BALANCE

Creció déficit acumulado y endeudamiento de la Intendencia de Montevideo

El último balance de la IMM presenta varios números negativos: el déficit acumulado es de US$ 63,5 millones y el endeudamiento comprometido hacia delante de US$ 213,5 millones.

Este lunes, Di Candia fue a hablar con Martínez a su casa. Allí ratificaron que el prosecretario sería el intendente. Foto: Gerardo Pérez
Balance corresponde a la gestión de Daniel Martínez y Christian Di Candia, quien asumió el 10 de abril de 2019. Foto: Gerardo Pérez

La Intendencia de Montevideo (IMM) entregó a la Junta Departamental su último Balance de Ejecución Presupuestal, correspondiente al ejercicio 2019, en el que se observan varios números negativos. El déficit anual (relación de ingresos y egresos) es de US$ 10,6 millones, el déficit acumulado de US$ 63,5 millones (US$ 3 millones más que el año anterior) y el endeudamiento comprometido hacia adelante de US$ 213,5 millones (US$ 10 millones más que el ejercicio 2018).

Los números corresponden a la gestión de los intendentes Daniel Martínez y Christian Di Candia, quien asumió el 10 de abril del año pasado.

Si bien la recaudación de la IMM fue en 2019 de 2.600 millones de pesos más que en 2018, tomando el valor promedio del dólar del año pasado ($ 35, 38), los recursos de la administración fueron algo inferiores en su último balance. En total, ingresaron a las arcas municipales US$ 685 millones en 2019, es decir US$ 1.876.712 por día, de lunes a domingo.

Parte de los ingresos adicionales corresponden al aumento de la recaudación por el Sucive, el incremento del parque automotor y las multas aplicadas por el Centro de Gestión de la Movilidad (CGM), entre otras cosas.

Los egresos se reparten de la siguiente manera: 43,1% a salarios, 31,2% a gastos de funcionamiento, 22% a inversiones, 2,3% a la Junta Departamental y 2,8% para la amortización de préstamos de saneamiento.

Luego de 3 años de balance anual positivo (el último había sido de US$ 3.350.000, equivalente al 0,5% de los ingresos de la IMM y a menos de dos días de recaudación), la Intendencia volvió a cerrar su relación de ingresos y egresos con números en rojo. El déficit anual de US$ 10,6 millones supera los ahorros que se habían logrado en los tres años anteriores.

Endeudamiento.

El endeudamiento de la IMM comprometido hacia adelante, básicamente con el BID, se encuentra en US$ 213,6 millones, lo cual supone un incremento superior a US$ 10 millones respecto al ejercicio anterior. El saldo al 31/12/2019 incluye los aportes del Fondo Capital (el endeudamiento con el que se están haciendo las principales obras), que no aparece dentro de los residuos pasivos porque se contabiliza como “ingreso”.

En su totalidad, el Fondo Capital representa casi US$ 100 millones, y será pagado por las próximas administraciones.

El Fondo Capital es un fideicomiso para obras que en campaña electoral Martínez anunció sería de US$ 500 millones. Después bajó a US$ 250 millones y por falta de votos en la Junta terminó acordándose con el sector mayoritario de la oposición (la bancada de Edgardo Novick) en US$ 94 millones.

Entre otras cosas, comprende la repavimentación y ensanche de la avenida José Belloni entre camino Boiso Lanza y el Colector Perimetral, el ensanche de camino Cibils en su tramo sur hasta la ruta nacional Nº 1, y la construcción del túnel en Avenida Italia y Centenario.

Intendencia de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto
El último balance de la IMM corresponde al ejercicio 2019, pero lo que va de 2020 apunta a que habrá otro cierre anual con números rojos. Foto: Fernando Ponzetto

Déficit acumulado.

El déficit acumulado de la Intendencia se encontraba al cierre del ejercicio 2018 en US$ 60,5 millones, es decir US$ 2 millones menos que el año anterior. Pero en el último ejercicio (2019) volvió a crecer.

Según el balance de Ejecución Presupuestal que comenzará a ser estudiado por los ediles en la Junta Departamental, el déficit acumulado que entregará la actual administración a la próxima se encuentra en US$ 63.512.132, aunque es de esperar que aumente al cierre de 2020 por los efectos de la pandemia (ver nota aparte).

Los dos tributos más recaudadores de la Intendencia siguen siendo la Contribución Inmobiliaria y la Patente de Rodados. Como dato curioso, la última Rendición de Cuentas ubica por primera vez -aunque por un monto ínfimo- a la Patente por encima de la Contribución. Lo recaudado por Patente en 2019 fue de US$ 142.397.252 y por Contribución de US$ 142.379.181.

Línea de crédito.

Como diera cuenta El País en su edición del viernes, a solicitud de la Intendencia de Montevideo y con los votos del Frente Amplio, la Junta Departamental aprobó la extensión de una línea de crédito que el BROU le otorgó a la IMM en 2015, por US$ 30 millones. La misma vencía el próximo jueves 9 de julio, y ahora quedará disponible durante lo que reste de la administración de Christian Di Candia.

Según explicó en la Junta el edil del FA Claudio Visillac, esta línea de crédito se pensó en su momento para “atender algunos imponderables que surgieran en medio de la gestión, desfasajes en los pagos, en los ingresos y los egresos”.

En este sentido, destacó que “en estos momentos en que tenemos una merma sustantiva en varios ingresos y una crisis en el transporte colectivo por ejemplo, es necesario disponer de estos fondos que se cancelan antes de finalizar este período, y nos parece bueno no amputarse esa posibilidad”.

“El impacto en la recaudación, evidentemente, hace que se generen reasignaciones a otras áreas que impactan en otros lados”, anotó Visillac.

En tanto, el edil de Alianza Nacional Javier Barrios Bove recordó que en 2015 la bancada del Partido Nacional votó en contra de esta línea de crédito y dijo que “siendo coherentes con lo votado entonces, votamos de la misma forma en esta oportunidad”.

“Shock de inversiones” durante el período

La IMM también sostuvo que en el quinquenio logró “avanzar y cumplir cada una de las líneas de trabajo”.

“El shock de inversiones de US$ 800 millones previstos para el período 2016-2020 (de los cuales se ejecutaron 640 millones entre 2016 y 2019) se canalizó hacia inversiones en infraestructura de alta visibilidad para la ciudadanía: calles, parques, plazas, ciclovías y en las ramblas (del Oeste, Sur y Este)”, destacó en un comunicado.

“También se canalizó un gran volumen de recursos hacia otras inversiones en infraestructura ‘invisible’, pero que reviste un carácter fundamental para la sustentabilidad ambiental y sanitaria de la capital del país. Tal es el caso de la ampliación de la red de saneamiento en el noroeste del departamento y el mantenimiento estructural de la red central (Red Arteaga)”, agregó.

Otro año que se perfila mal

Si bien el último balance de la IMM corresponde al ejercicio 2019, lo que va de 2020 apunta a que habrá otro cierre anual con números rojos. En una entrevista publicada el 10 de mayo por El País, el intendente de Montevideo, Christian Di Candia, señaló que difícilmente podría haber superávit en 2020 cuando “el último año (del período) terminás ejecutando todo lo que fue quedando de los años anteriores, cuando uno genera muchos planes y proyectos”.

“Dada esta situación, la incertidumbre financiera es mayor aún. Nosotros definimos dentro de todas las medidas un plan de alivio financiero que representa unos $ 1.500 millones, que tiramos para adelante. Y en realidad, no sabemos cuál va a ser el comportamiento de la ciudadanía”, indicó.

Intendencia habla de “solidez financiera”

La Intendencia de Montevideo aseguró que cerrará el quinquenio con “inversión récord y ahorros disponibles para mitigar los impactos de la COVID-19”.

Según la IMM, el plan se ha basado en 4 grandes ideas en lo referente a la gestión económico-financiera:

1.-Realizar un shock de inversiones que transformara a Montevideo, con foco en mejorar las condiciones de vida de todos sus habitantes, potenciando su patrimonio natural y cultural.

2.-Financiar las grandes inversiones con instrumentos financieros modernos y eficientes, que acompasaran el repago de las inversiones con la vida útil de aquellas.

3.-Mejorar la estructura tributaria del departamento sin aumentar la presión fiscal sobre montevideanas y montevideanos, basando la mejora de ingresos en la reducción de la morosidad y la actualización de las bases de tributación.

4.-Potenciar la planificación y gestión del gasto público para asegurar la sustentabilidad fiscal y mejorar la calidad del gasto, haciendo rendir mejor lo invertido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados