutas 8 y 101

Hubo paro que se levantó por promesa de más patrullaje.

Inseguridad: los trabajadores responsabilizan a la Justicia. Foto: archivo El País.
Inseguridad: los trabajadores responsabilizan a la Justicia. Foto: archivo El País.

La inseguridad pegó ayer durante varias horas en el servicio público de pasajeros en la zona metropolitana por un paro de las empresas "Tala Pando Montevideo" y Copsa que discontinuó los servicios en las rutas 101 y 8, que unen Pando con Montevideo, en protesta por los frecuentes robos a mano armada en los ómnibus.

La molestia de los trabajadores es con el Poder Judicial, no con la Policía que, aseguran, ha detenido a los presuntos delincuentes que fueron puestos luego en libertad. Una reunión ayer en Pando entre los sindicatos de las empresas y propietarios de vehículos con una representante del Ministerio Público, la fiscal Sylvia Lovesio, permitió destrabar la situación y que en las primeras horas de la mañana de hoy se restablezcan los servicios, informó a El País Fernando Lois, secretario general del sindicato de Copsa. El gremio obtuvo garantías de que se incrementará el patrullaje.

Los trabajadores estaban inquietos porque en los últimos diez días hubo una quincena de robos, a bordo de las unidades en los que los choferes fueron amenazados con armas de fuego y, en un caso, con un cuchillo. "Problemas tenemos en todas las líneas pero en esta hubo una seguidilla. Robaban, cruzaban la ruta y robaban otra unidad. En la gran mayoría de los casos quienes robaban eran las mismas dos o tres personas. Las filmaciones están en poder de la Justicia porque las empresas se las dan. La policía incluso incautó una moto. Pero hay algo que pasó en la Justicia... A la Policía se le avisó y actuó. Nadie salió lastimado pero en todos los casos los robos fueron con armas", dijo Lois. Los robos se daban al caer la tarde o de noche. El último robo se produjo sobre las 21 horas del domingo en la ruta 101, cerca de la intersección con la 8. Afectó a la unidad 016 de Copsa, deta- lló Lois.

Más allá de que la seguridad pueda mejorar en la zona específica afectada, Lois mostró su preocupación porque la tendencia a eliminar el efectivo de las unidades pone en peligro empleos. Está previsto que antes de que termine el año se implemente el STM II, o sea la utilización de la opción de pagar viajes con tarjeta. "Estamos de acuerdo pero los agencieros no van a vender más abonos. Además, no hay pasaje, no se recauda. Y cada máquina, incluyendo las de contar billetes, sustituye a 2 o 3 personas", dijo el sindicalista Lois.

Copsa tiene unos 1080 trabajadores y accionistas y unos 100 asalariados están desde hace un año en un régimen de seguro de paro rotativo. Si bien muchos han ido a cursos del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional, "hay muy pocos reconvertidos", reconoció Lois.

Copsa, fundada en 1930, transporta más de 3 millones de pasajeros mensuales en los departamentos de Canelones, Montevideo y Maldonado. A su vez, traslada mensualmente a casi la mitad de los usuarios del transporte público de pasajeros en la zona metropolitana. Copsa tiene una flota de 300 buses.

El resto de los servicios de Copsa que van por la avenida Giannattasio, la Ruta Interbalnearia y la 5, se están cumpliendo con normalidad. La empresa Tala-Pando-Montevideo tiene varias líneas atendiendo las localidades canarias de Barros Blancos, Solymar Norte, Shangrilá, San Jo-sé de Carrasco y Pando, entre otras y también se había visto afectada por la situación de inseguridad en las rutas 101 y 8.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados