ADVIERTEN QUE INICIARÁN JUICIOS

Cien productores rurales cuestionan nuevas áreas protegidas

Denuncian que en Paso Centurión y Sierra de Ríos los campos son afectados sin ninguna indemnización.

Se realizaron visitas guiadas por el entorno del Río Santa Lucía para poner al día lo que se hace en preservación  especies y su medio ambiente. Foto: F. Flores
Dos zonas del este del país se suman a otras 15 que integran el Sistema Nacional. Foto: F. Flores

Desde el pasado lunes, Paso Centurión y Sierra de Ríos integran la lista de Áreas Protegidas del Sistema Nacional. Ante esa confirmación, más de cien productores rurales sostienen que sus campos fueron afectados con la decisión firmada por el presidente de la República Tabaré Vázquez, pero no hubo ninguna indemnización.

Los productores cuyos predios fueron afectados se reunieron y advirtieron que iniciarán juicios contra los organismos del Estado que los han perjudicado. El hacendado Ignacio Gigena dijo que en realidad hay más de cien productores dueños de esas 37.000 hectáreas que quedaron dentro del área protegida y a todos se les “congela la producción”.

“Si el Estado quiere parque que lo pague, si el Estado quiere reserva que nos pague a los productores, que nos indemnice, porque toda esa extensión escapa al área llamada núcleo, que es lo que realmente deben proteger. Nosotros dijimos que se redujera la zona a 5.000 hectáreas y no a 37.000. Pero no fuimos escuchados”, explicó.

Los productores afirman que la zona declarada como área protegida se compone por campos de prioridad forestal que pierden valor automáticamente. Gustavo Silveira, abogado de algunos de los dueños de esas tierras manifestó a El País que su incorporación al SNAP parece superar lo necesario, pero además no favorece a posibles visitantes .

“Estas 37 mil hectáreas van a quedar congeladas sin ningún tipo de producción intensiva en su suelo y eso afecta un paisaje que nadie va a poder apreciar, porque el Estado no ha sido capaz de expropiar algunos de esos campos para que la gente los pueda recorrer, siguen en manos privadas porque son de propiedad privada”, sentenció. “Todo esto generará perjuicios a los propietarios debido a la prohibición de explotación de sus propias tierras”, agregó Silveira.

Cartel de ingreso a Paso Centurión y Sierra de Ríos. Foto: El País
El área protegida es de 25.836 hectáreas y el área adyacente, de 11.415 hectáreas. Foto: El País

Esta regulación dejaría abierta asimismo una puerta a un proceso contencioso entre los afectados y el Estado, y probablemente el gobierno departamental termine pagando algunas de las consecuencias económicas, “sin perjuicio de que la responsabilidad superior le corresponde al Poder Ejecutivo”, señaló el abogado.

La directora del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, Lucia Bartesaghi, aclaró que la superficie del área total es de 37.251 hectáreas, dividida en dos partes: un área adyacente (11.415 has) y un área protegida (25.836 has). Para ambas zonas se definen distintas medidas de protección.

Bartesaghi sostuvo que “en la zona adyacente no se prohíbe lo que son los parques eólicos, y se habilita cierto tipo de emprendimientos forestales, con determinadas condiciones” establecidas después del proceso de discusión con los distintos propietarios y de la evaluación de sus reclamos para no afectar los ecosistemas y las especies. La directora Bartesaghi comunicó además que en el área protegida no se puede hacer forestación, no se permiten emprendimientos mineros ni los parques eólicos, como tampoco obras de infraestructura, por ejemplo represas.

Igualmente está prohibida la introducción de especies exóticas e invasoras, pero sin embargo no existe ninguna restricción para la cría de ganado.

La directora del Sistema de Áreas Protegidas comentó que ahora se afirma el convencimiento a nivel del gobierno nacional pero también de la intendencia de Cerro Largo en relación a “que se han contemplado las medidas de protección que fueron modificadas para atender el pedido de los productores en la puesta de manifiesto que se hizo en la audiencia pública”.

El sistema suma dos parajes a la lista de quince zonas a preservar

Paso Centurión y Sierra de Ríos, a orillas del Río Yaguarón, reciben la influencia de la Mata Atlántica; por eso allí se encuentran especies animales y vegetales que son únicas para Uruguay. Ambos parajes se suman a las 15 áreas ya integradas al SNAP: Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos, en Treinta y Tres; Parque Nacional Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay, en Río Negro; Parque Nacional Cabo Polonio, Paisaje Protegido Laguna de Rocha, Parque Nacional San Miguel y Área de Manejo de Hábitat o Especies Cerro Verde e Islas de La Coronilla, en Rocha; Laguna Garzón, en Maldonado y Rocha; Valle del Lunarejo, en Rivera; Localidad Rupestre de Chamangá y Monumento Natural Grutas del Palacio, en Flores; Área Protegida con Recursos Manejados Montes del Queguay, en Paysandú; Área de Manejo de Hábitats o Especies Rincón de Franquía, en Artigas; Área Protegida con Recursos Manejados Humedales de Santa Lucía, en Canelones, Montevideo y San José, Área de Manejo de Hábitats o Especies Esteros y Algarrobales del Río Uruguay, y Parque Nacional Isla de Flores, en Canelones y Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)