ASOCIACIÓN DE MAGISTRADOS

Cristina Cabrera: “Ataques de Manini Ríos a jueces tienen un objetivo político”

Candidata a presidir la Asociación de Magistrados del Uruguay tildó de “graves” los dichos del senador de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos.

Maria Cristina Cabrera. Foto: Leonardo Mainé
Maria Cristina Cabrera. Foto: Leonardo Mainé

Ministra de Tribunal de Apelaciones en lo Civil y candidata a la presidencia de la Asociación de Magistrados del Uruguay por la lista oficialista, Cristina Cabrera tildó de “graves” los dichos del senador de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, quien sostuvo que hay “un cuerpo organizado” de “jueces genuflexos” y “prevaricadores”, que “abusan de sus facultades” y “no brindan garantías” en las causas donde deben intervenir sobre delitos cometidos en la dictadura militar. Cabrera sostuvo que los “ataques” de Manini Ríos contra el Poder Judicial “tienen un objetivo político” y representan a un grupo o a determinadas personas que pretenden reinstalar la Ley de Caducidad.

-Usted es oriunda de Rocha. ¿Cómo surge su vocación por la carrera de la magistratura?

-Desde la Secundaria siempre me atrajo el Derecho. También la literatura. Podría haber sido profesora de literatura porque me gustaba mucho. Pero me sedujo la carrera de Derecho. Fui entrando en la carrera. Siempre en el área civil.

-¿Cuándo ingresó en el Poder Judicial?

-En 1986. En 1988 entré a la Defensoría de Oficio (en lo Civil) en Rocha. Y a fines de 1993 se dio la posibilidad de pasar de la Defensoría de Oficio a un cargo como jueza. Había una serie de vacantes en aquel momento surgidas por la gran necesidad de nombramientos que hubo por el nuevo sistema procesal civil. Mi primer cargo como magistrada fue en Salto, donde me desempeñé por ocho años.

-¿Para usted significó un cambio muy grande de defensora a jueza?

-Sí. Y fue difícil, el desafío era importante. Pero ya tenía un camino andado dentro del trabajo judicial por haber actuado como defensora. Hay un nexo entre ambos trabajos.

-Salto es un departamento con prestigio jurídico. ¿Cómo fueron esos años para usted?

-Fue un gran desafío y una gran formación. Tuve un buen relacionamiento (con otros profesionales y funcionarios de la sede). Estuve varios años porque el desempeño requería estabilidad y radicarse en el lugar. También sufrí el desarraigo, como le pasa a todos los magistrados (se ríe).

-Después de Salto se acercó a Montevideo, como hacen todos los jueces. ¿Es así?

-Sí. Estuve 15 años trabajando en el interior del país, incluido mi cargo como defensora de oficio. Luego ingresé a Montevideo como jueza suplente en 2004. Y hace seis años que soy ministra de un Tribunal Civil. También soy directiva de la Asociación de Magistrados del Uruguay.

-En dos días distintos, esa gremial sacó dos comunicados inéditos. ¿Los jueces se sienten amenazadas por los dichos del senador Guido Manini Ríos?

-No me parece inédito. Ya el 17 de abril pasado, por declaraciones del mismo senador, la gremial se había manifestado de la misma forma.

-Me refería a que eran dos comunicados en dos días.

-En el sentido de la rapidez porque fue necesario hacerlo ante la insistencia (del legislador). Hubo un ataque a la integridad y a la moralidad de los jueces. Uno de los fines de la asociación es propender al buen nombre de la magistratura y la defensa de su independencia e integridad. En ese contexto, nuestra gremial y el presidente de la asociación -el ministro de un tribunal penal, Alberto Reyes- cumplieron con el mandato que corresponde al estatuto social y respondieron a las necesidades del momento. Fue absolutamente oportuno lo que se hizo.

-Manini Ríos dijo que existe un cuerpo organizado de jueces “genuflexos”, “prevaricadores”, que “abusan de sus facultades” y “no brindan garantías” en causas donde deben intervenir por delitos cometidos en la dictadura. ¿Cómo califica estos dichos?

-Los califico de graves. Se está poniendo en duda la integridad de un Poder Judicial que ha dado muestras de su honorabilidad e imparcialidad. El Poder Judicial uruguayo es uno de los poderes más respetados en el plano internacional. Así lo señalaron diversos organismos extranjeros en la materia. Creo que (los dichos de Manini Ríos) podrían constituir, de alguna manera, una manifestación que está atribuyendo (a los jueces) conductas delictivas. Es un senador de la República. Respetamos la independencia de poderes y el mandato que la ciudadanía otorga a sus representantes. Y entendemos que, a su vez, dichos representantes deben respetar la jerarquía, la honorabilidad y la posición institucional que corresponde al Poder Judicial.

-¿Refiere a que el senador debe respetar a los jueces?

-Debe respetar (Manini Ríos) el honor de los miembros del Poder Judicial cuando no hay pruebas de ningún hecho de la naturaleza que se le está atribuyendo.

-¿En la gremial se cree que hay una campaña contra los jueces?

-No se ha visto que sea una campaña orquestada. En este caso concreto son declaraciones de un senador a título personal.

Guido Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto | archivo El País.
Guido Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto | archivo El País.

-Pero las críticas se repiten.

-Se han reiterado. En lo personal podemos advertir una insistencia en recurrir a estos adjetivos respecto a integrantes del Poder Judicial sin ningún fundamento como dicen los comunicados de la asociación y en pos, tal vez, de un objetivo que hace a un grupo o a determinadas personas que tienen ciertos intereses. Esos intereses apuntan a reimplantar la Ley de Caducidad. Es decir, creo que puede haber un objetivo político allí (de Manini Ríos) que no vamos a incurrir. Las declaraciones que atañen a una crítica fundada a un fallo judicial o por las vías judiciales correspondientes y que, considerando que los fallos pueden ser erróneos, son legítimas. Pero no el ataque para lograr un objetivo que puede ser de un grupo determinado. No creo que haya un ataque generalizado de la sociedad a la Justicia. Más allá de algunas visiones negativas de la Justicia en redes sociales, en lo personal no creo que exista un cuestionamiento general al Poder Judicial.

-¿Cree que ese grupo sí está haciendo una campaña contra la Justicia?

-Están desarrollando (una crítica) en pos de esos objetivos (reinstalar la Ley de Caducidad), lo cual vemos muy peligroso porque la Justicia en su conjunto es el respaldo fundamental que tiene la ciudadanía para la defensa de sus derechos. Y es un pilar básico del sistema republicano de gobierno. También de la garantía de los derechos humanos. El desprestigio de esa institución frente a la sociedad realmente puede ser un factor muy negativo para la estabilidad democrática y para su desarrollo conforme a derecho y de las perspectivas que uno tiene de país.

-¿Esas críticas del senador Manini Ríos pueden tener un impacto en los uruguayos?

-Evidentemente esas críticas pueden tener una repercusión. De hecho, tienen una repercusión en la ciudadanía de una magnitud que no podemos permitirnos. Desvirtuar el papel de la Justicia es peligroso para la institucionalidad democrática. En ese sentido, es grave.

-¿Hay tres corrientes dentro de la gremial de jueces, de cara a las próximas elecciones?

-Hay tres listas que se van a presentar en la próxima elección del 29 de agosto. Una agrupación, que en este momento es mayoritaria, está representada por la lista 1. Yo la encabezo. La lista 2 es una lista de larga data que antes tenía la mayoría. Y hay una nueva lista (1994) que sale ahora a la arena electoral. No sabemos realmente cuál es su base electoral, más allá de esta presentación que se ha hecho conocida. Conste que las listas 1 y 2 tenían una lucha electoral pero hemos trabajado en conjunto bregando por los mismos objetivos. (...) La evolución de la carrera de los jueces llevó a que se profesionalizara la magistratura. Ese caudal de juventud, que salía de la Escuela Judicial, modificó el electorado de ambas listas. Fue decreciendo el apoyo electoral de la lista 2 y se fue nutriendo el de la lista 1 con los nuevos jueces que ingresaban. Hasta que llegamos al 2016, donde la lista 1 fue mayoritaria y fue reelecta en 2018 con la presidencia del doctor Reyes. La lista 1 tenía como premisa que la presidencia de la Asociación de Magistrados, o los primeros cargos de la gremial, fuera ocupada por ministros o magistrados de mayor jerarquía para tener la libertad de acción de haber llegado al límite de su carrera.

Una larga carrera dentro de la Justicia

La abogada María Cristina Cabrera (59) es ministra del Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 7° Turno desde 2014. Cabrera ocupó muchos cargos dentro del sistema judicial. En diciembre de 1985 fue procuradora de estudios jurídicos de Montevideo y, dos años más tarde, se recibió de abogada. En 1987 y 1988 actuó en forma independiente. Ingresó al Poder Judicial en 1988 como defensora de oficio en materia civil en Rocha, departamento donde nació. En 1993 pasó a la magistratura. Fue designada jueza de 6° Turno de Salto, en materia civil y laboral. Entre 2001 y 2003, fue jueza de 4° Turno de la Ciudad de la Costa (materia civil, laboral, familia y violencia doméstica). En 2003, Cabrera culminó “la vuelta” que realizan los magistrados por el interior del país para llegar a Montevideo. Fue nombrada jueza letrada suplente de Montevideo en todas las materias. Un año más tarde, la Suprema Corte la designó como jueza letrada suplente encargada del Juzgado Civil de 17° Turno. Entre 2005 y 2012, Cabrera fue magistrada en lo Contencioso Administrativo de 1er Turno. Los dos años siguientes se encargó de la titularidad de la sede Civil de 5° Turno de Montevideo. Dentro de la Asociación de Magistrados, la profesional es integrante de la directiva de la gremial desde 1988. A partir de 2002 alternó cargos en la directiva de la gremial. También integró la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de la República, entre otros logros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados