ELECCIONES

“Descabellada” resolución de la Inddhh enojó a Larrañaga

Alianza Nacional dice que Institución se guía por ideología y oportunismo.

Jorge Larrañaga, precandidato por el Partido Nacional: Foto: Leonardo Mainé
Jorge Larrañaga, precandidato por el Partido Nacional: Foto: Leonardo Mainé

Hay veces en que un rostro vale más que mil palabras. La cara con que Jorge Larrañaga entró ayer, a la sala del Palacio Legislativo en la que iba a dar una conferencia de prensa, hablaba por sí sola: la mirada penetrante, las cejas bajas, las narinas abiertas. Es que el líder de Alianza Nacional se juega en este año electoral dos partidos: el de su precandidatura a la Presidencia y el del plebiscito de seguridad. Y a menos de quince días de la votación interna, parece estar recibiendo munición pesada en su contra en ambos frentes.

Las últimas fotos de las encuestas de opinión pública muestran el crecimiento de Juan Sartori. Para algunas consultoras el empresario habría superado la intensión de voto de Larrañaga y para otras se posicionaría en un “empate técnico”. Pero el “enojo” del senador no es solo por la posición a la que podría quedar relegado, sino las “formas” en que actúa su contendiente en la campaña electoral. De hecho dijo que los blancos están “en guerra”.

Por si fuera poco, la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh) emitió un comunicado el lunes en el que se pronuncia contra los plebiscitos y referéndums que dejan “sin efecto” o “disminuyen” la protección de derechos humanos. Se trata de un posicionamiento que el equipo de Larrañaga entiende como un ataque directo a su proyecto de reforma constitucional.

La declaración de la Inddhh es "absolutamente descabellada porque pone en manos de la Corte Electoral la competencia y el deber jurídico de impedir un plebiscito constitucional", criticó Juan Andrés Ramírez, quien rompió el silencio en la conferencia de ayer en el Parlamento. El exministro del Interior y exdecano de Derecho es uno de los asesores técnicos del proyecto de reforma que promueve Alianza Nacional.

Pero, otra vez, no es solo el pronunciamiento en sí de la Institución lo que enfadó a Larrañaga y su equipo, sino “el momento”. Según Ramírez, la Inddhh “emitió un dictamen con una muy mala oportunidad política", a menos de quince días de las elecciones internas, cuando “esto lo podrían haber planteado hace un año”.

Jorge Larrañaga. Foto: Leonardo Mainé.
Jorge Larrañaga. Foto: Leonardo Mainé.

¿Por qué la declaración de la Institución llega en este momento? Para Larrañaga, la resolución deja entrever la "visión ideológica de la mayoría frenteamplista" que dirige la Institución. Tanto es así que, en la conferencia de ayer, el senador y los abogados que lo acompañaron (además de Ramírez estaba el exdecano Alejandro Abal Oliú) se encargaron de recalcar que la Inddhh fue creada por ley y no por la Constitución; que el Frente Amplio se ha empeñado en lanzar “una serie de prejuicios y traumas ideológicos contra el proyecto de reforma", haciendo quedar a Alianza Nacional como “la derecha más recalcitrante”; y que la resolución de la Institución fue “por mayoría” y no por unanimidad.

Mariana Blengio, una de las directivas que había sido propuesta por legisladores del Partido Nacional para integrar la Inddhh (al igual que los otros directores recibió el apoyo y voto de todos los partidos), presentó una “discordia”.

Si bien la directiva se mostró afín a lo sustancial de la declaración, dijo tener sus dudas respecto a que la Corte Electoral pueda impedir los mecanismos de democracia directa que establece la propia Constitución.

Su colega Juan Faroppa, integrante de la directiva y exalumno de Ramírez y Abal Oliú, explicó que la Institución no se expidió respecto a si la reforma propuesta por Larrañaga o el prereferéndum contra la ley trans están quitando (o retrocediendo) en derechos humanos. “En la ley que crea la Inddhh (ley 18.446, artículo cuarto, literal H, para los juristas), que fue aprobada con los votos de todos los partidos políticos, se establece que la Institución puede “emitir opiniones, recomendaciones y propuestas sobre proyectos de ley o propuestas de reformas constitucionales relacionados con los derechos humanos”.

Faroppa explicó que la Inddhh está recordando que ante mecanismos de democracia directa (como el plebiscito o el referéndum) es necesario que un organismo del Estado evalúe si están en juego derechos humanos consagrados y avalados en convenios internacionales. “Por ejemplo, una mayoría democrática no podría modificar la Constitución para volver a la época de la esclavitud o para que la mujer tenga menos derechos”.

Pero Larrañaga contraatacó: “La reforma no quiebra ningún tratado, ningún principio penal ni constitucional. Lo que sí hace es defender el derecho de los uruguayos trabajadores y honestos que viven acechados por las rapiñas y los hurtos. Si la Institución de los Derechos Humanos realmente se preocupara, y ocupara de los de los derechos humanos, y en lugar de criticar, se tendría que pronunciar a favor de la reforma que propone el derecho a vivir seguro que tenemos todos”.

Juan Andrés Ramírez, Jorge Larrañaga y Alejandro Abal Oliú. Foto: Leonardo Mainé.
Juan Andrés Ramírez, Jorge Larrañaga y Alejandro Abal Oliú. Foto: Leonardo Mainé.

Las voces en discordia

Jorge Larrañaga (senador y precandidato nacionalista): “Nos hicimos cargo de buscar una respuesta a un reclamo de la ciudadanía, cansada de la violencia, de un homicidio cada 20 horas, de una rapiña cada 48 minutos (...) No se puede aceptar este tipo de intromisiones (de la Inddhh), cuando ya existe una convocatoria de la Corte Electoral para plebiscitar las propuestas en octubre (...) no se puede secuestrar ideológicamente a las instituciones”.

Juan Faroppa (directivo de la Inddhh): “Lo primero que quiso hacer la Institución Nacional de Derechos Humanos es llamar la atención para que la población esté informada. Luego, recordarle al Estado, a la Corte Electoral o la Suprema Corte de Justicia, la necesidad de que se revise si hay una regresión en la protección de los derechos humanos en la democracia directa que está en juego este año”.

Alejandro Abal Oliú (exdecano de facultad de Derecho): “Según esta insólita teoría esbozada por la Institución (de Derechos Humanos) creada por ley y que se pronunció por mayoría, ahora la Corte Electoral tendría que juzgar los contenidos y ya no los procesos por los cuales se aprueba un plebiscito o un referéndum... es una locura (...) Catorce días antes de las elecciones (internas) sale una resolución de esta naturaleza. ¿No suena raro?”.

La letra y el paso del tiempo

El proyecto de reforma que impulsa Jorge Larrañaga prevé habilitar a los jueces para que, cuando haya sospechas, puedan ordenar allanamientos nocturnos para combatir la delincuencia. En un reciente debate en el Paraninfo de la Universidad de la República, los abogados Juan Ceretta y Andrés Ojeda coincidieron en que la medida es “regresiva” porque violaría uno de los derechos vigentes de la primera Constitución. Sin embargo, el exdecano de Derecho, Juan Andrés Ramírez, dijo ayer que la Constitución tiene un principio evolutivo. En 1830, para hacer un allanamiento nocturno, se entraba con antorchas y pateando las puertas” y que, en ese contexto, se justificaba la prohibición de allanamientos en la noche. Pero actualmente, “ningún país tiene tal restricción”.

ESPECIAL

Para saber más

Elecciones 2019: encuestas, noticias, frases, entrevistas, imágenes y videos de la campaña electoral en Uruguay los encontrás en nuestro especial Uruguay Vota.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados