ELECCIONES MUNICIPALES

Concertación: los plazos juegan contra un acuerdo

Novick impulsa una coalición para las departamentales, pero no está claro que sea con la Concertación.

Edgardo Novick llegó al Partido Nacional con Javier de Haedo y Daniel Peña. Foto: Francisco Flores
Edgardo Novick llegó al Partido Nacional con Javier de Haedo y Daniel Peña. Foto: Francisco Flores

Edgardo Novick subió despacio las escaleras de la sede del Directorio del Partido Nacional en la Plaza Matriz acompañado por dos exdirigentes nacionalistas, el economista Javier de Haedo y el diputado Daniel Peña. “Es la primera vez acá”, dijo Novick, vestido de saco oscuro y camisa blanca, igual que sus acompañantes. Se rió y caminó hasta el fondo por un pasillo.

Allí lo esperaba la presidenta Beatriz Argimón y los otros miembros de la llamada mesa del Directorio: Pablo Abdala,  Pablo Iturralde y José Luis Falero. También el presidente de la Departamental Juan José Olaizola, así como Jorge Gandini y Juan Martín Posadas, dos directores interesados en el tema a discutir: un eventual acuerdo electoral de la oposición para las elecciones departamentales del 10 de mayo de 2020.

Se sabe que Novick quería una concertación para las elecciones nacionales, pero esa idea ya fue rechazada por blancos y colorados. Ahora, igual que en las elecciones departamentales pasadas, pretende reinstalar el Partido de la Concertación en Montevideo con el objetivo de que la oposición compita con chances con el Frente Amplio en la elección del intendente. Pero, además, quiere ir un paso más allá e intentar acuerdos en todos los departamentos del interior.

Sin embargo, hay un problema concreto: será una carrera contra el tiempo. Para reinstalar la Concertación hay que volver a crear una compleja ingeniería electoral: los candidatos a convencionales de este partido no pueden integrar las listas del Partido Nacional ni del Partido Colorado.

Eso debido a que la disposición W de la Constitución indica: “Quien se presentare como candidato a cualquier cargo en las elecciones internas, sólo podrá hacerlo por un partido político y queda inhabilitado para presentarse como candidato a cualquier cargo por otro partido” en las elecciones nacionales y departamentales.

Además, el Partido de la Concertación debería lograr un mínimo de 500 votos en las elecciones internas y luego presentar un simbólico candidato a presidente en las elecciones de octubre (y además intentar que nadie lo vote).

Así las cosas, en el Partido Nacional están de acuerdo en que debe recrearse un espacio “para concertar” con el resto de la oposición, según adelantó la semana pasada el precandidato Luis Lacalle Pou. Pero no está tan claro que el Partido de la Concertación sea el mecanismo elegido ni que la alianza deba extenderse al interior. El tema será evaluado en las próximas semanas, aunque hoy no es la máxima prioridad.

De hecho, tras el encuentro, Novick admitió que el acuerdo podría ser bajo el lema Partido de la Concertación “o puede tener otro nombre”. Lo mismo dijeron Argimón (“será la Concertación o será otra herramienta”, indicó) y otros dirigentes nacionalistas consultados por El País.

Partido Independiente

Algunos creen que sería más simple optar por un partido que ya exista y que se vaya a presentar. De hecho, un dirigente de Todos, el sector de Lacalle Pou, mencionó a El País la posibilidad de usar el lema del Partido Independiente, aunque otros lo descartaron y el propio Pablo Mieres dijo que hasta el 27 de octubre no es tiempo de diálogo con los demás partidos. “¿Por qué acelerar las cosas?”, preguntó Mieres. Un dirigente del sector de Jorge Larrañaga afirmó que la Concertación “nunca tuvo vida” en estos cinco años y que ni siquiera hubo reuniones de bancada, por lo que no tendría sentido reflotarla porque sí.

La reunión duró casi una hora y en los próximos días Novick gestionará un encuentro similar con el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado.

“Arrímense”, le dijo Novick a De Haedo y Peña, cuando enfrentó a las cámaras. “Somos los guardaespaldas”, bromeó De Haedo y se paró detrás.

“Si no hacemos Concertación es entregar la Intendencia de Montevideo nuevamente al Frente Amplio”, afirmó Novick. Después admitió que el tema es que “técnicamente hay poco tiempo para resolver esto”, ya que los plazos para presentar las listas vencen el 30 de mayo. Por eso pidió una reunión urgente a blancos y colorados.

En la misma línea, Abdala contó a El País que le transmitieron “la predisposición favorable” al acuerdo pero que hicieron “un análisis pragmático” de que “el principal adversario es el factor tiempo”.

En el Partido Nacional consultarán a las departamentales de todo el país, dijo Argimón, aunque la decisión final la tendrá el Directorio.

Hay departamentos históricamente blancos -como Flores, Tacuarembó y San José- donde una alianza no le haría la diferencia al Partido Nacional en las elecciones departamentales de 2020, sino que más bien generaría complicaciones internas porque habría que compartir candidaturas con los otros partidos.

¿Candidato a Intendente?

¿Está dispuesto a volver a ser candidato a intendente en Montevideo? “Ahora eso no está planteado, yo soy el candidato a presidente por el Partido de la Gente y es lo que más nos preocupa”, respondió Edgardo Novick, tras la reunión con el Partido Nacional. El punto es que Novick deberá optar: al ser candidato a presidente por el Partido de la Gente, no podría presentarse en 2020 como candidato a intendente por el Partido de la Concertación u otro que no sea el Partido de la Gente.

Así nació el Partido de la Concertación

Corría el año 2013 y la gestión de la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, recogía niveles de desaprobación muy altos. En la oposición empezó a tomar fuerza una idea: la única forma de desplazar al Frente Amplio era crear una coalición, que permitiera tener más chances en la elección de 2015. El razonamiento era que si se sumaban los votos de blancos y colorados, con un candidato de cada partido y un tercero independiente o apolítico, tenían posibilidades ciertas de ganar. Fue así que el 5 diciembre 2013, representantes blancos y colorados se presentarán en la Corte Electoral con 1.400 firmas para que se habilitara el Partido de la Concertación. En ese momento los nombres de los candidatos eran el nacionalista Jorge Gandini y el colorado Ney Castillo. El nuevo partido competiría en las elecciones departamentales. Al final la candidatura independiente fue la de Edgardo Novick; Álvaro Garcé se presentó por el Partido Nacional y Ricardo Rachetti por el Partido Colorado.

Cinco años después, el panorama es bien distinto: a mediados de marzo de 2019 aún no está claro si el Partido de la Concertación se presentará ni quiénes serán los candidatos. El tiempo dirá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)