RECORREN EL PAÍS

Cinco “outsiders” que se animan a correr por el sillón presidencial

En campaña apostarán al contacto personal y a la presencia en las redes.

Talvi. El precandidato dice ser liberal progresista, quiere ganarle a Sanguinetti y heredó parte de la estructura de “Vamos Uruguay”. Foto: Marcelo Bonjour.
Talvi. El precandidato dice ser liberal progresista, quiere ganarle a Sanguinetti y heredó parte de la estructura de “Vamos Uruguay”. Foto: Marcelo Bonjour.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores. 

Tres partidos políticos -dos de ellos fundacionales- presentarán a la contienda interna de fines de junio a cinco personas que pugnarán por la candidatura oficial y que vienen de fuera del sistema político. ¿Estarán estimuladas por la escasa renovación de los partidos? Probablemente. El tiempo dará la respuesta cuando se vea qué apoyo reciben en la interna de sus respectivos partidos.

Son los auténticos outsiders de la política y usan las redes sociales como plataforma de lanzamiento para el contacto con la gente. Lo que es claro es que no tienen el patrón clásico de los candidatos: no abren comités, casi no hacen actos masivos y apuestan todo al contacto cara a cara.

Hace poco más de un año ¿alguien podía pensar que el economista Ernesto Talvi se presentaría? Un hombre dedicado su vida entera a la academia, director ejecutivo de Ceres, el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social. ¿O que lo hiciera el abogado penalista Gustavo Salle?. Seguramente muy pocos. Hoy son dos de los cinco precandidatos señalados como nuevos. Los otros son Edgardo Martínez Zimarioff (Partido Colorado), un exministro de la Corte Electoral, Pedro Etchegaray (Partido Colorado) y Juan Sartori (Partido Nacional), un exitoso empresario pero que ha pasado la mayoría de su vida atendiendo a sus empresas en el exterior. Un escenario diferente a lo conocido, sin dudas.

Talvi ingresó a la política partidaria impulsado por el expresidente Jorge Batlle, y decidido a ser precandidato luego de un desacuerdo con el exmandatario Julio María Sanguinetti, hoy casi seguro precandidato por el sector Batllistas. Formó un sector denominado Ciudadanos y se ha dedicado a recorrer el país en más de una ocasión recogiendo adhesiones. Va, escucha, habla, pide que le aporten propuestas, y tiene el apoyo de algunos legisladores que provienen de Vamos Uruguay, el grupo de Pedro Bordaberry que se deshilachó luego de que el senador anunciara que dejará la política, como Ope Pasquet, Adrián Peña, Graciela Matiaude y Valentina Rapela. Incluso, Talvi se ha puesto a hablar en forma crítica sobre la postura del gobierno uruguayo sobre la situación de Venezuela.

En estas horas, durante una recorrida por Rivera, Talvi propuso acordar antes de la elección interna y entre todos los precandidatos del Partido Colorado que se le deje “las manos libres” para elegir a su “compañero o a su compañera de fórmula” a quien sea electo para representar al partido.

Desafiante, de lengua filosa en las redes sociales, el abogado penalista Salle ha sido el último en presentarse como precandidato. En vez de fundar un partido, acordó con el Partido Verde Animalista (PVA), de cuyos principios afirma ser seguidor. Se presentará en una fórmula ya acordada con el exfiscal Enrique Viana. Uno de los postulados centrales de Salle es el combate a la corrupción, que asegura que está enquistada en todos los partidos. “La gente está muy cansada de la demagogia política, de las estrategias de confrontar para la tribuna pero conciliar entre bambalinas”, sostiene Salle en la cuenta del partido. En estos días denunció que se ha formado otra cuenta en Twitter que es apócrifa. Y castiga: “es carne putrefacta, guerra sucia, era de esperar, están con miedo”, disparó.

Sartori busca su lugar ante la gente.

Juan Sartori es, quizás, la incógnita mayor del ambiente político. Es un empresario exitoso, millonario, que apareció en Uruguay en el segundo semestre de 2018 hablando de su disposición a ser precandidato nacionalista. Al principio muchos lo rechazaron, pero después, lentamente, el sistema lo fue aceptando como uno más.

Ha implementado un intenso plan de marketing para hacerse conocer, recorre el país, visita lugares donde seguramente nunca había estado, escucha a la gente, juega al fútbol con los paisanos, sonríe todo el tiempo, y busca ganarse un lugar. Sartori asegura que ganará la interna nacionalista pese a que las encuestas le dan apenas un par de puntos porcentuales. Pero el tiempo y sus ganas juegan a su favor. Busca reunirse con el resto de los precandidatos nacionalistas para legitimarse. Algunos afirman que Sartori está haciendo una presentación general de su persona para apostar a la elección de 2024. En sus recorridas por el interior del país, Sartori se ha referido en varias oportunidades a la actual situación de inseguridad. “La inseguridad es uno de los temas por el que los uruguayos no pueden esperar un solo día más”, indicó Sartori en su recorrida a principio de mes y marcó distancia de la campaña “Vivir Sin Miedo” del senador Jorge Larrañaga.

“No creo que sean necesarios más instrumentos para arreglar el problema, necesitamos que la Policía pueda actuar y que no exista como ahora el sentimiento de impunidad por parte de los delincuentes, como hoy que a plena luz del día van y matan a un policía”, indicó.“Se perdió todo el respeto a la autoridad pero además el sistema judicial no siempre funciona y el sistema carcelario termina siendo la universidad del crimen, en lugar de un sitio de rehabilitación. Todo eso tiene que cambiar, pero se empieza por apoyar firmemente el accionar de la Policía”, señaló.

Etchegaray y Martínez: también van por un lugar.

Pedro José Etchegaray Avallone es el nombre del nuevo precandidato del Partido Colorado que competirá por un lugar para las próximas elecciones presidenciales. Su agrupación se llama “Marcando el rumbo” y se suma a las aspiraciones del expresidente Julio María Sanguinetti, Talvi y el senador José Amorín.

Etchegaray se define como un “atento observador” que buscará los votos afuera del partido “donde está lleno de personas que necesitan identificarse con algún candidato” que no sea un vivo, que no sea un “viejo Vizcacha”, que no sea un titulado sin título, alguien que se ríe de la Justicia”, expresó.

En el Partido Colorado ha surgido la precandidatura de Martínez Zimarioff, un exministro de la Corte Electoral de los años 1990 impulsado por la agrupación del exsenador Pablo Millor. Su planteo principal es sencillo: “Disfrutar la Vida”, proclama.

Se ha dedicado en estos primeros movimientos a cuestionar a los blancos. Por ejemplo, dijo que es “una verdadera payasada que la precandidata Verónica Alonso sugiera como negociador (en Venezuela) a José Mujica. Absurdo, el payaso uruguayo ‘negociando’ con el payaso y oscuro dictador Maduro. Libertad para Venezuela ya”.

El dirigente fue de los precandidatos que concurrió al acto de Un solo Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados