ELECCIONES 2019

Cautela entre los colorados por la ronda de Sanguinetti

Orgánicamente no tiene apoyo expreso y genera rispideces.

Sanguinetti, Lacalle Pou y Larrañaga reunidos en el Palacio. Foto: Fernando Ponzetto
Encuentro: Sanguinetti visitó a los líderes nacionalistas. Foto: Fernando Ponzetto

Si bien la mayoría de los sectores colorados no critica directamente la salida que tuvo el expresidente Julio María Sanguinetti al reunirse con los líderes nacionalistas Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, y proponerles una eventual coalición para gobernar a partir de 2020, orgánicamente el Partido Colorado tomó distancia de la gestión, a la que observa con cautela.

Desde algunas tiendas dijeron a El País que los acuerdos deben hacerse después de la primera vuelta y no con tanta antelación, aunque reconocieron que Sanguinetti tiene el derecho a hacerlo "como ciudadano". En cualquier caso, es un ciudadano de peso dentro del partido Colorado aunque se presente a título de "colorado y batllista", como aclaró tras salir del despacho de Lacalle Pou en la tarde del lunes 28.

Sanguinetti fue recibido ese día en el Parlamento por Lacalle Pou y Larrañaga y los invitó a apoyar la idea de "sembrar la semilla de un eventual gobierno de coalición", sin "perder perfil ni independencia como partidos". Los nacionalistas reaccionaron con cautela y vieron con buenos ojos la posibilidad de acordar puntualmente sobre grandes temas.

El secretario general colorado, Adrián Peña, sostuvo ayer en radio Carve que "el partido no debería negarse a acuerdos". "Pero esto debe ser mucho más que el Partido Nacional o el Partido Colorado, tendría que incluir otros actores. (Hay que) construir un gran gobierno abierto que no circunscriba solo al Partido Colorado o al Partido Nacional", opinó. En la misma línea está Lacalle Pou, según dijo tras la reunión.

El conductor del sector Uruguay Batllista, José Amorín, señaló a El País que Sanguinetti "es líder de un sector de las cuatro líneas que tiene el partido" y que "era necesario" que hablara con los blancos. Para Amorín, primero está la interna, que debe ser "competitiva" y que después debe apoyarse al que la gane. Después de octubre "hay que hacer acuerdos políticos" con los nacionalistas.

Luego de la reunión de Sanguinetti con los líderes blancos, el diputado Fernando Amado (Batllistas Orejanos) había cuestionado el encuentro al sostener que en la foto había "olor a naftalina".

Aludiendo a Amado, el exvicepresidente de la República por el Partido Colorado, Luis Hierro López, por ejemplo, dijo en su cuenta de Twitter que "algunos niños chicos se enojaron porque no fueron invitados a la fiesta".

Desde el sector de Amado ayer volvieron a expresarse en contra de la reunión de Sanguinetti con los líderes blancos y dijeron no sentirse representados. La dirigente Patricia Soria sostuvo en radio Uruguay que "si nos toca perder que sea con nuestra bandera, no con una rosada que no nos identifica".

No corre.

Amorín se comunicó telefónicamente con la familia del exlegislador y ministro colorado Alejandro Atchugarry y acordó que el sublema "La Atchugarry" no será utilizado por la agrupación 151515 de Montevideo. En su lugar el movimiento se llamará "Somos Todos".

La familia de Atchugarry se molestó días atrás cuando supo que el sector batllista se identificaría en la elección interna con ese apellido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)