INTERPELACIÓN A ARBELECHE

La coalición defendió uso de los fondos públicos y Frente Amplio criticó la pobreza

Tensión de la sesión subió en la segunda parte con acusaciones cruzadas.

Azucena Arbeleche en el Parlamento. Foto: Francisco Flores.

Había un comentario que circulaba ayer sobre el mediodía entre los legisladores de la coalición de gobierno, cuando la diputada Bettiana Díaz ya había culminado su primera intervención con 20 preguntas dirigidas a la ministra Azucena Arbeleche sobre la marcha de la Economía y las medidas adoptadas para contener la crisis: “Esto está muy tranquilo y muy flojo”, era la apreciación compartida.

Porque la realidad es que desde el oficialismo no preocupó la exposición de la diputada interpelante: sencillamente, y dados los antecedentes en declaraciones de prensa, se esperaba una interpelación más dura.

En el Frente Amplio pasó algo parecido: algunos creían que Díaz iba a imprimir un poco más de “fuerza”. Al menos en el tono de su discurso, porque en el contenido incluyó todos los cuestionamientos de la oposición a la conducción económica del gobierno de Luis Lacalle Pou. “Hoy nos queremos referir a los más de 66.000 uruguayos que se encuentran aún en situación de pobreza hace más de dos años, a la caída del salario, de las jubilaciones y pensiones reales; al aumento de la inflación y el impacto que está teniendo en los bolsillos de las familias uruguayas”, sintetizó Díaz en uno de los pasajes de su discurso, en el que también reconoció que la inflación fue un fenómeno que “padeció el FA”, aunque ahora había una particularidad que lo diferenciaba: “Con este gobierno el salario real únicamente cae”. Con este gobierno, afirmó después, “aumenta la pobreza (y) aumenta la gente comiendo en ollas”.

Pero la sesión no perdió la tranquilidad, incluso cuando llegó la respuesta de Arbeleche, que como suele ocurrir en política -y especialmente en asuntos económicos- dio cuenta de una realidad de país paralela a la formulada por la oposición, bajo una argumentación que tuvo dos conceptos recurrentes: la metáfora de “las luces largas” para señalar que el gobierno apuesta al sostenimiento económico de “reformas estructurales indispensables” para dejar a Uruguay “en camino de inversión, crecimiento y empleo”; y la enfatización de que toda medida que ha tomado este gobierno tuvo por objeto ser lo más “focalizada” posible para atender a la población más “vulnerable”, palabra que Arbeleche pronunció en unas seis oportunidades.

“Estas medidas focalizadas y consistentes son fundamentales para preservar los necesarios equilibrios macroeconómicos, porque lo peor que puede pasar es (instrumentar) medidas que no se puedan mantener en el tiempo y dar marcha atrás”, aseguró, sobre todo en referencia a los últimos anuncios del gobierno para hacer frente a la inflación, y que contienen aumentos en asignaciones familiares, rebajas personalizadas del IVA a beneficiarios del Mides y reducción arancelaria en determinadas importaciones. “Conservar el orden macroeconómico no es un capricho -siguió la ministra-. Es una condición indispensable para que la economía siga creciendo y se generen puestos de trabajo y puedan llevarse adelante políticas sociales” que mejoren “la calidad de vida de los uruguayos”.

Pobreza y tardanza

Pandemia mediante, desde 2019 a la fecha hay un 2% más de pobreza, aunque en el debate de ayer hubo muchos minutos dedicados o a cuestionar cómo el gobierno comunicó la evolución de este problema en los últimos meses, o al mojón de referencia, pues el oficialismo sostiene que en el último año la cantidad de personas en esta condición se redujo en un punto porcentual.

Las aguas también quedaron divididas -como se sabía de antemano- desde el momento en que la diputada Díaz afirmó que las medidas del gobierno para paliar la crisis “están llegando tarde, están llegando poco y no están siendo efectivas”.

Pero el debate recién comenzó a subir a los decibeles que suelen tener las interpelaciones pesadas en la segunda intervención de la interpelante, momento en que le reclamó a Arbeleche que no contestara directamente sus preguntas. “Lo voy a volver a preguntar, porque no soy un notero en una conferencia de prensa para que me respondan cualquier cosa”, levantó la voz Díaz.

Luego, los cruces ya en un tono caliente fueron o entre legisladores del oficialismo y oposición, o en respuestas de la oposición a la exposición de Arbeleche.

Así, uno de los más críticos fue el diputado frenteamplista Sebastián Valdomir: “Este gobierno y este equipo económico perdieron la humanidad en el camino”, gritó, a su turno. “Porque nos están embarullando con cifras y con datos y con gráficas, que ni siquiera podemos llegar a ver, cuando hay gente que está pasando muy mal”, siguió gritando. Y no paró: “Tendrían que tener un poquito de vergüenza para ponerse en el lugar de esas personas y tratar de darles soluciones concretas y gargantear menos y no compararse ni con el 2015 ni con el 2014”.

En esa misma alocución, Valdomir censuró a Arbeleche por haber dicho a los medios que el presidente de la coalición de izquierda, Fernando Pereira, ya estaba en “campaña política”. “Zapatero a sus zapatos; que (Arbeleche) resuelva la situación social y laboral y que no se ponga a analizar la situación que vive el FA”, disparó Valdomir, que recibió una rápida respuesta del diputado Rodrigo Goñi: “No le permito a ningún legislador que pretenda cancelar o prohibir la posibilidad de que la ministra diga sus opiniones”, gritó fuerte el nacionalista.

También se cruzaron los diputados Cecilia Cairo (FA) y Walter Cervini por las adhesiones que tiene hoy el Partido Colorado (ver aparte) e incluso hubo un intercambio entre Díaz y el diputado blanco Gonzalo Mujica, de un pasado frenteamplista que la diputada le recordó. “Hace unos años defendía los presupuestos nacionales del FA y hoy tiene la verdad revelada y dice que nosotros no entendemos la realidad. Nosotros la entendemos, pero tenemos visiones diferentes”, sostuvo Díaz.

Nota aparte mereció la intervención del diputado Álvaro Perrone, quien en nombre de Cabildo Abierto -partido que comúnmente expresa reparos a la postura oficialista sin por eso comprometer la unidad de la coalición- mostró algunas diferencias con lo anunciado por el gobierno este martes para compensar el impacto de la inflación. “Apoyamos las medidas tomadas, (pero) hubiésemos querido más; esa es la verdad”, señaló el diputado cabildante. Entre otros ejemplos, manifestó que el descuento del 50% del valor del supergás para la población vinculada al Mides también debería extenderse a los jubilados con pensiones más bajas. “(Son) unos 60 mil jubilados; hablamos de un costo de unos US$ 4,5 millones. Creo que el país podría llevarlo adelante”, propuso.

El final de la sesión fue el mismo de siempre: el oficialismo promovió una moción de “absoluto respaldo” a la ministra y el FA de “absoluta insatisfacción”. Y más nada.

Cuatro intervenciones

Sebastián Valdomir
Sebastián Valdomir
Diputado del Frente Amplio

“Tendrían que tener un poquito de vergüenza para ponerse en el lugar de esas personas y tratar de darles soluciones concretas”.

Álvaro Perrone. Foto: Captura Youtube
Álvaro Perrone
Diputado de Cabildo Abierto

“Desde Cabildo Abierto vamos a apoyar las medidas del equipo económico, que van a los más necesitados; pero hubiésemos querido más”.

Walter Cervini
Walter Cervini
Diputado del Partido Colorado

“Hace mucho tiempo que no concurre a esta cámara un equipo económico que tuviera esta credibilidad. No falló en ninguna de sus proyecciones”.

Iván Posada, legislador del Partido Independiente, en sesión parlamentaria. Foto: Darwin Borrelli (Archivo)
Iván Posada
Diputado del Partido Independiente

“Hay una tendencia bastante extendida a minimizar el impacto de la crisis, a ignorar el shock brutal que significó la crisis sanitaria”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados