Esteban Valenti

"El desacierto de Astori fue no haber pegado un portazo"

Fuera del Frente Amplio y fiel a su estilo frontal, el publicista y director de UyPress Esteban Valenti señaló que el Frente Líber Seregni “no existe orgánicamente” y tampoco tiene iniciativa política.

Esteban Valenti. Foto: Marcelo Bonjour
Esteban Valenti. Foto: Marcelo Bonjour

En su opinión el último bastión seregnista dentro del Frente Amplio es el Tribunal de Conducta, porque fueron los únicos que reaccionaron ante lo sucedido en Ancap. Lejos del oficialismo y cerca del lanzamiento de un nuevo grupo político del que forma parte, no descarta una alianza con el Partido Independiente aunque está seguro de que no votará a blancos ni a colorados. Llegado el caso, en un balotaje prefiere votar en blanco.

—¿Con cuántos años se hizo comunista?

—Con 13 años, casi por cumplir 14. Fui el afiliado número 5.320 de la Unión de Jóvenes Comunistas. Pero no vengo de una familia comunista ni de cerca. Mi familia venía de Italia con todas las influencias fascistas y nostálgicas excepto mi padre. Nací en Italia, llegué a los ocho meses a la Argentina y después a los 8 años al Uruguay para no irme hasta la dictadura. Nunca dejé de militar. Hace 56 años que milito, 28 años en el PCU.

—¿Por qué se afilió?

—Por una barra de amigos de Malvín, que leíamos cosas insólitas que me costaba mucho entender, pero que me pareció una aventura intelectual. Me chocaba la injusticia, viví en un sube y baja horrendo, con mi madre y mi padrastro, viví en barrios de Mar del Plata absolutamente marginales de mucha pobreza. Empecé a hacerme de izquierda con mi abuelastro.

—¿Se arrepiente de haber integrado el PCU?

—No, en absoluto. Para mí la caída del Muro de Berlín fue una derrota humana terrible, porque estaba jugado en alma y vida a esa causa. En el PCU conocí gente maravillosa, tenía una visión nacional y el aporte que hizo a la unidad. No me arrepiento de nada, ni de la plata que puse. Hay gente que puso la vida, hay gente que sufrió torturas. (…) No soy de los que andan diciendo a mí me engañaron, yo fui parte.

—¿Cómo llega a ser tan cercano con el ministro Danilo Astori?

Valenti: dice que los casos de Pluna y Ancap sin diferentes. Foto: M. Bonjour
Foto: M. Bonjour

—Participé de la campaña del 89, no de cualquier manera. Tabaré Vázquez es presidente de la República porque en ese año el PCU le hizo su campaña para la Intendencia de Montevideo, de lo contrario no hubiera salido y no hubiera sido presidente. Estoy hablando de diseñar la campaña, hacerla y pagarla. Después a principios de 1999 me llamó Vázquez y me dijo si no me sumaba a su campaña presidencial y le dije que sí (…) Estábamos en la lona total: se derrumbó el Muro de Berlín, perdimos el voto verde y se habían ido casi la mitad de los votantes de Frente (…) Hicimos un video apoyando la candidatura de Vázquez donde aparecía Astori. La campaña fue muy unitaria y ganó Vázquez. (…) Durante la crisis del 2002, a Tabaré le dijeron dos economistas, entre ellos Daniel Olesker, que había que hacer el default y él lo tomó, pero yo estaba en contra. Estaba a favor de lo que dijo Astori que era muy malo y me empecé a arrimar a él, no desde el punto de vista real sino que entendí sus posiciones. En 2005 gana Tabaré y el aporte de (José) Mujica fue muy importante (…) Pero Vázquez ni siquiera nos invitó a Selva (Andreoli) y a mí a la fiesta de asunción.

—¿Se arrepiente de haber sido asesor de Astori?

—No, porque Astori se lo merecía. La izquierda le debe a Astori, o mejor dicho el país le debe a Astori una barbaridad. En el primer gobierno de Vázquez sin Astori y su equipo no se hubieran hecho la mitad de las cosas. No quiero pensar lo que hubiera sido el triunfo de la concepción de Ancap a nivel nacional y de otros proyectos fallidos, estaríamos cerca de Venezuela. Pasa que Astori se equivocó muy feo y la política no te da vacunas.

—¿En qué se equivocó?

—El primer desacierto de Astori es que en algún momento tendría que haber pegado un portazo. Eso también es culpa mía porque me tragué la pastilla de que si pegaba un portazo la economía quedaba en manos de gente extremadamente peligrosa para el país. Pero también la política en algún momento exige ser más audaz. Con lo de Ancap nos tendríamos que haber ido, el Frente Líber Seregni se tendría que haber ido.

—Da la sensación de que el corte con Astori fue abrupto.

—Terrible, un día antes hablábamos todos los días. Lo que me queda la duda es qué lo motivó. No sé qué lo motivó pero después que Astori fue a pedirle permiso a Mujica para ser candidato y se suicidó en público (…) hay cosas que no me cierran.

—¿Qué no le cierra?

—Eso de salir tan violentamente a decir que yo no lo representaba. No me lo merecía porque yo tenía derecho a decir todo lo que se me ocurriera, porque yo no participaba del Frente Líber Seregni, entre yo y (Fernando) Lorenzo hacíamos todas las cosas. Nos faltaba limpiar. ¿Se fue Valenti y Lorenzo del FLS y dónde está el FLS? Parecerá una pedantería, pero es así. No está, no existe orgánicamente.

—Dijo que "el seregnismo se desmoronó". ¿De quién es la culpa de que pasara eso?

—Una es que hubo un plan de los antiseregnistas de avanzar, es decir del grupo de los ocho, incluyendo al Partido Comunista. Y están los otros, los que no reaccionan. No reaccionan, votan que (Raúl) Sendic tiene un título y no se levantan y se van.

El último bastión seregnista que queda es el Tribunal de Conducta. Por Ancap perdimos 1.600 millones de dólares si se calcula con lo que teníamos que haber ganado. Sendic y (Leonardo) De León siguen adentro y si estuviera Seregni no seguirían. En materia de manejo de Ancap tenían la lepra, los condenaron por tener las uñas largas que son las tarjetas. Dice el fiscal que hubo ilegalidad, yo creo que hubo mucho más. Muchos de lo que están libres estarían presos en Argentina, gerentes, directores.

—¿Dice que Sendic y De León estarían presos en Argentina?

—Sin duda, absolutamente. Para mí la sacaron regalada.

—¿Se piensa integrar el Partido Independiente?

—No voy a tomar yo una decisión y no hay nada decidido. Vamos a formar un grupo apegado a la democracia representativa y se tomará una resolución.

—No descarta una alianza con el Partido Independiente

—Descarto con los blancos, no tengo nada que ver y con los colorados tampoco. No puedo decir qué pasará con el Partido Independiente. Tienen una ventaja no tienen culpados, la desventaja es que estaban demasiado pegados a la oposición.

—Se dice que su esposa Selva puede ser candidata al Senado

—Se lo propondrán en su momento a Selva, yo no puedo decir nada. No lo voy a decidir yo.

—En un eventual balotaje entre Luis Lacalle Pou y el Frente Amplio ¿A quién votaría?

—El grupo lo va a decidir. Yo personalmente creo que votaría en blanco. No siento las diferencias. A los blancos y colorados no los voy a votar, no dicen nada.

Una ácida crítica a película sobre Mujica

El publicista Esteban Valenti consideró que el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros construyó su propio relato de los últimos 50 años. "La culpa la tenemos nosotros que no escribimos nuestro propio relato, lo que me cambió la cabeza es la película La noche de 12 años", señaló.

Según dijo, toda la película "parece un tormento impenetrable", pero "falta una parte", porque hubo gente que se murió y no aparece en el largometraje. "El cineasta se compró el tranvía entero, con vías y con cable, porque es uruguayo y podría saber que ahí no está un pequeño detalle. No cayeron presos en un tiroteo, en el medio está el Batallón Florida. Parece relatos del calabozo, pero le falta algún capítulo", afirmó.

Valenti dijo que se compró una historia falsa, como cuando se decía que los tupamaros pelearon contra la dictadura. "Es mentira, los tupamaros no pelearon nada contra la dictadura y no estuvieron en la huelga general", insistió Valenti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)