EL DIPUTADO "REBELDE" DEL FRENTE AMPLIO

Darío Pérez: “No me siento culpable de la ruptura del Frente Líber Seregni, fui la excusa”

Hizo un acuerdo electoral con el Nuevo Espacio que generó polémica y terminó incidiendo en el quiebre del Frente Líber Seregni.

Darío Pérez, el diputado "rebelde" del Frente Amplio. Foto: Darwin Borrelli
Darío Pérez, el diputado "rebelde" del Frente Amplio. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El diputado “rebelde” Darío Pérez (Liga Federal) no se arrepiente de haber desafiado la disciplina partidaria, está dolido porque no le reconocen su aporte al Frente Amplio y en pocos días iniciará una gira por el interior para hablar directamente con los desencantados y tratar de convencerlos de que el Frente Amplio sigue siendo la mejor opción para el país de la mano de Daniel Martínez. El legislador presentará propuestas en temas como vivienda, empleo y seguridad social, las cuales se compromete a defender desde el Parlamento en caso de ser electo.

-¿Por qué no dejó el Frente Amplio después de tantas críticas al oficialismo?

-Por lo mismo que no he abandonado la Iglesia Católica a pesar de que tengo diferencias (risas), porque para cada uno representa algo y para mí el Frente representa lo que más se acerca a la justicia social. Además por sentimiento, porque me siento frenteamplista. Hay momentos en la vida donde te podés sentir aporreado, pero pasando el tiempo resulta de otra manera. Creo que puedo apostar una vez más por este Frente que lo quiero diferente, rectificando la gestión e innovando.

-Después de que Rafael Michelini concretara un acuerdo electoral con usted, se rompió el Frente Líber Seregni. ¿Se siente culpable o el elemento de la discordia?

-Quiero dejar bien claro que no tuvimos la más mínima intención de generar ningún tipo de conflicto en ningún lugar. Inmediatamente después de las elecciones internas, nos preocupó la cantidad de votos que como Frente Amplio perdimos, como 50.000. Nos preocupaba que se perdiera el equilibrio que tenía el Frente tanto para sus posibilidades electorales como para el futuro, porque no era imposible pensar que mucha gente se alejara. Tratamos de reforzar a los sectores del FA que habían salido con menos apoyo electoral y por cuestiones de la ingeniería electoral no queríamos que nuestros votos fueran a fortalecer lo que ya era más fuerte. Decidimos arrancar una ronda de contactos, lo que no nos esperábamos era que parecía haber un acuerdo no escrito para no tener ningún tipo de posibilidades de alianza con nosotros (...) Hoy, lo que podemos hacer es agradecer el abrazo que nos tiende el sector de Michelini. Pero no me siento culpable, creo que fui una excusa perfecta, pero me puedo equivocar.

-¿Por qué una excusa?

-Porque no se encontraba quizás el motivo exacto para hacerlo. Me sorprendió la distorsión de lo que ha sido nuestra conducta política y diría que una cuestión ética es no respetar el resultado de la elección y no contar los votos de una elección interna y ponerlos en una bolsa de plástico como ocurrió en algún sector en Maldonado.

-¿Qué implica el acuerdo con Michelini?

-Ir con lista calcada al Senado al tercer lugar por el tema de la paridad y una suplencia en la segunda línea para la candidatura al Senado. Podría ir ahí, pero no sé si sobreabunda.

-El ministro de Economía Danilo Astori dijo que no podría acordar con usted por sus “inconductas” y lo mismo dijo el exprecandidato Mario Bergara

-No votar tres artículos del Presupuesto y una ley, el impuesto a los militares, no es un problema ético. Después voté la ley de vivienda de Eduardo Rubio, pero en ese caso no fue que no voté. Confronté y puse reparos en algunas leyes, de la misma manera que han hecho los diferentes sectores del Frente Amplio, o sea que no hice ninguna cosa comprometida con la ética. En el caso de Bergara me llama la atención, porque las pocas veces que me encontré con él lo que le brindé fue elogios tanto por la buena elección como por sus rasgos autocríticos en los que coincidíamos. Me pareció poco seregnista y poco frenteamplista la actitud de decir “contigo no”.

-¿Se siente excluido?

-No sé si la palabra es que me siento excluido o que me siento humanamente dolido con todos los que tengan algún tipo de reparo con nuestra conducta. Si pudiéramos hacer una competencia con el establishment del Frente a ver quién gastó más suela del zapato, más tiempo y más dinero de su bolsillo y más corazón para trabajar por el Frente, no sé si saldré primero pero estoy a la par de cualquiera. Sí me duele haber contribuido en muchas elecciones y no ser respetado ni ser considerado.

Darío Pérez, el diputado "rebelde" del Frente Amplio. Foto: Darwin Borrelli
Darío Pérez. Foto: Darwin Borrelli

-¿Siente que le están pasando factura?

-Indudablemente es un pase de factura y es una acción que intenta ser ejemplarizante con todo aquel que se quiera rebelar.

-¿Piensa que tuvo que ver con la posición que usted asumió en el tema de la bancarización obligatoria?

-Puede ser una de ellas. De lo que sí estoy seguro que con un nuevo Parlamento, y si todos mantienen la coherencia, en el caso de la inclusión financiera obligatoria va a tener algún tipo de reforma. Soy partidario de en algún caso eliminar la bancarización obligatoria, que coexista el dinero físico con el electrónico como ocurre en Alemania y en Estados Unidos.

-¿Con Alianza Progresista hay un problema personal dadas las diferencias con el exintendente Óscar de los Santos?

-Si es personal o no es personal no puedo contestar por ellos. Lo que molesta un poco es que se pierda la perspectiva de las cosas, lo más importante ahora es que Daniel Martínez sea presidente, lo demás es charamusca. Te sorprende que gente con experiencia ande como turco en la neblina perdido en cuestiones internas.

-¿Se va a presentar como candidato a intendente por el FA?

-En Maldonado se está abriendo una perspectiva diferente en virtud del resurgimiento del Partido Colorado, hay que ver cómo se desarrolla el fenómeno de Cabildo Abierto por lo que la carrera se empieza a emparejar. Me voy a presentar como candidato a intendente, salvo que no me quieran.

-¿No tiene miedo que lo inhabiliten en un Plenario?

-Miedo no tengo.

-¿Se arrepiente de haber desafiado la disciplina partidaria?

-Nunca me voy a arrepentir de cosas que uno hace con buena intención, porque en realidad fue para evitar que el Frente Amplio y nuestro gobierno se metieran en mayores berenjenales. No fue para contrariar por puro gusto, porque desde nuestra convicción evitábamos un mal mayor. De la misma manera nos adelantamos a que Raúl Sendic debía dar un paso al costado y dijimos que en Venezuela había una dictadura, mucho antes que otros líderes dijeran.

-¿Si es legislador seguirá desafiando la disciplina partidaria o piensa ser más obediente?

-No puedo adelantar lo que voy a hacer, porque capaz mañana no estoy. Voy a seguir actuando según mis convicciones y lo que me dicte mi conciencia.

-El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo que usted no aseguraba la gobernabilidad

-¿Pero cómo va a decir eso si yo he votado el 99,9% de las leyes del Frente Amplio? Solo no he votado tres artículos de un Presupuesto y un impuesto que era notoriamente inconstitucional e iba a tener consecuencias para el Estado. ¿Cómo va a decir eso? Está quedando chocho.

Gira por el interior para captar a los “enojados”

-¿El Frente corre riesgo de perder las elecciones?

-No puedo decir eso. Tenemos que trabajar mucho y en especial con los desencantados o desilusionados. Voy a hacer una gira en aquellos departamentos en que vamos a presentar candidatos a diputados, espero que sientan que somos una garantía para pedir la rectificación de las cosas que hay que rectificar.

-Si el Frente perdiera las elecciones, ¿se puede asociar eso al caso de Raúl Sendic?

-Que no vayan a decir que la culpa la tuvo Darío Pérez (risas). No sé, el costo que se pagó ya se pagó. El costo fue entre otras cosas estar viviendo con dificultades la posibilidad de llegar a un próximo gobierno.

-Usted dijo que Carolina Cosse era una “heladera”, que Jorge Polgar era un burócrata y mandó al presidente Tabaré Vázquez a trabajar en un tambo. ¿No fue muy duro?

-Hay veces que te podés poner en el lugar del otro sin haberlo vivido. Otras veces levantarse todos los días a las seis de la mañana, helado en invierno, y eso para alguien que nació en una ciudad es difícil de entender. En el caso de Polgar es un tecnócrata, no le voy a pedir emociones o que entienda lo que le puede pasar a un viejo que no sabe manejar una tarjeta. En el caso de Cosse no dije más de lo que creía, que no me despierta emociones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)