LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

(Des) control

Para conducir un vehículo en Montevideo hay que tener libreta. Para sacar la libreta hay que tener 18 años cumplidos, la cédula de identidad en buen estado y 234 pesos. Pero eso dista de ser todo.

La propia Intendencia advierte en su página web que para obtener el permiso de conducir hay que demostrar “las cualidades físicas y psíquicas necesarias”. Por eso quien aspire a tener libreta debe superar un examen físico que incluye, por ejemplo, la tradicional prueba de visión que a más de uno le ha traído algún dolor de cabeza.

También es preciso poseer “los conocimientos y las habilidades de guiar vehículos de un modo seguro para todo usuario de la vía pública”. Y entonces hay que pasar el examen teórico, que permite evaluar si el aspirante conoce las normas de tránsito, y la prueba práctica que revela si la persona está capacitada para salir a la calle al volante de un vehículo y no constituye un peligro para sí mismo y para los demás.

En síntesis, sacar la libreta para conducir un automóvil o una moto en Montevideo requiere del cumplimiento de requisitos y de pruebas físicas, psíquicas, teóricas y prácticas. Es razonable que así sea. Hay vidas en juego.

¿Pero cuáles son los requisitos para manejar una bicicleta o un monopatín eléctrico por las mismas calles por las que transitan autos, motos, camiones y ómnibus en Montevideo?

¿Hace falta tener 18 años? No. Es cada vez más común ver a menores de edad a bordo de monopatines eléctricos, muchas veces de a dos, transitando por calles y avenidas de la ciudad, en especial por la Rambla de Montevideo. Por la calle, no por la vereda.

¿Alguien les exige algo que no sea una tarjeta de crédito para cargar el viaje? Para nada. A la Intendencia parece no importarle que sean menores de edad, que tengan o no la cédula en buen estado, que estén en condiciones físicas o psíquicas de conducir estos vehículos y tampoco que conozcan las normas de tránsito más elementales que regulan la convivencia en las mismas calles por las que transitan con sus bicicletas o monopatines eléctricos.

¿Por qué se es tan razonablemente estricto con quienes conducen vehículos de cuatro ruedas y motos, pero no hay ninguna exigencia, ni requisito, ni prueba a superar para subirse a una bicicleta o un monopatín y circular por las mismas calles? ¿Acaso no pueden, con una imprudencia, poner en riesgo su propia vida o la de otros?

¿Por qué es obligatorio usar casco si uno maneja una moto y tiene licencia para hacerlo, pero no es obligatorio un casco para manejar una bicicleta o un monopatín?

¿No puede la Intendencia de Montevideo, la misma que recauda millones y millones por multas gracias a las cámaras que sigue instalando en toda la ciudad, volcar una parte de todo ese dinero que le ingresa a diario para fiscalizar como debe la circulación de bicicletas y monopatines eléctricos en la ciudad?

¿Van a esperar a que un menor muera atropellado circulando en un monopatín o que cause un siniestro que cueste la vida a otros?

Ojalá que no.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)