EL VIRUS EN URUGUAY

Coronavirus: oficinas públicas aplican el plan de contingencia y ya reducen personal

El gobierno anunció el domingo la reestructura del funcionamiento de dependencias estatales “donde confluya un número elevado de personas”.

La idea es reducir el personal en las oficinas y también los usuarios que asisten. Foto: Archivo El País
.La idea es reducir el personal en las oficinas y también los usuarios que asisten. Foto: Archivo El País

De muy diversas maneras, las oficinas públicas cumplen la fase tres del plan de contingencia para enfrentar el coronavirus. En Antel trabaja desde ayer la mitad del personal en las oficinas, en UTE muchos ya aplican teletrabajo, al igual que en Ancap.

Pero en otros lugares hubo problemas: el sindicato de OSE convocó al personal a apagar las computadoras ante la falta de medidas del directorio, en el Ministerio de Transporte hubo choques con el sindicato, en la intendencia de Montevideo Adeom denunció que las autoridades rechazan certificados médicos de cuarentena y en el BPS hay hoy un “paro sanitario”.

El gobierno anunció el domingo la reestructura del funcionamiento de dependencias estatales “donde confluya un número elevado de personas”. Pero sobre la mesa está la posibilidad de cerrar más adelante todas las oficinas públicas en función de cómo evolucione el Covid-19, dijo a El País una fuente del gobierno.

En Antel las autoridades y el sindicato definieron el fin de semana los criterios generales a aplicar. Primero, la rotación en todos los lugares de trabajo: cada semana trabajará en todas las reparticiones de la empresa el 50% del personal. La otra mitad estará “a la orden” en su casa, algunos cumpliendo teletrabajo y otros sin realizar tareas “porque hay sectores donde no es posible trabajar desde el hogar”, dijo a El País el dirigente de Sutel, Gabriel Molina. Además, si se llega a detectar un caso, se suspenden transitoriamente las tareas y se higieniza el lugar.

También está definido el teletrabajo para los trabajadores con enfermedades inmunodepresoras, embarazadas e insulinodependientes. Para quienes atienden al público, se distribuyó guantes, tapabocas y túnicas. Antel cerró el comedor de la Torre de las Telecomunicaciones. También habrá reuniones con gerentes de sectores para monitorear que se cumpla “y que no se aglomere gente” en los locales, dijo Molina.

En una línea similar, en Ancap habilitaron el horario reducido y el trabajo remoto para algunas tareas que no requieren la permanencia en oficinas o en la planta. Las personas con enfermedades preexistentes fueron derivadas a sus domicilios, cerraron los comedores en todo el país e intensificaron la limpieza y desinfección.

Las autoridades de UTE le presentaron el plan ayer a los trabajadores y les explicaron que también se rotará y dosificará el personal, más allá de que hay servicios esenciales que no se pueden afectar. Los detalles serán anunciados hoy martes. “Es un plan ambicioso, habrá una reducción drástica del personal presente en UTE”, dijo a El País el presidente de la Mesa Directiva de la Agrupación de Funcionarios de UTE (AUTE), Gabriel Soto.

El Congreso de Intendentes, en tanto, también decidió que todos los funcionarios de las intendencias de edad avanzada, embarazadas, y portadores de patologías crónicas, quedan autorizados a permanecer en sus domicilios con certificación médica en cada caso.

Problemas sindicales.

En OSE “no se ha tomado ninguna decisión en concordancia con la aplicación de la fase tres de emergencia sanitaria” y el último comunicado fue el viernes, dijo a El País el presidente de la Federación de Funcionarios de OSE (Ffose) Gustavo Ricci.

Fachada de la sede central de OSE. Foto: Archivo El País
Fachada de la sede central de OSE. Foto: Archivo El País

El sindicato denuncia que se permitió en el Edificio Cordón el acceso a un trabajador que estuvo en la zona de riesgo y decretó el “apagón de computadoras” desde la tarde de ayer hasta que no se conozca la posición de la administración. Según Ricci, la medida tuvo buen acatamiento pero no se aplicó en las oficinas donde realizan trámites por cortes de agua. “Debemos ser la única empresa pública que no ha tomado medidas acordes”, indicó.

También hubo problemas en el Ministerio de Transporte. En una de las direcciones los trabajadores pidieron que se exonere de ir a trabajar al personal que es “paciente de riesgo” por edad o patologías, pero las autoridades responden que descontarán parte del sueldo, dijo a El País el secretario general de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), Joselo López.

En el BPS, la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS) hará hoy un “paro sanitario” de 24 horas tras denunciar una reunión bipartita “extensa y bastante dura”, donde no se tomaron en cuenta las medidas del Poder Ejecutivo.

El paro fue definido ante la falta de un plan de contingencia y protección a las personas de riesgo, dice el gremio.

Médicos ofrecen ayuda solidaria

“¡Hola a todos! Soy médico, si alguien tiene alguna duda que se pueda resolver sin tener que acudir al Centro de Salud o Urgencias del Hospital, puede consultarme por privado”. Este mensaje ha comenzado a ser compartido por distintos médicos en sus redes sociales, como forma solidaria de colaborar para evitar la expansión del Covid-19 entre los uruguayos y responder a algunas de las preguntas que muchos se hacen.

“#QuedateEnTuCasa!! #UrgenciasParaUrgencias. Esta es una iniciativa del personal de Salud para evitar saturar nuestro sistema... Se agradece difusión. Colaboremos todos. Cuidémonos todos!!”, agrega el mensaje.

Adeom denunció que IMM rechaza certificados médicos de cuarentena
Protesta de ADEOM en la IMM. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

La Intendencia de Montevideo rechazó el planteo de Adeom para cerrar los servicios municipales con atención al público y dar licencias a funcionarios que tienen hijos menores a cargo.

La secretaria general del sindicato, Valeria Ripoll, dijo a El País que la IMM está “obligando” a trabajar a funcionarios que conviven con personas en cuarentena, que tienen síntomas de coronavirus y que incluso han presentado certificados médicos que indican deben permanecer aislados en sus casas.

Ripoll manifestó que “no hay un lineamiento claro sobre qué hacer, porque dicen que realizaron una convocatoria a las direcciones, que evalúen a su entender si pueden reducir la atención al público, cuando sabemos que sacando servicio fúnebre y necrópolis, limpieza, saneamiento, policlínicas y algún otro servicio, lo demás es prescindible”.

La Intendencia les comunicó que quedan exonerados de la obligación de asistencia los funcionarios con 60 años o más de edad, inmunodeprimidos, pacientes oncológicos, con problemas respiratorios crónicos y que tengan EPOC, así como aquellos que tienen enfermedades auto-inmunes, embarazadas y diabéticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados