POLÉMICA

Dato que Petinatti entregó a Miranda obliga a rever el caso sobre Elena Quinteros

El protocolo para estos casos marca que, cuando hay una denuncia, se “busca la fuente primaria”, es decir, a la persona que realizó la denuncia o aportó la información.

El oficialismo respaldó ayer las medidas de remoción de la cúpula militar resueltas ayer por el presidente Vázquez. Foto: Fernando Ponzetto
Los restos de su padre, Fernando Miranda, fueron ubicados en el Batallón de Infantería 13 en el mes de diciembre de 2005. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El proceso de investigación sobre los desaparecidos volvió al tapete tras una inesperada confesión del “licenciado” Orlando Petinatti. Dijo el martes en Canal 4 que en el año 2014 presentó a Javier Miranda un testimonio que señalaba el lugar de enterramiento de Elena Quinteros.

Consultado por El País, el conductor afirmó que la información aportada incluía un “lugar preciso” en el que podría estar el cuerpo.

Felipe Michelini, coordinador del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, aseguró ayer a El País que tras la divulgación del dato de Petinatti se resolvió “buscar el legajo”.

“Es un testimonio del año 2014 que estamos revisando otra vez. En su momento lo recibió Miranda y se lo pasó a la Secretaría del Pasado Reciente. Con mucha sensatez estamos estudiando el legajo. No todos los testimonios tienen información valiosa. En el caso Elena Quinteros se ha trabajado mucho en el Batallón 13”, dijo.

El funcionario subrayó que no está en condiciones de confirmar si el testimonio fue utilizado en la investigación general sobre el caso.

Por otro lado, Michelini dijo que en el Batallón 13 hay dos máquinas retroexcavadoras trabajando de manera permanente. Al respecto, hay una medida cautelar sobre el terreno.

El protocolo para estos casos marca que, cuando hay una denuncia, se “busca la fuente primaria”, es decir, a la persona que realizó la denuncia o aportó la información. Por este motivo Michelini señaló que se trabaja para conocer “qué pasó con ese testimonio”.

"Bomba"

El tema del debate en el programa televisivo “Todas las Voces” era si los periodistas podían opinar o no. Sin embargo, Petinatti se descolgó con una historia del año 2014 que rompió el rating del programa televisivo y del suyo en la tarde de Azul FM. El conductor de “Malos Pensamientos” extrajo un papel y leyó el mensaje que una oyente le envió en el gobierno de José Mujica: “Yo soy hija de militar. Mi padre fue quien capturó a Mujica. Mi padre ametralló al actual presidente. También sé el lugar exacto donde está la desaparecida Elena Quinteros, y sospecho ser hija de desaparecidos. También tengo miedo de hacerlo público”.

Petinatti llamó a la oyente y grabó una entrevista que no publicó. La mujer le confió que el cuerpo de la dirigente del PVP asesinada se encontraba enterrado en el Batallón 13.

Días después el conductor se reunió con el entonces director de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, Javier Miranda. En la oportunidad, el contador Eduardo Zaidensztat, ex director de la DGI, gestionó la entrevista con Miranda y acompañó al conductor radial, según confirmó el profesional a El País.

Petinatti entregó un CD con el audio de la entrevista y nunca más supo del caso. Zaidensztat tampoco fuer notificado de los avances de la investigación.

Ayer, Miranda -actual presidente del Frente Amplio- confirmó la reunión con Petinatti y aseguró que el caso pasó a manos de la Secretaría de Pasado Reciente que estaba a cargo de Graciela Jorge y de Eduardo Pirotto, un funcionario de la Secretario de Derechos Humanos.

Por otro lado, Miranda destacó que “la denuncia del probable paradero como enterramiento clandestino de Elena Quinteros del Batallón 13 es una información que venimos manejando de mucho tiempo antes de 2014”.

José López Mazz -arqueólogo y antropólogo trabajó hasta 2014 en la búsqueda de restos de desaparecidos- dijo a El País que desde hace “muchos años” se maneja la información de que Quinteros podría estar enterrada en el Batallón 13.

Recordó, además, el hallazgo años atrás de un fragmento de radio que el médico forense Guido Berro -en ese momento en el Instituto Técnico Forense- calificó como perteneciente a una persona pequeña. Se manejó que podría ser de Quinteros. “No pudimos avanzar porque no se encontró material genético” para analizar, dijo.

MÁS

Amodio Pérez: Mujica no fue “ametrallado”

El ex jefe tupamaro Héctor Amodio Pérez escribió en su cuenta de Facebook que “Petinatti hizo lo que debía hacer”. No obstante, hizo algunas aclaraciones sobre el “ametrallamiento” que habría sido víctima el ex presidente José Mujica.

“La información que recibió de su entrevistada, tiene un fallo que a mi juicio es muy importante. Esta señora dice ser hija de un militar al que Mujica habría ametrallado. Mujica fue detenido tres veces: la primera, en 1970, en el bar entonces llamado La Vía, en Luis Alberto de Herrera y Monte Caseros. Lo detuvo la Policía. En ese año los militares no actuaban contra el MLN. Ahí se produjo un tiroteo en el que Mujica fue herido. No hubo ametrallamiento por parte de nadie. Fue la policía y en el interior de un bar”, explicó Amodio Pérez.

Recordó que la segunda detención ocurrió “a finales de 1971, también por la Policía y no hubo tiroteo alguno”. “Todos los detenidos se entregaron sin resistencia. A ese local la Policía llegó por los informes dados por Carlos La Paz Caballero, un delincuente fugado en El Abuso”, contó.

La tercera detención a Mujica estuvo a cargo de “una patrulla del Florida, al mando del capitán Calcagno”. “La patrulla fue llevada hasta Instrucciones y La Vía por Lucía Topolansky. Mujica se entregó y no hubo ametrallamiento por ninguna de las partes”, señaló el ex guerrillero acusado de traición al MLN. Amodio destacó que salvo Calcagno, que falleció, “el resto de los integrantes de la patrulla viven”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)