Tras duras acusaciones

Cónclave entre Bonomi y Jorge Díaz por seguridad

Se buscó el cese de acusaciones mutuas por aplicación del nuevo Código.

El politólogo Diego Gonnet afirmó que la Fiscalía se acerca a las cifras del viejo Código. Foto: F. Flores
El politólogo Diego Gonnet afirmó que la Fiscalía se acerca a las cifras del viejo Código. Foto: F. Flores

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el fiscal de Corte, Jorge Díaz, mantuvieron un encuentro el miércoles con el propósito de limar asperezas y cesar el intercambio de acusaciones mutuas por la aplicación del nuevo Código del Proceso Penal (CPP).

En las últimas 48 horas, ambos jerarcas gubernamentales polemizaron públicamente, fundamentalmente sobre liberaciones de delincuentes, en el marco de una gran preocupación del propio presidente de la República, Tabaré Vázquez, y de la ciudadanía por el tema de la seguridad.

Bonomi señaló que no está contento con que haya 1.300 presos menos en las cárceles con la aplicación del nuevo Código del Proceso Penal.

"No están presos los que deberían estar presos", dijo el titular de Interior.

A juicio de Bonomi, hoy los "defectos" del sistema, con el cambio del CPP "hay quienes deberían estar privados de libertad y no lo están; por eso disminuye (la población carcelaria) no porque hayan salido los que se han rehabilitado".

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, replicó: "En este país la única que dispone que una persona tiene que estar presa o en libertad es la Justicia. No es el Ministerio del Interior. Entonces, zapatero a tus zapatos".

Hace un año atrás, el choque entre Bonomi y Díaz era impensable; ambos coincidían casi a pie juntillas en la implementación del nuevo Código. Hoy la realidad política es otra. "Los fiscales tenemos los pantalones largos hace mucho tiempo y no necesitamos que ningún ministro de la Corte o del Ejecutivo nos diga lo que tenemos que hacer", expresó Díaz.

Ayer la Fiscalía de Corte reveló estadísticas que demostraban que el trabajo de los fiscales mejora mes a mes desde que comenzó la aplicación del nuevo Código del Proceso Penal (CPP) en noviembre de 2017. Las cifras muestran que las formalizaciones de las investigaciones penales contra acusados, sobre todo en indicadores preocupantes para los uruguayos como los hurtos y las rapiñas, se han acercado e incluso han superado indicadores del viejo sistema penal.

En una conferencia de prensa, la directora de Implementación del Proceso Penal Acusatorio, Patricia Marquisá, y el politólogo Diego Gonnet, responsable del Departamento de Políticas Públicas de la Fiscalía de Corte, señalaron ayer que, en mayo de 2018, crecieron en un 54% las formalizaciones de investigaciones penales por rapiñas comparadas con el promedio mensual del primer trimestre de 2017.

El 45,4% de los casos formalizados correspondió a hurtos (2.117 juicios) y el 0,4% a receptación (19). Las formalizaciones de rapiñas son un 13,4% (622) del total y las de violencia doméstica un 7,9% (366). El 5% (235) corresponde a delitos vinculados al tráfico de drogas.

Los homicidios dolosos y culposos y en grado de tentativa representan al 2,3% (108) de los casos formalizados. (Ver aparte). Mientras que las lesiones graves y gravísimas representan el 1,1% (51) de las formalizaciones. Un 22,4% (1.042) corresponde a todos los demás delitos.

En enero-marzo de 2017, con el viejo sistema procesal, fueron procesadas 379 personas por hurtos y 91 por rapiñas. En noviembre de 2017, con la aplicación del nuevo CPP, se formalizaron a 178 personas por hurtos y a 47 por rapiñas.

Mal arranque.

La comparación entre las cifras de ambos sistemas procesales penales permite constatar que para las rapiñas y los hurtos, el nuevo CPP comenzó con niveles menores de esclarecimiento, pero rápidamente se recuperó, según los datos de la Fiscalía.

Por ejemplo, en mayo de 2018 se formalizaron juicios a 354 personas por hurtos —un 94,4% de las cifras del viejo Código del primer trimestre de 2017. En ese mismo mes se formalizaron 141 casos de rapiñas, es decir, un 54,4% encima del promedio mensual del primer trimestre de 2017.

El informe estadístico, elaborado por Gonnet, destaca que la cantidad de casos formalizados por mes sigue aumentando sostenidamente, representando en mayo de 2018 el 86,3% de los 975 procesos penales iniciados en el último mes de aplicación del anterior sistema inquisitivo.

En relación a los delitos de homicidio, rapiña y hurto, de acuerdo a los datos del Ministerio del Interior se han incrementado las cantidades de denuncias en los últimos meses de 2017, según Gonnet.

Los homicidios crecieron significativamente de 2011 a 2012 y se mantuvieron en ese nivel desde entonces. Los hurtos comenzaron esa tendencia al alza en octubre de 2017, mientras que las rapiñas comenzaron a crecer en agosto de 2017, agregó el informe.

En la conferencia de prensa, Gonnet calificó de "números buenos" los alcanzados por la Fiscalía de Corte con la aplicación del nuevo Código. Y recordó que, en cada país o provincia donde se implementó este tipo de reformas demoraron hasta dos años en alcanzar los niveles del Código anterior.

Con respecto a la finalización de las formalizaciones de juicios penales, el 51,7% correspondió a los procesos abreviados donde la Fiscalía, el abogado defensor y el acusado llegaban a un acuerdo sobre los meses de cárcel que debía afrontar el indagado; el 25,4% correspondía a la suspensión ordinaria de la pena; un 20% se dilucidaba en un juicio oral y el 2,9% restante fueron acuerdos reparatorios.

Ocurrieron 108 casos de homicidios en 7 meses

En 2017 ocurrieron 283 homicidios, según un documento de la Fiscalía de Corte. Se trata de un delito ascendente desde 2011 (199 casos). El 1° de noviembre de 2017 comenzó a aplicarse el nuevo Código del Proceso Penal. Ese mes ocurrieron nueve asesinatos. A partir de allí, las cifras oscilaron entre 14 y 22 casos mensuales. Durante la aplicación del nuevo CPP, ocurrieron 108 crímenes. Según el Ministerio del Interior, un gran porcentaje de los homicidios se debe a ajustes de cuentas entre delincuentes.

Jorge Vázquez: "Nos quieren convencer" que hay inseguridad
Jorge Vázquez. Foto: Archivo El País

El subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, consideró que "nos quieren hacer convencer que somos un país inseguro, nos quieren convencer que vivimos en un clima de inseguridad". En una actividad del Frente Amplio realizada el miércoles en Maldonado, Vázquez reflexionó que "cuanto más inseguro se siente uno, es más vulnerable a las campañas que hacen los otros", según informó "Búsqueda". "Cuando los uruguayos empezaron a adquirir más seguridad desde el punto de vista laboral, aproximadamente en el año 2008, cuando vieron que los puestos de trabajo no se perdían, que se abrían nuevos, que mejoraban los salarios, ahí la gente empezó a sentirse insegura. La gente se siente insegura por las cosas que puede perder", agregó. Además, el subsecretario sostuvo que las propuestas del senador nacionalista, Jorge Larrañaga, para involucrar a militares en la tarea interna, son "un enorme disparate de alguien que no sabe nada de seguridad pública".

Vázquez terció además en el debate entre el fiscal de Corte, Jorge Díaz, y el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Díaz le dijo a Bonomi "zapatero a tus zapatos" luego de que el ministro dijera que había personas libres que deberían estar presas y que eso explicaba la caída de la población carcelaria. Vázquez dijo ayer que "esta es una zapatería que tiene varios zapateros", y que "en conjunto" debe elaborarse "un buen producto", según Subrayado.

Díaz había sido muy duro con Bonomi en declaraciones a Carve. "Quien decide quién tiene que estar preso y quién tiene que estar libre no es el ministro, la policía, ni siquiera yo. Son los jueces". Los fiscales, dijo además, tienen "los pantalones puestos".

"Hoy, por defecto del sistema, con el cambio del nuevo Código del Proceso Penal, pero no por culpa del Código, hay quienes deberían estar privados de libertad y no lo están, pero no porque hayan salido los que se han rehabilitado", había dicho Bonomi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º