CATARATA DE RECLAMOS

El campo exige contemplar el endeudamiento sectorial

Críticas a política económica, a costo del Estado y a la inserción externa.

Participación: el intendente de Soriano, Agustín Bascou, participó del congreso de la Federación Rural que se celebró en la ciudad de Dolores. Foto: Daniel Rojas
El intendente de Soriano, Agustín Bascou, participó del congreso de la Federación Rural que se celebró en la ciudad de Dolores. Foto: Daniel Rojas

La Federación Rural del Uruguay (FR) cerró su congreso anual en Dolores con fuertes reclamos por competitividad, seguridad pública y mejor educación. El encuentro contó con destacados panelistas en tres temas clave: educación, economía y seguridad, debates que fueron seguidos con mucha atención.

"Nos preocupa sobremanera el deterioro de la educación pública, otrora orgullo nacional. Nos quedamos muy preocupados con las cifras que dio el grupo Eduy21 sobre inequidad y pérdida de calidad, y confiamos en ese nuevo proyecto de ley" afirmó Jorge Riani, presidente de la Federación.

"En materia de seguridad pública quedamos horrorizados por la cantidad de hurtos y rapiñas. No deberíamos tener un país con récord en la materia" criticó el dirigente. "En cuanto a la fragmentación de la sociedad y la pérdida de valores estamos muy de acuerdo con la definición de la Iglesia (católica). Somos partidarios del nacionalismo y no del divisionismo, de la familia como base de la sociedad, de fomentar el amor por el trabajo".

Críticas políticas.

Riani cuestionó el mensaje y la idea que según su criterio se gestó en los gobiernos del Frente Amplio. "Convencieron a los uruguayos que tenemos muchos derechos y no obligaciones y eso es un terrible legado para el futuro. Necesitamos cambiar esta realidad y volver al Uruguay de antes, con otros valores" expresó Riani.

Reflexionó que la sociedad debe "empoderarse" en situaciones que más preocupan y afirmó que el 23 de enero de 2018 —el día que los autoconvocados, hoy Un solo Uruguay, hicieron su presentación en sociedad en Durazno— "será una fecha que va a quedar en la historia porque la gente, sobre todo de tierra adentro, se empoderó de la situación. Esa manifestación involucró a todos los sectores de la sociedad que no están pasando por un buen momento" indicó.

"La movilización de la gente nos da fuerza y las gremiales aportan la institucionalidad de la que este tipo de movimientos carece" consideró el presidente de la Federación Rural.

Economía.

Riani insistió en que los productores tienen "un enorme problema" de competitividad.

"Según el Fondo Monetario Internacional, el atraso cambiario es de un 17%, pero nosotros creemos que es más. Soportamos un terrible peso del Estado, costo de insumos, energía y combustible, lo que ha provocado un gran endeudamiento en los últimos años con un crecimiento exponencial", advirtió.

En 2006, el sector debía US$ 450 millones, cifra que diez años después ascendió a US$ 2.500 millones. En 2018, la deuda asciende a US$ 4 mil millones, aseguró el productor.

"Lo que más nos preocupa es la desaparición de pequeños y medianos productores, dado que en los últimos diez años desaparecieron 12 mil productores en una situación que es irreversible. Además, se perdieron 30 mil puestos de trabajo en los últimos cinco años", se quejó Riani.

Por otro lado, pidió atender eficazmente el endeudamiento. "No se trata de no pagar o condonar deuda, sino de crear herramientas que permitan diferir obligaciones, sobre todo en el caso de la soja, donde por condiciones climáticas adversas la cosecha va a ser mucho menor a lo esperado y tememos que haya cesación de pagos en la cadena que complique sobremanera las zonas de influencia como aquí en Dolores" advirtió.

Entre las medidas propuestas, la Federación solicitó mantener un dólar competitivo sin producir impacto en la inflación tanto en pesos como en dólares, bajar el precio del gasoil un 30% y además propuso pasar el subsidio del gasoil a las naftas a las empresas de transporte urbano, hoy estimado en 3 pesos por litro.

Riani reconoció algunos cambios del gobierno como la bonificación del 18% en el IVA en algunos sectores y la rebaja de tarifas en un 15% a lecheros y arroceros, pero exigió no utilizar las tarifas públicas "como objetivo de recaudación fiscal".

Riani insistió en la necesidad de trabajar para lograr tratados de libre comercio, de manera de no pagar aranceles dado que hoy Uruguay, destina casi 600 millones de dólares por este concepto y se mostró muy crítico a la interna del gobierno.

"Es inadmisible que una minoría del electorado nacional condicione las decisiones del gobierno cuyas autoridades han sido electas por el pueblo" y criticó que el gobierno haya sido incapaz de controlar el gasto público.

"Exigimos hacer responsables a los tomadores de decisiones con garantía solidaria en los gastos e inversiones del Estado. Los uruguayos no deberíamos ser siempre los responsables de los errores y horrores que cometen nuestros gobernantes" reclamó.

Riani también planteó la necesidad de encontrar mercados para los productores ovinos. "Por más que nos congratulamos de haber entrado a Estados Unidos con corderos de confinamiento, estamos convencidos que el gran mercado que hay que trabajar es Brasil y explicó que la ovinicultura genera mucho empleo y sobre todo arraiga la gente en el campo.

Benech.

El ministro Enzo Benech participó del acto de clausura junto a los senadores nacionalistas Luis Lacalle Pou, Álvaro Delgado, Guillermo Besozzi y Luis A. Heber, además del diputado oficialista Enzo Malán.

"Perdí la cuenta de los congresos a los que he concurrido y que no haya habido reclamos, no recuerdo ninguno. Creo que hemos trabajado mucho, pero como estamos en un país libre se puede reclamar" expresó Benech y recordó que en materia de endeudamiento, el Banco República reaccionó en tiempo y forma cuando se visualizaron los efectos de la sequía, antes incluso de que llegaran los planteos.

Sobre la necesidad de bajar el costo del Estado, el ministro dijo que ha trabajado en su cartera sobre el tema. "Tenemos muchos menos funcionarios de los que teníamos. La mitad de nuestro ministerio va a cumplir este año causal jubilatoria y hay más de 500 que tienen causal jubilatoria obligatoria. Cuando llegamos en 2005, había una cantidad de funcionarios que no eran públicos, eran tercerizados y fueron ingresados a la plantilla" indicó.

"No niego las dificultades que tenemos con el déficit fiscal, el propio ministro Astori lo puso sobre la mesa en una reunión con la gremial, no es novedad, pero debemos trabajar. Estamos lejos de estar en una mala situación, alcanza con mirar solo la región" expresó Benech, que no quiso profundizar en el reclamo por el estancamiento en la inserción internacional, producto de las votaciones adversas en la orgánica del Frente Amplio que dista de la posición de ministros y parlamentarios de la misma fuerza política.

"No vengo acá a hablar de política. Las elecciones son el año que viene, el último domingo de octubre" dijo el ministro, que luego reconoció que existen "dificultades".

"Claramente vivimos de vender nuestra producción al mundo. Llegué hace pocas horas de China, que es nuestro principal mercado, y no solo con tratados se venden nuestros productos" indicó Benech. Anunció que el miércoles brindará detalles de su visita al gigante asiático, de donde vino "deslumbrado".

Alfie pintó un panorama complejo

El exministro de Economía colorado, Isaac Alfie, advirtió una situación compleja en materia de empleo. Dijo que en el último año son más de 20.000 los puestos perdidos y que además hubo una caída de las horas trabajadas.

"Si usted toma de tres o cuatro años al presente, la caída del empleo supera casi las 70.000 personas, es muchísima gente para Uruguay. Dijo, además, que vienen cayendo la producción industrial y agropecuaria.

Mayor coordinación con Un Solo Uruguay

La Federación Rural (FR) promete trabajar codo a codo con el movimiento Un Solo Uruguay dijo Miguel Sanguinetti, actual vicepresidente y próximo presidente de la gremial.

"Con el movimiento Un solo Uruguay, quiero mayor coordinación y un trabajo en conjunto. No hay que dejar de decir lo que uno siente, lo que uno piensa" expresó Sanguinetti, a quien se le conoce por su perfil más frontal y menos diplomático que otros dirigentes. Consideró que el movimiento que se inició con la protesta de enero "ha llegado para quedarse".

"Es un movimiento de muchísima gente de diferentes rubros que piensa que Uruguay tiene que ser diferente, que piensa que el sistema político se tiene que manejar diferente. Al político se lo elige cada cinco años y después se le paga el sueldo durante cinco años. Queremos que trabajen para encontrar las soluciones que Uruguay necesita. Es lo que la gente está pidiendo".

No sabe a ciencia cierta cuál es el grado de relacionamiento con el gobierno pero entiende que ha habido algunas señales.

"Ha habido reuniones, mesas de trabajo y lo que pretendemos es que aparezcan soluciones de fondo como desde hace tiempo venimos planteando el tema del dólar. Ahora habrá que medir qué efecto tiene. Otro tema es el combustible, ahora habrá otra suba pero si el gobierno manda un mensaje de que el gasoil sube menos que las naftas es otra señal" indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)