LA DEFINICIÓN

De cara al balotaje, la atención estará en el dólar por lo que pasa en Argentina

El foco de atención en este mes estará centrado en lo que pase con la transición en Argentina y su alicaída economía.

En las últimas semanas el Banco Central ha estado activo con compras de divisas para evitar que baje. Foto: Archivo
Dólares. Foto: Archivo

De cara a la segunda vuelta, los datos de la economía uruguaya no mostrarán grandes cambios respecto a lo que se ve. El foco de atención en este mes estará centrado en lo que pase con la transición en Argentina y su alicaída economía. ¿Por qué? Porque una disparada del dólar en el vecino, puede impulsar al alza (no en las mismas magnitudes) al billete verde en Uruguay. Ayer el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció un endurecimiento del cepo cambiario para evitar justamente una mayor suba del dólar y la pérdida de reservas en tratar de frenarla.

La victoria de Alberto Fernández sobre Mauricio Macri en Argentina puede traer más incertidumbre a los mercados. Por eso, en la madrugada de hoy el BCRA bajó el límite de compra de dólares por mes de US$ 10.000 a US$ 200 a través de cuentas bancarias y a US$ 100 para la adquisición en efectivo, dijo la entidad en un comunicado.

“Ante el grado de incertidumbre actual, el directorio del BCRA decidió tomar este domingo una serie de medidas que buscan preservar las reservas del banco central”, dijo la entidad en un comunicado.

La incertidumbre política había comenzado tras las primarias de agosto, cuando una arrasadora victoria de Fernández generó un fuerte derrumbe del peso que forzó al gobierno a limitar el acceso a dólares.

A pesar de los controles, en la última semana la autoridad monetaria tuvo que desprenderse de unos US$ 1.600 millones de sus reservas para contener la caída del peso.

El presidente del BCRA, Guido Sandleris, brindará una conferencia de prensa esta mañana.

El cepo podrá contener al dólar oficial, pero hará ampliar la brecha con el dólar paralelo.

Así llegó la economía a las elecciones.
Así llegó la economía a las elecciones.

El efecto en Uruguay.

El efecto de la situación argentina sobre Uruguay está acotado en el sistema financiero dado que los depósitos de no residentes (particularmente de argentinos) son menos del 5%. El canal comercial también está acotado (si bien es clave para algunos rubros), dado que las exportaciones uruguayas a Argentina en nueve meses del año apenas representan el 4% del total.

El impacto puede venir por el lado del turismo. Si a los argentinos se les dificulta acceder a dólares y/o deben pagarlos más caros en el mercado paralelo, les será más costoso venir a veranear a Uruguay. Los argentinos explican casi US$ 66 de cada US$ 100 que deja el turismo en Uruguay.

El otro efecto puede ser por el lado del valor del billete verde en Uruguay.

Desde siempre los uruguayos suelen mirar con atención el precio del dólar, principalmente cuando este empieza a subir. Es que las últimas crisis tuvieron al billete verde como un factor clave.

Pero, hay que decir que en ellas, el tipo de cambio era fijo y eso suponía una olla a presión que cuando levantaba temperatura (léase el dólar no subía lo que marcaban los fundamentos económicos por tener una variación controlada) explotaba por los aires. Una de las lecciones que dejó la crisis de 2002 fue pasar a tener un tipo de cambio flotante, que se mueve (a veces más, a veces menos) en línea con lo que pasa a nivel internacional.

En lo que va de octubre, el dólar sube 1,35% y el Banco Central (BCU) ya vendió US$ 394,7 millones en ese período para moderar el avance.

En el BCU se entiende que no es bueno que se siga linealmente lo que sucede en Argentina que es un país en crisis.

¿Hasta cuándo puede seguir el Banco Central desprendiéndose de reservas? En lo que va del año, las reservas que son de libre disponibilidad del BCU (no tienen en cuenta encajes de los bancos y reservas del gobierno) bajaron en US$ 2.002 millones, hasta US$ 5.027 millones al jueves (último dato disponible).

Hay que tener en cuenta que las reservas, además de utilizarse para estabilizar el tipo de cambio, son una contrapartida de la deuda que emite el BCU. Las Letras de Regulación Monetaria (la deuda que utiliza el Central para sacar pesos del mercado) tenían un circulante de $ 229.274,5 millones (US$ 6.124,1 millones). Lo cierto es que buena parte de esas Letras vencen en 2020 y 2021 y que el BCU no necesita emitir tantas para quitar pesos, porque ya lo hace con la venta de dólares.

Datos.

De cara a la segunda vuelta, no se conocerán muchos más datos económicos, salvo una actualización del déficit fiscal, la inflación y las cifras de desempleo.

El oficialismo llega con números peores que en la elección de 2014, cuando Tabaré Vázquez se impuso a Luis Lacalle Pou. Por ejemplo, a esta altura el promedio de desempleo en 2014 era de 6,7% frente al 8,9% actual. A su vez el déficit fiscal era de 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB) frente al 4,8% actual y la economía había crecido 3,8% al segundo trimestre frente al 0,1% actual. (Con información de Reuters).

Argentina y su complejo panorama
Cristina Fernández y Alberto Fernández tras ganar las elecciones en Argentina. Foto: Reuters

“El próximo presidente de Argentina enfrenta muchas decisiones dolorosas, con muy poco margen de maniobra. Por un lado, se enfrenta a un país en las profundidades de una severa recesión. La tasa de pobreza aumentó un cuarto durante la primera mitad del año a 35%. Esta medida se tomó antes de la debacle (del oficialismo) de las PASO y la posterior devaluación. Es un país que ya soporta una enorme carga fiscal, y no puede soportar más presión fiscal. Al mismo tiempo, es un país con reservas internacionales cada vez más reducidas”, escribe el economista jefe para América Latina del banco estadounidense BCP Securities, Walter Molano.

El peronista “Alberto Fernández quiere hacer una reestructuración” de la deuda al “estilo uruguayo” de 2003, “lo que implicaría el trato amable de los acreedores del sector privado. Desafortunadamente, la desesperación del FMI por retirar dinero lo antes posible de su pesadilla los está obligando a exigir” un canje “más doloroso a los tenedores de bonos. Dados estos parámetros conflictivos, es difícil ver una salida fácil”, agrega.

Según Molano, “sin acceso al capital internacional, Argentina se convertirá en un laboratorio para políticas económicas heterodoxas. Además, existe una buena posibilidad de que el grupo de Fernández pierda ante la facción de Campora, y el país volverá a su estilo ‘chavecista’. Se dice que la administración (de Donald) Trump decidió retroceder después de los desastrosos resultados de la PASO, y le dijo al FMI que resolviera la situación”.

Los efectos de Argentina sobre Uruguay

La consultora Equipos trazó su escenario base sobre la situación económica de Argentina y cómo impactaría ello en Uruguay en su reciente análisis Monitor de Demanda Retail divulgado el viernes. “La construcción de escenarios macroeconómicos para Uruguay (2020) está muy condicionada por la evolución de la situación política y económica de Argentina. De hecho, en los últimos tres años aumentó notoriamente la correlación entre la confianza del consumidor de ambos países”, expresó el informe. “Argentina seguirá con una crisis en la balanza de pagos, problemas de actividad económica y altos niveles de inflación pero, sin embargo, lograría realizar una reprogramación razonable de la deuda con sus acreedores (evitando así una crisis severa de la balanza de pagos)”. Según Equipos, “pese a esto, Uruguay persistiría ‘caro’ (bajo nivel de tipo de cambio real bilateral) frente a Argentina, afectando comercio y turismo pero sin implicar un ajuste muy severo ni el tipo de cambio ni en las condiciones macroeconómicas para Uruguay”. En este escenario base, es decir el más probable, “el tipo de cambio en Uruguay mostraría un avance mayor a la inflación durante 2020. La actividad económica se mantendría estancada o incluso mostraría leves retrocesos”, expresó Equipos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)