LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

De “cagadores”

Mujica dijo que no quiere traer a “100 mil cagadores argentinos”. ¿En 2013 no lo eran? Todo es ‘viru viru’. Pasto para la gilada, que compra.

El 10 de enero de 2013, el semanario Búsqueda informaba que no bien regresara de uno de sus tantos viajes a la Venezuela chavista, el entonces presidente José Mujica ejecutaría un plan que desde hacía tiempo tenía en carpeta.

Se trataba de flexibilizar las condiciones para que grandes inversores y empresarios argentinos, a los que sabía descontentos con el maltrato tributario que les dispensaba el gobierno de Cristina Kirchner, accedieran a la residencia fiscal en Uruguay.

¿Qué pasó? Quizá el presidente y su equipo no supieron cómo hacerlo. Quizá fue uno de los tantos anuncios vacíos que durante aquella administración se hicieron y por los que nadie nunca trabajó. O quizá la Vieja, la que al decir del propio Mujica era “peor que el tuerto” del finado Néstor Kirchner, levantó el teléfono y mandó parar.

Siete años después, el presidente electo Luis Lacalle Pou anunció días atrás que su gobierno trabajará para flexibilizar los requisitos para que inversores y empresarios argentinos adopten la residencia fiscal uruguaya. El anuncio luego que el nuevo gobierno argentino modificara por enésima vez las reglas de juego, aumentando impuestos y castigando a quienes en su momento blanquearon lo que tenían en el exterior.

Las palabras de Lacalle Pou llevaron a que estudios y profesionales uruguayas recibieran una catarata de consultas de argentinos interesados en dar el paso. Y la reacción no se hizo esperar.

El primero en levantar la voz fue el nuevo presidente argentino, Alberto Fernández (de Kirchner). El mandatario dijo que si Lacalle Pou le preguntara él le diría que a Uruguay “le costó tanto salir de ese mote de ‘paraíso fiscal’ que volver a caer en eso no es buena idea”. “Le diría que lo pensara dos veces”, advirtió.

Interesante. ¿Por qué deberíamos preguntarle a Fernández cuando él no nos consultó a nosotros para poner un impuesto del 30% a los gastos en dólares de argentinos en el exterior que, a un mes del comienzo de la temporada de verano, golpeó directamente a nuestra economía y turismo?

¿Por qué deberíamos preguntarle a él cómo proceder? ¿O acaso cree que ya nos olvidamos que fue el gobierno de doña Cristina, que él supo integrar, el que operó fuertemente en la OCDE para que a Uruguay le pusieran en aquella famosa “lista gris” y le tildaran de “paraíso fiscal”?

¿Nos preguntó el gobierno de “la señora”, el mismo en que Alberto Fernández revistó como jefe de gabinete, antes de poner en su momento todo tipo de trabas a las exportaciones uruguayas? ¿Se acuerda, Fernández?

¿Y quién salió en Uruguay a respaldar la postura del nuevo presidente argentino y a cuestionar la propuesta de Lacalle Pou? Adivinó. Mujica. Dijo que no quiere traer a “100 mil cagadores argentinos”. ¿En 2013 no lo eran? Todo es ‘viru viru’. Pasto para la gilada, que compra. Y mandados para el peronismo. Faltaba más.

El tiempo dirá. Pero la idea de Lacalle Pou es buena. Y el nuevo gobierno debe trabajar, a diferencia del de Mujica, para llevarla a cabo. Sin vacilaciones. Es hora.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error