DECISIÓN

Gandini recibió "con sorpresa" negativa de CA a votar delito de violación a medidas sanitarias

"Está bien intencionada desde el punto de querer ser más preciso y mejorar, pero tenemos el riesgo de quedarnos sin nada", dijo el legislador nacionalista.

Jorge Gandini en sesión por desafuero de Guido Manini Ríos. Foto: Marcelo Bonjour
Jorge Gandini. Foto: Marcelo Bonjour - Archivo El País

El senador blanco Jorge Gandini expresó este jueves que recibió "con sorpresa" la definición de Cabildo Abierto de no acompañar los cambios que se plantean para modificar el artículo 224 del Código del Proceso Penal, que buscar castigar la violación a las medidas sanitarias para evitar contagios de coronavirus.

"Creo que está bien intencionada desde el punto de querer ser más preciso y mejorar, pero tenemos el riesgo de quedarnos sin nada", destacó en rueda de prensa. Remarcó que su postura es que la redacción "tiene que ir como está al Plenario la semana que viene y volver a conversar sobre este texto",  pero que el texto vuelva a la cámara baja "alarga mucho el proceso".

El proyecto de ley, presentado por el diputado blanco Mario Colman, propone que romper una cuarentena, aglomerarse o violar alguna otra disposición sanitaria sea un delito con una pena de tres a 24 meses de prisión (excarcelable).

Gandini señaló que este asunto tiene "larga discusión" y recordó que se aprobó en Diputados "con todos los votos de la coalición". Además, recordó que el jueves pasado la Comisión de Constitución y Legislación de la Cámara de Senadores aprobó con cinco votos a favor y cuatro en contra esta modificación. En esa instancia, agregó, hubo un cuarto intermedio donde el senador cabildante Marcos Methol "consultó, volvió, votó a favor e hizo una muy contundente fundamentación a favor del artículo". Se estimaba que la semana próxima fuera considera en sala.

El senador blanco defendió el proyecto, que considera "útil para este momento" y que "no está dirigido a reprimir a los muchachos que toman una cerveza", sino "al señor argentino que hizo una fiesta a sabiendas que no la podía hacer en su casa y la única pena que recibió fue expulsarlo del país, no se le pudo aplicar un delito". Esto, en referencia a Adriano Sessa, hijo de la actriz argentina Mònica Gonzaga, a quien a fines de marzo el Ministerio del Interior le canceló la residencia temporal.

Gandini dijo también que las personas que ponen en peligro la salud de los demás "tienen que recibir una sanción", y subrayó que "no es un cheque en blanco", aludiendo a las palabras del líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos.

Además, señaló que el Código Penal uruguayo está "lleno" de delitos de peligro, que "están previstos para el peligro que se ocasionan a los demás". Un ejemplo sería si un avión u avioneta sobrevuela bajo una ciudad. "Aunque no se caiga comete delito porque pone en peligro a quienes están en el avión o en la ciudad", dijo.

"Siempre será la Justicia la que evalúe las circunstancias, que tienen que ver también con la intención de la persona", señaló el senador, bajo el entendido de que pudo haber puesto en peligro a otros "sin advertir que lo hacía".

Quien hace fiesta clandestina es "un irresponsable, pero no un delincuente", dijo Sánchez

"Legislar en estos momentos un delito de peligrosidad, valga la redundancia, es muy peligroso", indicó el senador frenteamplista Alejandro Sánchez este jueves en rueda de prensa.

"Soy de los que piensa que al que arma una fiesta clandestina hay que arrancarle la cabeza. El problema es que hay mucha gente que quizás puede estar comprometiendo de alguna manera o rompiendo las normas sanitarias sin saberlo", dijo.

"Es un error como lo dicen muchos catedráticos del Derecho Penal que están anunciando que este tipo de delitos, que no se comprueba el daño, son extremadamente peligrosos para que queden legislados, porque quedan para siempre", añadió Sánchez.

Valoró que el que hace una fiesta clandestina es "un irresponsable, pero no es un delincuente para que lo juzgue el Derecho Penal".

Para el senador frenteamplista se deben aplicar "sanciones económicas" a los que infringen las normas sanitarias, y entiende que "hay que seguir dando el mensaje para que no bajemos la guardia en el cuidado".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error