ELECCIONES 2019

El día de Luis Lacalle Pou: la tradición canaria del candidato de las selfies

Luis Lacalle Pou repitió el ritual de cada jornada electoral: recorrida por locales partidarios en Canelones y un almuerzo de asado criollo con una familia de San Ramón.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Vea el video.

“Las cábalas no sirven para nada; yo prefiero las tradiciones”. Con esa frase, Luis Lacalle Pou explica que su recorrida por localidades de Canelones no responde a ninguna creencia mágica, sino al apego a una costumbre. Desde 1999, cuando resultó electo diputado por el departamento canario (su primer cargo político), el ahora presidenciable nacionalista hace prácticamente el mismo trayecto en cada día de elecciones.

Ayer comenzó en Las Piedras, siguió en Cerrillos, votó en ciudad de Canelones y su jornada diurna finalizó con un asado criollo en Pueblo Castellanos (cercano a San Ramón).

En cada local partidario no esquivó ningún abrazo ni foto. Luis Lacalle Pou tiene la particularidad de que cuando le piden una selfie, suele ser él quien toma el celular del interesado y estira el brazo para sonreír con el simpatizante. La misma escena se repitió decenas de veces en los locales o en las esquinas donde algún simpatizante lo reconoció y lo frenaba para un saludo o la selfie. Solo un autógrafo dio y fue a una gran bandera blanca en Cerrillos.

“Si no te emocionás con la militancia, no servís para esto”, dijo el candidato después de un largo abrazo con un simpatizante que lo sigue desde 1998. Su nombre: Miguel Chaparro.

“Soy militar retirado, podría haber votado por Manini pero te sigo hace mucho. Empezamos con mi padre, ¿te acordás?, le dijo el militante.

Y Lacalle Pou se acordaba. Además de ser hábil para las selfies, el líder nacionalista tiene una gran memoria. En cada parada recordaba los nombres y anécdotas asociadas a los militantes que iba saludando.

Una postal de la campaña de Lacalle Pou, una selfie con militantes. Foto: Fernando Ponzetto
Una postal de la campaña de Lacalle Pou, una selfie con militantes. Foto: Fernando Ponzetto

Llegó a votar al Colegio Guadalupe de la ciudad de Canelones algunos minutos más tarde de los previsto. Y la demora fue mayor debido a la fila de unos 50 votantes delante de él.

A lo largo de toda la recorrida se lo vio tranquilo. No transpiró ni siquiera en esa fila ante más de 20 medios y decenas de personas en un caloroso pasillo de liceo. Consultado al respecto, se confesó “ansioso” pero tranquilo porque haber “dejado todo”.

Un periodista le pidió una comparación con las elecciones de 2014. ¿Qué cambió?

“Para empezar, perder tiene que servir de algo. Uno vive para aprender y mucho más en la actividad política donde hay que ser metódico para entender a la gente. Pasaron cinco años, el equipo es más grande. Estamos más veteranos y algunas cosas hemos aprendido”, dijo.

La familia cada vez más activa

El fin de semana electoral de Luis Lacalle Pou empezó la noche del sábado cuando hizo un asado en su casa para compartir con su esposa y sus hijos, según reveló ayer a los medios que siguieron su rutina matinal por Canelones. Antes había visitado a sus padres y a sus hermanos. Se complació de que sus sobrinos y sus hijos también repartieran listas y militaran en la campaña, a diferencia de 2014, cuando eran niños. “Es lindo ver cómo se involucran”, dijo el candidato.

Desafío. “¿No entrás en un local del Partido Colorado?”

En la plaza de Las Piedras, Luis Lacalle Pou abrió su primer local partidario cuando se lanzó a diputado y fue electo en 1999. Ayer, mientras caminaba por la ciudad con militantes e integrantes de su equipo, buscaba esa misma dirección y en su lugar funciona hoy un club partidario de Ernesto Talvi. “¿No entrás en un local colorado?”, le dijo entre risas una señora al ver al candidato. Lacalle Pou no solo entró sino que se sacó fotos con los militantes.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.

Bocinas, fotos, abrazos y besos

Tras un desayuno en familia, el candidato inició la jornada con una recorrida por cuatro locales partidarios en Las Piedras. Se sacó decenas de selfies con militantes y recibió tantos besos que en cierto momento el labial le quedó marcado en la mejilla. “Acá empecé hace 21 años en el política”, aseguró.

Una caravana y una promesa

La segunda parada de la recorrida de Lacalle Pou fue en la ciudad de Cerrillos. Allí preguntó por “Dorita”, una militante de su sector desde 1998 y por Rosa Imoda, quien fuera su primera secretaria en el Parlamento. Frente a una emocionada votante también prometió que acudiría con ella a San Cono en caso de acceder a la Presidencia.

Celestino: “Esta pareja es responsabilidad mía”

Lacalle Pou hizo gala de una gran memoria en su trajinar por Canelones. A buena parte de los militantes los saludaba por su nombre y le preguntaba por su familia. Cuando en Las Piedras posó para la foto con los ediles Elena Lancaster y Alejandro Repetto, dijo: “Esta pareja es culpa mía”. En efecto, fue la política y la adhesión a Lacalle Pou lo que permitió que los hoy dirigentes departamentales se conocieran y prosperara el amor entre ellos.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.

Dos golpecitos a la urna

Votó en el Colegio Guadalupe de la ciudad de Canelones. Se había previsto el sufragio para 12:30, pero la fila de unos 50 votantes en el circuito ocasionaron la demora. Hizo la cola con la misma actitud de la recorrida: entre abrazos, fotos y declaraciones a los medios. Tras introducir el voto, dio dos golpecitos a la urna, al igual que hizo en las Internas.

Hidratado: “Tomo tres litros de agua por día; es importante”

De camisa blanca a rayas y pantalón azul sport, Luis Lacalle Pou hizo su recorrida canaria acompañado por parte de su equipo y abordo de una camioneta gris. En algunos locales bajó con mate y un accesorio de cuero que, a la manera de pulsera alta, le permitía sostener el termo en el brazo. Mientras hacía la fila para votar, tomaba agua de una botella plástica sin marca. “Tomo tres litros de agua al día. Es muy importante”, dijo cuando le preguntaron.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.

Parrilla con los García

Tras votar en Canelones, Lacalle Pou se dirigió a Pueblo Castellanos (cerca de San Ramón) donde, como ocurre en cada elección, lo recibe la familia García con un asado. Esta vez estuvo menos de lo previsto pero no faltaron las anécdotas de sobremesa. Luego volvió a su casa para unos momentos en familia antes de acudir a la sede montevideana.

Almuerzo: “Me gusta el asado jugoso y si es con farofa, mejor”

“Jugoso, caliente y salado. Y si hay farofa, mejor”. El candidato Luis Lacalle Pou culminó su recorrida matinal con una asado criollo en Pueblo Castellanos (cercano a San Ramón), donde los anfitriones (la familia García) lo reciben en cada jornada electoral. Lacalle Pou se arrimó al fuego y cortó los pulpones antes de devolverlos a la parrilla. La farota es una guarnición de origen brasileño que se hace con harina de yuca. En la frontera también es muy común.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)