DEFENSA 

El despliegue de tropas en frontera será antes de abril

Por el momento, no habrá nuevos fondos para la misión militar.

Reunión de Javier García y su equipo con la cúpula militar. Foto: Francisco Flores
Reunión: el futuro ministro junto con los mandos militares. Foto: Francisco Flores

En la segunda quincena de marzo comenzará el despliegue militar a lo largo de la frontera. Antes, el presidente electo, Luis Lacalle Pou, firmará los decretos que permitirán concretar la misión.

La tarea incluirá 20 kilómetros hacia dentro de la frontera, exceptuando las zonas pobladas, y abarcará unos 35.000 kilómetros cuadrados, la quinta parte del territorio.

El anuncio fue realizado en la tarde de ayer por el futuro ministro de Defensa, Javier García, tras reunirse en el Senado con el futuro jefe del Estado Mayor de la Defensa, Marcelo Montaner, y los futuros comandantes del Ejército, Gerardo Fregossi; de la Armada Nacional, Jorge Wilson; y de la Fuerza Aérea, Luis Heber de León. “Va a ser la primera actividad coordinada de las tres fuerzas en territorio con un objetivo: la seguridad de los uruguayos”, afirmó García.

García estuvo acompañado por el subsecretario Rivera Elgue, y el futuro director general Fabián Martínez.

Se prevé la activa participación de entre 500 y 1.000 efectivos de las tres fuerzas con predominancia del Ejército, por ser la mayor parte a cubrir zona terrestre.

La ley 19.677, del 20 de julio de 2018, ordenó a las Fuerzas Armadas hacerse cargo de la vigilancia fronteriza. El Parlamento aprobó la norma por unanimidad. El Poder Ejecutivo promulgó la ley en noviembre pasado, pero no fijó las “normas de empeñamiento”.

Además, el decreto tenía dos errores: se amparaba en normas que ya no estaban vigentes y le rebajaba el nivel de potestades que le daba la ley vigente. En ese marco, el futuro director general mantuvo una serie de intercambios con la Fiscalía de Corte para acordar los cambios normativos. El texto corregido será remitido al futuro prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés, para ser rubricado en los primeros días de marzo.

En primera instancia el gobierno saliente manejó la posibilidad de desplegar algunos drones para realizar la tarea. “El actual gobierno no utilizó ni drones ni gente. Principio tienen las cosas, la tecnología no puede ser un impedimento para cumplir con la ley y la seguridad de los uruguayos. No vamos a postergar más la puesta en práctica de la ley. Vamos a sumar tecnología y presencia humana”, afirmó García.

Los mandos castrenses que participaron en la reunión se llevaron como “deberes” la tarea de planificar la puesta en práctica de la nueva misión castrense. “Eso se lo dejamos a los profesionales”, dijo el futuro ministro. Por otro lado, García aclaró que habrá un presupuesto extra para cumplir con el patrullaje.

Mientras tanto, se vienen realizando cursos de capacitación para quienes van a participar de las tareas de vigilancia. Los efectivos de las Fuerzas Armadas deberán actuar junto a los ministerios de Interior, Ganadería y la división Aduanas de Economía. También deberán coordinar acciones con la Fiscalía.

Está previsto que el armamento que utilizarán los efectivos sea el “orgánico” de cada fuerza. En el caso del Ejército es una pistola Glock y como arma de apoyo el moderno fusil Steyr AUG de origen austríaco y el Fusil Automático Liviano (FAL) de origen belga y fabricado en Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados