LA RECTA FINAL

El 39% desconoce que este mes hay elecciones

Muchos dicen que irán a votar aunque aún no saben fecha.

Mujer votando en elecciones uruguayas. Foto: Archivo El País
Solo el 37% está en conocimiento que el 30 de junio se realizan las elecciones internas. Foto: Archivo El País

En cada tanda de publicidad televisiva hay al menos un spot electoral. En cada feria hay al menos un puesto en el que se reparten listas. En cada listado de los temas más conversados en Twitter, hay al menos el nombre de un precandidato. Y en cada columna de iluminación de la rambla hay al menos un cartel. Pero cuatro de cada diez uruguayos (39%) desconocen que este junio son las elecciones internas.

El 30 de junio de 2019, a las ocho en punto de la mañana, abren los circuitos de votación para las elecciones internas. Se trata de la quinta edición de este tipo de contienda que rige desde la reforma constitucional de 1996. Y es una de las únicas en que hay verdadera competencia en los tres partidos que alguna vez alcanzaron la Presidencia. Pero, según la última encuesta de Factum, solo seis de cada diez consultados sabe que se vota este mes y apenas el 37% está en conocimiento que es el último domingo.

Esta es una elección voluntaria para los electores -no así para los partidos- y todo hace pensar que las cifras de desconocimiento sean menores para los sufragios de octubre -cuando la obligatoriedad rige para los votantes. También la lógica indica que el mayor conocimiento recae en aquellos que están más interesados en ir a votar. Pero la lógica a veces falla.

Es que el 58% de los encuestados dicen que “seguro” irán a votar y hay otro 16% que “probablemente”. Pero entre los que seguro irán y saben que es en junio el porcentaje cae a 39%.

Existe un porcentaje menor del electorado (que oscila entre el 5% de los que seguro irán a votar y el 8% de los que arriesgan fechas de la elección) que sabe que la votación es durante el ciclo electoral: entre mayo y octubre. Y luego están los que “seguro” concurrirán a las urnas pero no tienen la más pálida idea de fechas (15%).

Para quienes insisten en mirar siempre el vaso medio lleno, la buena noticia es que acorde se acerca el momento de votación también aumenta el porcentaje de conocimiento de la fecha electoral. Hace un mes, solo el 13% sabía que era el 30 de junio y ahora se ubica en el 37%. Incluso viene creciendo el porcentaje de quienes dicen que irán a votar, a un ritmo de dos o tres puntos porcentuales por mes.

Recalculando

Cada vez que se acerca una elección interna reaparece la misma pregunta: ¿tiene sentido este sistema? En la pasada edición, la de 2014, solo sufragó el 37% de los habilitados para votar. Luego de aquel bajo porcentaje hubo quienes insistieron en que las primarias debían realizarse con las nacionales y hubo quienes pidieron que solo votaran los afiliados a los partidos -por un tema conceptual y por ahorro de recursos.

Pero lo cierto es que en este vaivén de numeritos que es la recta final, a algunos precandidatos les podría “servir” que fuera a votar la menor cantidad de gente posible. O, mejor dicho, que solo vaya un tipo de elector.

“El elector más motivado por la política generalmente es el más informado. Ese es el más probable votante del 30 de junio y ese favorece a los candidatos más tradicionales en un sentido clásico”, explicó el cientista político Ernesto Nieto. Dicho de otro modo: a Juan Sartori, de quien se desconoce su capacidad real de movilización, le conviene que vaya la mayor cantidad de gente posible, incluyendo a aquellos votantes poco politizados. A la inversa, a sus competidores más cercanos -Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga- les sirve que se muevan sus estructuras.

Según Nieto la pregunta que subyace es: “¿Podrá el dinero de Sartori hacer que vayan (a votar) los que usualmente no irían?” O, “dicho más crudamente: ¿Hay muchos electores dispuestos a vender su voto?”.

Es menos claro cómo puede afectar la cantidad de votantes en las internas frentistas y coloradas. Siguiendo el razonamiento de Nieto, Ernesto Talvi -siendo el “outsider” de su colectividad- se podría favorecer de un sufragio al que acuda más cantidad de personas no tan comprometidas políticamente. Sin embargo, en la pasada medición de Equipos Consultores, el economista capta el voto de los más politizados y los más fieles a su partido.

En el Frente Amplio, en cambio, los cuatro precandidatos tienen estructuras similares en adhesión política. Quienes sí o sí necesitan al menos 500 votos para seguir en carrera son los partidos chicos.

ESPECIAL

Para saber más

Elecciones 2019: encuestas, noticias, frases, entrevistas, imágenes y videos de la campaña electoral en Uruguay los encontrás en nuestro especial Uruguay Vota.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)