EN RIVERA

Cosse recitó un poema de Ida Vitale para homenajearla tras recibir Premio Cervantes

La precandidata cerró recordando que Vitale es la primera mujer en recibir el galardón en Uruguay mientras la audiencia la aplaudía.

Carolina Cosse fue proclamada precandidata en el congreso del Frente Amplio. Foto: Leonardo Mainé.
Carolina Cosse. Foto: Leonardo Mainé.

"Fortuna" es el nombre del poema que la precandidata frenteamplista Carolina Cosse decidió recitar en un acto en Rivera para honrar a la poeta Ida Vitale que este martes recibió el Premio Cervantes —máximo galardón de la literatura en español— de manos del rey Felipe VI.

Para frente al micrófono y con un bandera de su partido alrededor del cuello Cosse recordó el poema que la misma Vitale leyó esta jornada durante una entrevista con El País de Madrid. Tal vez por casualidad o tal vez porque la obra menciona a la mujer libre y empoderada. 

"Por años, disfrutar del error y de su enmienda, haber podido hablar, caminar libre, no existir mutilada, no entrar o sí en iglesias, leer, oír la música querida, ser en la noche un ser como en el día", recitó Cosse. 

La precandidata cerró recordando que Vitale es la primera mujer en recibir el galardón en Uruguay mientras la audiencia la aplaudía. 

En España, durante su discurso luego de obtener el premio,la poeta repasó el nacimiento de su relación con la literatura. Haciendo referencia a una biblioteca "forrada y presuntuosamente numerada", la escritora de 95 años dijo que comenzó leyendo libros para niños hasta que conoció a Homero en una edición bilingüe greco-latina.

Sobre el final de su discurso, Vitale, desmintió a Cervantes, que en El Quijote decía que "no hay poeta que no sea arrogante, que no piense de sí mismo que es el mejor del mundo". Finalmente, y haciendo muestra de su humildad, pidió perdón por la audacia de "haber venido a aquí a hablar de Cervantes". Inmediatamente fue ovacionada por el público que llenó el paraninfo y que volvió a emocionar a la poeta uruguaya.

Fortuna. 

Por años, disfrutar del error

y de su enmienda,

haber podido hablar, caminar libre,

no existir mutilada,

no entrar o sí en iglesias,

leer, oír la música querida,

ser en la noche un ser como en el día.



No ser casada en un negocio,

medida en cabras,

sufrir gobierno de parientes

o legal lapidación.


No desfilar ya nunca

y no admitir palabras

que pongan en la sangre

limaduras de hierro.

Descubrir por ti misma

otro ser no previsto

en el puente de la mirada.



Ser humano y mujer, ni más ni menos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)