INSPIRING SUMMIT

Daniel Martínez defendió su salida para el déficit fiscal

El candidato oficialista cuestionó propuestas de opositores.

Oficialista: Daniel Martínez evitó manejar nombres para integrantes clave de su futuro gabinete. Foto: Ricardo Figueredo
Martínez evitó manejar nombres para integrantes clave de su futuro gabinete. Foto: R. Figueredo

El candidato oficialista Daniel Martínez se mostró optimista en cuanto a la posibilidad de un cuarto gobierno del Frente Amplio. Disparó contra las propuestas de sus contendores más firmes, como la de desmonopolizar la compra de combustible del candidato blanco Luis Lacalle Pou, o de reducir la plantilla de funcionarios del candidato colorado Ernesto Talvi. Y volvió a marcar su impronta al defender su capacidad para tomar decisiones aunque estas levanten discrepancias internas.

Martínez participó ayer del encuentro Inspiring Summit que tuvo lugar en Enjoy de Punta del Este ante un nutrido público. Allí habló largamente de sus planes de gobierno para una eventual cuarta administración de la coalición de izquierdas y entre las primeras preguntas se mostró cauto respecto a la sucesión del Ministerio de Economía, sin develar si habrá continuidad del astorismo en esta cartera.

“He demostrado en mi vida que tomo decisiones propias cuando lo considero conveniente. A veces contra la opinión de mucha gente dentro del FA y lo voy a seguir haciendo, la decisión la tomaré cuando yo lo crea conveniente”, dijo Martínez luego de evitar revelar quién será su jefe del equipo económico.

Estado y déficit

Martínez fue consultado sobre la propuesta que había formulado poco antes su contendor, el candidato Ernesto Talvi, acerca de la fórmula para reducir la plantilla de funcionarios como forma de abatir el déficit fiscal.

“Esa propuesta, lo considero una persona muy capaz, no tengo nada que decir, pero esa propuesta me hace acordar a Adeom. Cuando empecé, Adeom exigía terminar el período con la misma cantidad de gente que al entrar y yo preguntaba qué justificación tiene eso”, sostuvo el oficialista.

Martínez recordó que, por distintas razones y debido a problemas puntuales en dichas áreas, se había incrementado la plantilla en las áreas de seguridad y de educación.

En cuanto a su propuesta para ir hacia una reducción del déficit fiscal, hoy ubicado en la dimensión de un 5%, Martínez apostó sobre todo al crecimiento de la economía.

“Nosotros hemos desarrollado una estrategia y es tomar como un mandato que el gasto público debe crecer menos que la economía. Nos proponemos bajar 2%. Segundo, es imprescindible una reforma de la seguridad social. Es un componente que todos reconocemos que es un problema”, explicó.

Martínez también se refirió a la necesidad de imponer la “austeridad” en el manejo de los fondos. “La austeridad es un deber ético en cualquier funcionario público. Hacer que eso se convierta en un imperativo moral y ético de cada uno que está en la función pública. No te va a reducir el 1%, pero sí un 0,1%, un 0,2%. Trabajar mucho más integrado”, apuntó.

En cambio Martínez descartó de plano la posibilidad de hacer un ajuste fiscal.

El candidato frenteamplista se mostró conforme con la posibilidad de debatir con su oponente Lacalle Pou y reconoció el enfado de Talvi por no poder hacerlo. Pero igualmente sostuvo que el candidato colorado tiene que reconocer que es “obvio que Talvi está abajo en las encuestas, todas las últimas encuestas lo dan todas cayendo, capaz es una foto equivocada de la realidad, pero tiene la obligación de tratar de discutir con quien sea”, zanjó acerca de la polémica por el debate.

“Lacalle se ha dedicado a comentar dichos míos y a interpretarlos”

Martínez concentró sus cuestionamientos sobre el candidato blanco Luis Lacalle Pou y, particularmente, sobre el tema de su gestión en Ancap y la liberalización del combustible que propone el candidato blanco.

“Lacalle se ha dedicado últimamente a comentar dichos míos y a interpretarlos. Sinceramente no está interpretando correctamente lo que yo dije”, sostuvo Martínez. Y luego argumentó por qué, a su juicio, esa propuesta no sería viable.

“ Si tú traes un millón de barriles de petróleo en un embarque, tienes unos costos logísticos y en la refinería lo refinas y repartes en el país los derivados. Si tú tienes que traer 500 barquitos chicos con los diferentes derivados, tener diferentes puntos de descarga, evidentemente los costos logísticos para traer ese combustible, son mucho más caros”, comentó Martínez quien defendió su gestión al frente de la petrolera oficial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)