LA INTERNA DE LA OPOSICIÓN

Decena de grupos chicos perderán peso en el Frente Amplio

Una estrategia para frenar la fragmentación interna en la coalición de izquierda los dejará sin voto dentro del Plenario Nacional.

Votación en el Plenario del Frente Amplio. Foto: Archivo El País
Votación en el Plenario del Frente Amplio. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La proliferación de grupos políticos en el Frente Amplio es, desde hace tiempo, vista como un problema por parte de la coalición de izquierda. Para enfrentarla, se aprobó el pasado fin de semana una reforma estatutaria que supone que entre 10 y 15 grupos -dependiendo de la votación en la interna del 5 de diciembre- queden sin voz en el Plenario Nacional. Esto implica que perderán peso en las decisiones que adopte la oposición.

Hasta ahora, todos los sectores que se presentan a las internas tienen al menos un delegado en el Plenario (máximo órgano del FA), lo que se conoce como la “base uno”. Pero el pasado fin de semana, por casi cuatro quintos (132 votos a favor y 15 en contra o abstenciones), se aprobó un cambio que afectará la estructura y que implica que solo tendrán voto los grupos que consigan al menos el 1% del caudal electoral.

En los hechos, esto implica que entre 10 y 15 -de los 30 sectores que componen el FA- no llegarían a los votos requeridos para integrar el Plenario. Se los dejaría participar de las reuniones y podrían opinar, pero sin ningún poder de decisión.

Fuentes del FA indicaron que la decisión, que generó malestar entre los sectores más chicos, debe ser ratificada ahora por un Congreso a celebrarse el 2 de octubre. Esto implicaría en los hechos frenar el fraccionamiento del FA, que en los últimos años llevó a que se presentaran hasta 600 listas ante la Corte Electoral.

Entre los sectores con menos votos que pueden verse afectados por esta definición están: el Partido por la Seguridad Social, la Corriente de Acción y Pensamiento- Libertad, Claveles Rojos, el Movimiento 20 de Mayo, Izquierda Abierta, el Partido Obrero Revolucionario (POR), la Corriente de Unidad Frenteamplista (CUF) y la Liga Federal, entre otros.

“No hay dudas de que se está jugando al achique del FA”, señaló a El País un dirigente de la coalición.

Esto implica que los grupos más pequeños, si quieren ser parte del Plenario del FA, deben negociar alianzas con los sectores con más votos. La reforma fue promovida principalmente por el Movimiento de Participación Popular (MPP), el Partido Comunista y el Partido Socialista. Es decir, por los sectores que hoy tienen más respaldo en votos.

Además, se deberá definir si se sigue este mismo criterio para la integración de la Mesa Política, que también habilita hasta ahora a un delegado por sector aunque no se llegue al coeficiente de 6,6% de los votos válidos para integrarla.

Desde hace mucho tiempo y por parte de la propia presidencia del FA, se cuestiona que el ámbito se haya desdibujado por la amplia cantidad de integrantes. Más de una vez se atribuyó a eso la causa de las filtraciones a la prensa de los temas en discusión. Esto derivó en que el actual presidente del FA, Javier Miranda, apostara a manejar los temas más reservados con el Secretariado (ámbito en el que tienen participación solo los sectores con representación parlamentaria) y luego en un espacio más chico como lo es el “Grupo de Acompañamiento”.

Nuevos ingresos.

En paralelo a la reforma estatutaria donde se propone que grupos que no alcancen el 1% de los votos no tengan posibilidad de definición en el Plenario, se lleva adelante un proceso de ingreso de nuevos sectores. Cerrado ya el plazo de presentación, 12 grupos (en lo nacional) hicieron la solicitud, pero solo seis continuaron con el trámite, aunque la mayoría no presentó las 5.000 firmas necesarias para ingresar al FA.

Los nuevos ingresos serán tratados el 24 de julio, en un nuevo Plenario. Fuentes de la coalición indicaron que hay un “acuerdo político” para que todos los sectores sean aceptados, a pesar de no tener las firmas. En este grupo están: PAR, Banderas de Líber, Izquierda en Marcha, Plataforma (de Álvaro García) y Frente Grande. El sector PAR, que encabeza la diputada Cristina Lustemberg, pidió que se permita entregar las firmas en el correr del año 2021.

El sector de la intendenta Cosse pidió más plazo
Carolina Cosse

La Amplia, sector que encabeza la intendenta Carolina Cosse, realizó un pedido especial para la presentación de firmas para su ingreso formal al Frente Amplio en Montevideo.

Solicitaron que al igual que el FA, que pidió una prórroga para entregar las firmas contra la LUC, se tenga en cuenta la actual situación de la pandemia y las dificultades que eso conlleva para alcanzar el objetivo. Agregan que la propia campaña contra la LUC lleva a que el sector concentre sus esfuerzos en eso y por lo tanto piden que se contemple esto para poder avalar el ingreso al FA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados