ELECCIONES 2019

La campaña, al ritmo de los enfrentamientos, se calienta

El Frente Amplio saldrá a comparar a la oposición con Macri y Bolsonaro

Que uno hace “la bandera”, que otro dice que son “pompitas de jabón”. Más atrás en el tiempo unos acusan a su adversario de tener una “motosierra” en sus propuestas, y otro se agarra un tamboril para hacer bailar a los vecinos al ritmo del candombe. Algunos optan por hacer tortas fritas, y el más veterano recuerda su época de juventud recorriendo un barrio en bicicleta. Un grupo de jóvenes organiza un trencito mientras otros bailan cumbia, y su líder se menea al compás de una plena. Su contrincante prueba los nuevos monopatines eléctricos por la rambla de Montevideo, y el debutante recorre el país probando helados artesanales. Se habla de los barrios en donde viven, de sus historias de amor, y de la música que escuchan, lo que leen, y hasta de cómo puede ser el desenlace de “Game of Thrones”.

De todo esto se habla en las campañas electorales. Son muy pocos los que leen todos los programas de gobierno de los candidatos a la Presidencia. Menos aún quienes analizan de forma pormenorizada todos los nombres de las listas de votación.

Las campañas electorales terminan siendo una lucha dialéctica entre declaraciones públicas y anécdotas que pintan a los personajes aspirantes a la banda presidencial. No es una novedad. Es parte de la historia. Pero en la actual carrera hacia el poder -y con la intensa explosión de las redes sociales- estos puntos secundarios han tomado especial relevancia.

Este año la campaña empezó más tarde. Ni siquiera lo hizo con la “gráfica imagen” del último ciclista cruzando la meta; con el fin de la Semana Santa. Fue necesario esperar un día más. Es que por ley el feriado conmemorativo del desembarco de los Treinta y Tres Orientales, se cambió al lunes 22. Los uruguayos “arrancaron” el 2019 el martes 23.

Es cierto que hacer rato los comandos de campaña prendieron los motores. Pero también es un hecho que hasta ahora no se habían producido fuertes cruces entre los contendientes. Parte de la explicación se da con que el Frente Amplio -el partido “defensor del título”- espera para salir a la ofensiva.

La semana que acaba de terminar fue en la que los cruces y críticas se convirtieron en un todos contra todos. Críticas entre correligionarios pensando en las internas partidarias, pe-ro también entre partidos mirando un poco más lejos en octubre.

El puntapié inicial lo dio el expresidente José Mujica. El líder tupamaro agarró el micrófono y fue el encargado de picar el partido. Lo hizo de forma irónica y en una frase le pegó a tres de las figuras centrales de la oposición: a los blancos Luis Lacalle Pou y Juan Sartori y al colorado Ernesto Talvi.

Riendo, casi a carcajadas, les dijo que no sabían lo que estaban proponiendo. El remate del golpe lo dio el actual ministro de Economía. Es que el lunes salió a declarar a la opinión pública que a las propuestas del favorito a ganar la interna blanca les faltaba seriedad, que eran demagogias y mostraban irresponsabilidad.

Lacalle Pou planteó como su propuesta central un plan de ajustes y recortes para ahorrar US$ 900 millones por año. El blanco salió a defenderse con cierta ironía también. A Mujica le dijo que no se iba a gastar en responderle, porque no había logrado cumplir su eslogan de campaña: “Un país honrado un gobierno honrado, un país de primera”. Y a Astori le dijo que su crítica era de poco vuelo analítico. Incluso le aconsejó que debería encargarse de mejorar los números de la economía del país.

En la contienda el debutante Sartori aprovechó los micrófonos para disparar hacia adentro y afuera. Al FA le dijo que no cumple sus promesas, y a su adversario a derrotar, Lacalle Pou, le dijo que su idea de “austeridad” será contraproducente para el país. Es decir, lo atacó con la estrategia del oficialismo.

Los candidatos centrales del partido de gobierno Daniel Martínez y Carolina Cosse, comenzaron a sumar exposición. Sin embargo su estrategia de cara a las internas apunta al no desgaste. Así lo explicaron varios dirigentes de ambos comandos al ser consultados por El País.

Saben que será una elección compleja y por eso preparan una estrategia de fuerte confrontación con blancos y colorados. Pero su plan prenderá los motores al 100% luego de la interna y buscará comparar a la oposición con los proyectos del argentino Macri y el brasileño Bolsonaro.

Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Una elección paralela: el plebiscito por seguridad

Las mayores preocupaciones de la amplísima mayoría de los ciudadanos son dos: tener plata y que no los roben. Allí entran el empleo, y la seguridad pública. La educación aparece como el tercer punto, pero no está como un factor que defina elecciones. En el asunto sobre seguridad la elección de octubre tendrá una consulta concreta: el plebiscito de reforma constitucional impulsado por Jorge Larrañaga para, entre otras cosas, autorizar la creación de una guardia militar que patrulle zonas urbanas. La última medición de la consultora Cifra -del 22 de abril- mostró que el 59% de los votantes están dispuestos a acompañar la iniciativa con su voto. Un 30% está en contra y el restante 11% no opinó. En esta consulta será clave el trabajo de los comandos en lo que se denomina “ensobrar”. Es decir adjuntar la papeleta del “SÍ” con la lista para elegir presidente. El movimiento sindical inició una campaña en contra de esa iniciativa. El oficialismo está unido en contra de la medida. La oposición aparece dividida. Luis Lacalle Pou dará libertad de acción en este tema pero él no acompañará. Los colorados no lo acompañan, a excepción de casos puntuales. El partido Independiente tampoco al igual que Edgardo Novick.

Comunistas acusan a oposición de “restauradora”
Andrade reclamó destituir a militares del caso Gavazzo
Óscar Andrade en el acto 48 aniversario del Frente Amplio. Foto: Darwin Borrelli

Juan Castillo fue el orador central en el acto que recordó el asesinato de ocho militantes comunista en la Seccional 20 en 1972. El secretario general del partido dijo que la impunidad militar sigue vigente y no permite esclarecer las violaciones de los derechos humanos. Para él, en tiempo electoral, el único partido que garantiza seguir buscando la verdad y justicia es el Frente Amplio. Incluso criticó a los candidatos de la oposición por “salir corriendo” a sacarse fotos y abrazarse con el presidente argentino Mauricio Macri, y el brasileño Jair Bolsonaro. Opinó que sus gestiones están fracasando y lo mismo ocurría en Uruguay si no gana el FA.

“Son un modelo restaurador”, dijo. El presidente del Frente, Javier Miranda, opinó que el partido tiene una “enorme responsabilidad de la defensa de la democracia”. El precandidato Daniel Martínez apeló a la emoción y dijo que es tiempo de “luchar por los sueños”.

En el caso de Mario Bergara recordó su época en la juventud comunista. Apuntó contra el excomandante Manini Ríos por entender que “insultó” a toda la sociedad. “Nos insultó a todos, no se olvidó de nada. Se había olvidado de la xenofobia, pero ya lo arregló”, dijo en referencia al video que grabó antes de dejar su despacho en el Ejército.

El comunista Óscar Andrade le reclamó a los senadores de la oposición que tengan la iniciativa de prestar sus votos para votar las venias que destituyen a los generales involucrados en el episodio de las actas del tribunal de Honor, donde José Gavazzo reconoció delitos.

“Es un año de batallas políticas electorales”, expresó pidiéndole a sus compañeros compromiso en la militancia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)