CONTRATOS ESTATALES

COFE acusa al gobierno electo de querer “embarrar la cancha”

Los gremios de trabajadores de la administración pública manifestaron su preocupación por la salida de los futuros jerarcas de gobierno ante la regulación de un grupo de contratos.

Los dirigentes sindicales que representan a los trabajadores públicos esperan una reunión con el futuro presidente de la República. Foto: Darwin Borrelli
Los dirigentes sindicales que representan a los trabajadores públicos esperan una reunión con el futuro presidente de la República. Foto: Darwin Borrelli

El barro dificulta el tránsito normal de la pelota. Por eso cuando el partido viene entreverado, un poco de agua a la cancha, logra dificultar el desempeño normal del adversario. De ahí el concepto de “embarrar la cancha”. Una metáfora utilizada en estos tiempos para explicar que cierta actividad viene encarada con obstáculos.

Así es como la confederación de sindicatos públicos visualiza la actitud del gobierno entrante al declarar que hay “suspicacia” ante los procesos de regularización de ingreso de funcionarios en el Estado.

El dirigente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), José Lorenzo López -más conocido como “Joselo”- dijo a El País que las nuevas autoridades están desinformadas y enredaron la situación.

“Estamos a la espera de una reunión con el presidente electo. Tenemos mucha expectativa porque nos parece que es un punto de partida fundamental para establecer cuál va a ser el relacionamiento con el nuevo Ejecutivo. Mientras tanto, hasta no tener cuál es la visión de los trabajadores, todo lo que se diga (por las futuras autoridades) por lo menos embarra un poco la cancha. Sería necesario tener esa reunión lo antes posible”, declaró López.

El futuro ministro de Transporte, Luis Alberto Heber, manifestó el jueves luego de la reunión con el presidente electo Luis Lacalle Pou la dificultad que se enfrenta debido a una serie de contratos que pasarán a presupuestados días antes del cambio de mando previsto para el 1° de marzo.

Se trata de dos tipos de contrataciones. Los llamados “provisoriatos” y los que se los conoce bajo el régimen “2+2”. En Transporte son en el entorno de 70 casos, en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) son alrededor de 500 casos, el Ministerio de Industria en el entorno de otros 50 y el Ministerio de Ganadería unos 160. En las demás dependencias de la Administración Central y empresas públicas resta saber cuántos trabajadores están en esta situación.

COFE emitió un comunicado ayer a la noche donde manifiesta su preocupación por las declaraciones de los futuros ministros del gobierno de Lacalle Pou.

El texto dirigido a la opinión pública afirma: “Ni el provisoriato es una pasantía, ni la presupuestación es automática, ni se aumenta el gasto presupuestal en caso de que los funcionarios que hoy se encuentran bajo este régimen sean efectivamente presupuestados”.

El régimen de provisoriato, asegura el texto, implica ingresos a través de “llamados públicos transparentes y abiertos, mediante concursos de oposición y méritos y/o méritos y antecedentes”.

“Los llamados para ingreso bajo este régimen, supusieron la existencia o bien de una necesidad surgida de una reorganización del inciso u organismo, o bien de una vacante generada”, indica el comunicado . A su vez detalla que de concretarse la presupuestación de esos trabajadores no supondrá un incremento del presupuesto en el Estado, pues el dinero para pagar esos salarios ya estaba estipulado producto que se trataba de vacantes.

De todos modos la advertencia de las autoridades designadas para el próximo gobierno está en que pretenden reducir el número de vacantes con el objetivo de obtener recursos para reducir el déficit fiscal. Incluso, entienden que no es conveniente que el gobierno saliente del Frente Amplio resuelva dejar efectivos a esos trabajadores, siendo que los nuevos ministros pueden tener otras prioridades dentro de la propia dependencia.

¿Ingreso a dedo?

El dirigente sindical dijo que las expresiones de los futuros ministros demuestran un gran desconocimiento de la realidad.

López recordó en conversación con El País que este sistema de ingreso al Estado es totalmente democrático y forma parte de una ley que votaron tiempo atrás también dirigentes de la oposición que estarán en el próximo gobierno.

“Se ingresa por concurso al provisoriato y luego empieza ese criterio de selección para ver cuáles (funcionarios) pasan al presupuesto. Otra modalidad podría ser la que se utilizaba en los gobiernos previos al Frente Amplio que era la designación directa. Nosotros creemos que este tema se puede discutir, analizar, pero hay una norma”, opinó.

En la sede del gobierno electo se reconoce que hay preocupación por la obligatoriedad de hacer contrataciones definitivas. Foto: Gerardo Pérez
En la sede del gobierno electo se reconoce que hay preocupación por la obligatoriedad de hacer contrataciones definitivas. Foto: Gerardo Pérez

El dirigente señaló que se tienen ciertas dudas sobre el plan de ahorro que anunció Lacalle Pou en campaña, donde espera ahorrar 900 millones de dólares para bajar el déficit, ya que los cálculos de la COFE son que para llegar a ese numero deberán tocar dependencias sensibles de la administración como las vinculadas a salud, educación y seguridad. “No hay manera de reducir esos 900 millones de dólares sin tocar estos tres sectores. Además de la reducción de vacantes, cosa que ya preocupa, la desafectación de políticas sociales que son necesarias para los sectores más vulnerables”, señaló.

Bianchi criticó al FA.

La senadora del Partido nacional, Graciela Bianchi, criticó al Frente Amplio por la forma en que a lo largo de las tres administraciones contrató nuevos empleados para la función pública.

“En los gobiernos del FA, el ingreso de funcionarios en forma irregular fue sistemático. Los concursos perdieron rigurosidad; los becarios y pasantes definidos por ley, se “regularizaron” como presupuestados; y los contratos precarios con plazos y “pruebas”, fueron habituales”, escribió la dirigente blanca en su cuenta de la red social Twitter.

El sindicalista López también aprovechó para responderle en el ámbito virtual. “Estimada Graciela, me parece que sería bueno que vieran las normas que definen el ingreso a la función pública. Esa norma no solo la votó el FA, tuvo varios votos de los partidos que se nuclearon en la coalición multicolor”, escribió.

Alberto Scavarelli: “No entró gente a ultima hora”

“La población puede estar absolutamente tranquila que no son gente que se ha contratado sobre la hora”, dijo Alberto Scavarelli. El director de la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) explicó en una entrevista con Informe Nacional de radio Uruguay que los cuestionamientos de las autoridades del gobierno entrante no tienen asidero ya que se trata de trabajadores que han seguido un proceso de regularización estipulado por la ley. “Si el ministro nuevo entiende que esa función (que cumple determinado empleado que se presupueste) no la va a sumir, entonces se la devuelve a Servicio Civil y Servicio Civil redistribuye a esa persona”, comentó en la entrevista.

Independientemente de los casos Scavarelli respondió a los planteos de dirigentes blancos que integrarán el futuro gobierno sobre la reducción de personal en el Estado. “En la Administración Central hay 3.000 funcionarios menos. Se entrega el gobierno con menos funcionarios de los que había. Solo en materia de jubilaciones hay organismos que hay una corrida con el tema. A diciembre de 2018, de los 18 mil funcionarios de Administración Central, había más de 4.000 para jubilarse. A eso hay que sumarle los que mueren, los destituidos y los que renuncian por otras razonas”, señaló el director de la Oficina Nacional de Servicio Civil.

Scavarelli fue prosecretario de la Presidencia en el gobierno de Julio María Sanguinetti, producto de su militancia en el Partido Colorado, afiliación que abandonó en 2010 para apoyar al Frente Amplio. En 2014 apoyó la candidatura de Tabaré Vázquez tras lo que accedió al cargo en Servicio Civil. El excolorado sostuvo en la entrevista radial que entiende el trasfondo político de la discusión por los ingresos al Estado, pero alertó que es importante que las oficinas públicas tengan los empleados necesarios para cumplir su tarea. “Lo peor que puede pasar es que uno ente el 1° de marzo y no tenga la gente suficiente para cumplir los cometidos”, dijo.

Para Álvaro Delgado el tema “genera suspicacia”
Álvaro Delgado. Foto: Francisco Flores.

El futuro secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, dijo que el gobierno electo pidió un informe detallado con los ingresos de personal que se dieron en empresas públicas y ministerios luego del balotaje.

“Empezamos a detectar situaciones y empezamos a hacer una averiguación general sobre organismos que después del balotaje empezaron a hacer concursos o a buscar mecanismos de contratación; en general en empresas públicas; en Antel y UTE hubo un llamado”, afirmó el dirigente político del Partido Nacional entrevistado por radio Carve ayer en la mañana. “Estamos viendo en algunos ministerios también”, agregó Delgado quien sostuvo que en algunos casos son hasta 160 puestos, otros 60, otros 50. “Genera suspicacia”, opinó el próximo secretario del gobierno de Luis Lacalle Pou.

La información solicitada es sobre la naturaleza del cargo, del llamado y de la presupuestación. El gobierno entrante buscará tener un mapeo global para poder conversar con la administración saliente.

“Algunos están en curso, otros fueron en diciembre. Sí me adelanto a decir cuán necesarios son. A priori me parece que los concursos suenan un poco como apresurados. Generar reestructuras al final de un mandato genera un poco de preocupación. La pregunta es por qué no se hicieron antes y se hacen el último mes antes de irse”, dijo Delgado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)