Negocian el voto 50

Caja Militar: Pérez pide bajar efecto de reforma

El diputado “rebelde” condicionó voto a “suavizar” proyecto.

El Frente negocia cambios al proyecto de ley que tiene como objetivo reducir el déficit del Servicio de Pensiones y Retiros. Foto: Fernando Ponzetto
El Frente negocia cambios al proyecto de ley que tiene como objetivo reducir el déficit del Servicio de Pensiones y Retiros. Foto: Fernando Ponzetto

Una alternativa a la reforma de la Caja Militar presentada por el diputado "rebelde" Darío Pérez a la bancada del Frente Amplio disminuye el alcance de la misma. En lugar de abarcar a todos los uniformados que tienen menos de 15 años de servicio, el líder de la Liga Federal pidió que solo sean alcanzados los oficiales de más de 10 años y la tropa con menos de 5 de antigüedad. Por lo que quedaría "suavizada" la reforma.

El legislador preparó un documento que entregó ayer sobre la hora 17.30 en mano al coordinador de bancada Felipe Carballo (Lista 711). Si en la coalición de izquierda dan el visto bueno, "la reforma se aplicaría a menos gente" confirmó Pérez a El País. Según sus estimaciones, afectaría a la mitad de los militares que iban a ser abarcados por esta reforma.

Entre otros aspectos, planteó modificar los años de bonificación para militares, para que cada cinco años trabajados se les contabilicen siete para la jubilación, cuando la iniciativa original establecía seis para soldados, cabos y sargentos.

A su vez, solicitó que los funcionarios que hayan ingresado con más de 26 años puedan acceder a la causal jubilatoria. Esto, con el objetivo de que se puedan jubilar aquellos funcionarios de Sanidad Policial que cumplan funciones en el Hospital Militar, los cuales, según Pérez, se verían perjudicados por estas nuevas medidas. El legislador señaló que trabajan allí más de 3.200 funcionarios, casi el 10% de los integrantes de las Fuerzas Armadas.

"Las modificaciones en el articulado atienden a las críticas que nosotros realizamos en el proyecto, por lo menos algunas de ellas que tienen que ver con los años de bonificación para que personas que entran con determinada edad puedan tener la causal jubilatoria", señaló el diputado. En ese marco insistió en que los soldados pueden perder entre $ 8.000 y $ 10.000 al momento de jubilarse si se aplica esta reforma tal como viene del Senado y señaló también que sin reforma a partir del 2035 "se producirá un equilibrio entre la relación de activo y pasivo".

"Mal parido".

Consultado por la prensa sobre si hay margen de negociación con la bancada, Pérez contestó que él presentó lo que considera "justo".

"Entiendo que siempre en una negociación hay un ir para adelante y no ir para atrás. Pero yo me medí en lo que solicitaba y es estrictamente lo que considero justo", insistió el legislador de la Liga Federal.

El diputado "rebelde" respondió a sus compañeros de bancada que se molestaron porque no planteó los cambios cuando se trató el asunto en el marco de una comisión interna del Frente.

Según dijo, tenía temas familiares que le impidieron participar y tampoco tuvo ganas. "No tenía ganas de estar eternas horas yendo a reuniones, para ir para atrás y para adelante, que un ministro me da permiso y el otro no", señaló acerca de las negociaciones dentro de la bancada del Frente Amplio.

Si no se llega a un acuerdo, Pérez dijo que puede votar algunos artículos y otros no, porque eso sería como apoyar "un sancocho". Para Pérez, el intento de reforma de la Caja Militar "está mal parido", porque no se tuvo en cuenta la opinión de los partidos pese a que el tema trasciende al oficialismo.

Pérez argumentó que el Frente Amplio no estará eternamente en el gobierno y dentro de un año puede haber una mayoría diferente. "¿Entonces a santo de qué se vota esto a un año antes de las elecciones cuando van a cambiar las mayorías parlamentarias? En un año alguien puede venir y decir te modifico esto", añadió. Por lo que aseguró que para hacer una reforma de la caja se requieren "políticas de Estado".

Esta no es la primera vez que Pérez se para firme en el tema. En 2017 —en contra de una decisión de su bancada— se negó a votar el impuesto transitorio a las jubilaciones militares que había sido remitido al Parlamento por el Ministerio de Economía con el objetivo de reducir el déficit que se acumula año a año en el servicio de retiros castrense.

Como plan B ante la posibilidad de que Pérez no acompañe el proyecto de ley que se debe votar antes del 30 de octubre —por disposición constitucional— la coalición de izquierda planea negociar con el diputado de Unidad Popular Eduardo Rubio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)