ELECCIONES 2019

El día de Daniel Martínez: salida, llegada y vuelta a salir del ingeniero

El candidato del Frente Amplio comenzó la jornada con serenidad, pero luego de la votación la tarde fue más dinámica, con un raudo recorrido por barrios de la ciudad.

Daniel Martínez durante la jornada del balotaje, en la puerta de su casa. Foto: Leonardo Mainé
Daniel Martínez durante la jornada del balotaje, en la puerta de su casa. Foto: Leonardo Mainé

Iba a llegar por el lado de la puerta izquierda pero lo hizo por la derecha, y eso tiró abajo la planificación que había realizado la periodista Ileana Da Silva para evitar los empujones, forcejeos y pisotones entre trabajadores de los medios como había ocurrido en la primera vuelta, el 27 de octubre.

Con la misma impecable camisa celeste y pantalones azul marino que había recibido al periodismo en su casa, Daniel Martínez arribó a su circuito de votación.

Con dos escoltas que apartaban a quienes se acercaban demasiado, el candidato iba saludando y sonriendo en el camino para la fila de votación.

A excepción del cambio de puerta para bajar de la camioneta, prácticamente todo era igual que el 27 de octubre.

Pero también había algo más en el aire, impalpable y difícil de definir, pero que parecía una sensación de resignación. Tal vez era tranquilidad.

Quizás, por su formación como ingeniero, Martínez logró esa tranquilidad cumpliendo con las etapas que se propuso en una imaginaria planilla de planificación, y el resultado de las presidenciales era de orden secundario.

En una de esas, Martínez se acordaba de una de las más recurrentes frases del primer presidente que tuvo el Frente Amplio, Líber Seregni, que hay que pensar en el día después, tanto luego de una derrota como de una victoria. Solo él lo sabía. Lo cierto es que muchos de los militantes frenteamplistas que se le acercaron parecían más optimistas que él mismo.

Como durante la primera vuelta, llegó a su circuito acompañado por su esposa Laura Motta, también muy requerida por los medios, además de Luciano, su nieto, y Gabriela, una de sus tres hijas.

Adentro fue abordado por medios de acá y de allá y un desprevenido podría llegar a pensar que se trataba del favorito para colgarse la banda presidencial, no el candidato que iba atrás de Luis Lacalle Pou por -de acuerdo a las encuestadoras- cinco puntos porcentuales. Aferrarse a la esperanza de un “maracanazo” era probablemente lo que quedaba por hacer, para así frenar el giro que hasta ese momento parecía irrevocable.

Recién cuando decidió salir a recorrer distintos puntos de Montevideo -cuando había dicho que se iba a quedar en su casa durante la tarde- pareció perder algo de la serenidad que había mantenido, en algún escarceo verbal con los medios de comunicación. 

Laura Motta: “Esta campaña ha sido distinta y estamos asombrados”
Daniel Martínez junto a su esposa, Laura Motta, este domingo en su local de votación. Foto: Leonardo Mainé

La exintegrante del Consejo Directivo Central de Educación Pública fue la primera del hogar en pronunciarse ante la prensa. “Todos estamos bastante asombrados de algunos tonos”, y respondió afirmativamente ante la pregunta de si hubo agresividad y falta de respeto. “Siempre nos mantuvimos en la misma línea de respeto. Como debe ser en la democracia. Cuando se pone el foco en el adversario como un enemigo, ahí sí hay un problema”.

Laura Motta habla primero

Antes que el propio candidato saliera del hogar, su esposa abrió el portón de rejas para hacer algunas declaraciones.

Luego, tanto ella como una de sus hijas saldrían a agasajar a quienes estaban esperando afuera para informar sobre los movimientos del candidato, con pizza, pascualina y otros bocados caseros. 

Camino hacia la votación

Antes de emprender el camino hacia el circuito que le tocaba, Daniel Martínez saludó a vecinos y militantes que lo estaban esperando y cumplió con el ritual que impusieron las redes sociales y los teléfonos celulares modernos: la selfie.

Bromeó que él se agacharía para que todos los de atrás pudieran salir, porque él era “el más joven de todos”. 

Daniel Martínez: “Lo que no se hizo ya no lo podemos hacer”
Daniel Martínez, este domingo junto a una simpatizante, en la puerta de su casa. Foto: Leonardo Mainé

Cuando salió de su casa, el candidato del Frente Amplio saludó a un auto que pasaba por la calle con militantes del Partido Nacional: “Viva la democracia”, les gritó y luego les dijo a los medios que era lo que correspondía hacer.

También dijo que siempre hay algunos que hacen algún gesto de desaprobación, pero que eso era parte de la democracia. “Gane quien gane, todos tenemos que meter para adelante, sea parte del ejecutivo o la oposición”.

Democracia. “Es la ciudadanía la que tiene que hablar ahora”
Daniel Martínez votando este domingo junto a su nieto. Foto: Leonardo Mainé

“Dejémosla ahí”, respondió el exintendente de Montevideo cuando le preguntaron por el video que difundió el líder de Cabildo Abierto y por el editorial de la revista Nación, difundido a través del Centro Militar.

Para muchos, ese tipo de discursos recordaron en tono y contenido a la dictadura militar.

Al respecto, Martínez dijo que la ciudadanía rechazaba ese tipo de discursos, pero no quiso pronunciarse como integrante del sistema político.

La llegada al circuito

Llegó en medio de un tumulto de periodistas, fotógrafos y camarógrafos. “¡Yo lo conozco desde 2006!” , exclamaba un hombre que no parecía tener más de 30 años y que -se supone- decía eso para tener un mejor acceso al candidato. Martínez volvió a mostrar la credencial, pero sí habló con quien se le acercara, fuera alguien de los medios o no.

Salida un poco más informal

Ya con vaqueros y camiseta con cuello (se había puesto una sin cuello, que se ve en la foto), el candidato oficialista salió a recorrer algunos puntos de Montevideo, donde lo estaban esperando adherentes al Frente Amplio. Esta vez fue una de las hijas de Martínez la que salió a convidar bocados a los periodistas -y vecinos- que estaban en la vereda.

Gira. Una vuelta por la ciudad que no estaba prevista al principio
Daniel Martínez, este domingo en la puerta de su casa. Foto: Leonardo Mainé

Antes de salir a una última recorrida de campaña, Martínez hizo saber que él se diferenciaba de la mayoría de los políticos, incluso algunos de su propio lema. “Yo no soy un político que hace las cosas de manera tradicional. Para eso hay otros, en los partidos tradicionales y algunos incluso dentro del Frente”.

Tuvo un pequeño duelo con un movilero de uno de los canales privados de TV y luego se subió a la camioneta que lo llevaría al último esfuerzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados