CÁMARA BAJA

Bottino, la feminista que asume como presidenta de Diputados

La diputada del MPP es la primera mujer del interior en acceder al cargo.

La nueva presidenta de la Cámara de Representantes es la única abogada que tiene la bancada de Diputados del FA. Foto: Fernando Ponzetto
La nueva presidenta de la Cámara de Representantes es la única abogada que tiene la bancada de Diputados del FA. Foto: Fernando Ponzetto

Es la tercera mujer en ocupar la presidencia de la Cámara de Diputados, después de Nora Castro e Ivonne Passada, todas del Espacio 609. Cecilia Bottino, abogada sanducera de 50 años, se declara feminista y partidaria del lenguaje inclusivo.

Esta tarde asumirá el cargo que hasta ahora fue ocupado por el diputado nacionalista Jorge Gandini. No es solo la tercera mujer que desempeña la tarea de conducir la Cámara, sino la primera del interior en acceder al cargo. Se tuvo en cuenta que hubo cuatros legisladores varones anteriormente: Alejandro Sánchez, Gerardo Amarilla, José Carlos Mahía y Jorge Gandini. "No era una buena señal, sinceramente, que pasara una legislatura sin que hubiera al menos una presidenta mujer", dijo Bottino en entrevista con El País.

Este viernes, Gandini entregará la Presidencia a Cecilia Bottino. Foto: Marcelo Bonjour
Este viernes, Gandini entregará la Presidencia a Cecilia Bottino. Foto: Marcelo Bonjour

Su familia materna es toda frenteamplista y su padre colorado. Ella militó primero como independiente dentro del Frente y en 1999 adhirió al Movimiento de Participación Popular, por la ideología que pregona y el liderazgo de José Mujica y su esposa la vicepresidenta Lucía Topolansky, con quien dijo mantiene una relación de cercanía.

Hasta 2005 estuvo totalmente dedicada al ejercicio liberal de la profesión con énfasis en derecho laboral y asesoramiento a cooperativas de vivienda. Cuando gana por primera vez el oficialismo a nivel nacional se desempeñó como asesora legal en el hospital de Paysandú, hasta que en 2010 trabajó como diputada suplente de Gustavo Rombys.

Bottino vive en Paysandú, pero varios días a la semana permanece en Montevideo donde comparte un apartamento con sus hijos Bruno (22) y Martín (20), ambos estudiantes. "Son mi apoyo principal", afirma sobre ellos. De su vida privada prefiere no dar detalles "porque hay que ser cuidadosa y a las mujeres nos miran con especial lupa".

La nueva presidenta de la Cámara tiene un equipo principalmente femenino. En su despacho del Edificio Anexo del Palacio Legislativo trabajan tres secretarias mujeres y un hombre. Como colaboradoras en la presidencia de Cámara son cuatro administrativas y cuatro mujeres ujieres. "Las que dijeron que sí en principio son todas mujeres", contó. A último momento se sumó un funcionario, que será el único hombre entre todas las colaboradoras.

Como feminista fue una de las impulsoras de la ley de paridad —para que las listas se conformen por la mitad de hombres y mujeres— pero la norma nunca prosperó. En su gestión, hará foco en la autonomía económica de la mujer y la necesidad de promover el empleo en el interior del país.

Fachada del Palacio Legislativo. Foto: Gerardo Pérez.
Fachada del Palacio Legislativo. Foto: Gerardo Pérez.

Como diputada Bottino planteó el uso del lenguaje inclusivo en la redacción de una ley, pero sus compañeros legisladores no lo aceptaron. "Al lenguaje inclusivo lo veo como una necesidad que no todos comparten. Podemos usar la misma redacción con un lenguaje inclusivo, en la comisión en la que trabajo lo he dicho y he quedado sola. Me parece que lo que falta es un asesoramiento de cómo podemos redactar las leyes a los efectos de que quede en un lenguaje inclusivo que para mí es necesario", opinó.

Bottino considera que en el Parlamento están "muy atrasados" en lo que respecta al uso del lenguaje inclusivo. "Acá no hay una lingüística inclusiva (...) El tema no se ve como una necesidad, en mi caso sí lo veo. Lo que podríamos ver son experiencias que ya se están implementando cómo la podemos trasladar, incluso en la redacción legislativa y la técnica", señaló.

En el manejo de las redes sociales, Bottino quiere ser "cuidadosa" y en eso se encarga de dejar en claro sus diferencias con Gandini, el anterior presidente de la Cámara de Diputados. "Representamos más que un partido político y más que un departamento. Tenemos que dar fuertes señales de institucionalidad. No comparto el uso de Twitter con posturas personales", afirmó. Se refiere puntualmente a la carta que Gandini envió al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, en la que afirmó sentirse "avergonzado" por la postura de Uruguay respecto a Venezuela.

Además de la presidencia de la Cámara, una de las cuatro vicepresidencias estará también en manos de una mujer: la diputada colorada por Salto Cecilia Eguiluz. El resto de las vicepresidencias aún no fueron acordadas por los partidos.

"El viático se paga para cubrir gastos extraordinarios, no es otro salario"
Cecilia Bottino. Foto: Marcelo Bonjour

—¿Cómo abogada qué autocrítica hace de la calidad de las leyes que se están aprobando por el Parlamento?

—El tema no es de ahora. Siendo abogada, egresé en 1993 de la Facultad de Derecho, y ya nos preguntábamos quién redactó estas leyes porque una cosa es la elaboración teórica y otra es la práctica y la aplicación. No es que haya menor calidad de la elaboración de las leyes, eso yo no lo comparto. No comparto cuando se hace énfasis en la inconstitucionalidad de las leyes desde el Parlamento, y lo he dicho muchas veces, porque la única que puede declarar inconstitucional es la Suprema Corte de Justicia. A muchas leyes ya les colocan los títulos de inconstitucionales cuando parten del Parlamento, cuando en realidad las leyes se presumen constitucionales. No es cierto que haya mayor declaración de inconstitucionalidad de las leyes en estos períodos del Frente Amplio que anteriormente. Eso es falso.

—Varias leyes aprobadas en el gobierno del expresidente José Mujica como el impuesto a la tierra, artículos de la ley de medios y de la ley de presupuesto fueron declarados inconstitucionales.

—La ley de medios es constitucional y quedó prácticamente entera. He sido muy crítica con algunas declaraciones de inconstitucionalidad que para mí tenían un sesgo, por ejemplo la del Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) y la de la ley interpretativa de Caducidad. (…) Se ha querido instalar una cuestión que reitero no es tal, porque si se mira cuando gobernaba la oposición los números son similares. El famoso dos bibliotecas y hasta tres está presente en los pedidos de asesoramientos de las cátedras, son escasas las unanimidades.

—¿Para el Frente Amplio no ha pesado más el criterio de que lo político está por encima de lo jurídico?

—No, son definiciones políticas que tenemos que tomar cuando hay hasta asesoramientos contradictorios de las cátedras que nos ha pasado mucho en este período. Tenemos que dar una definición política y jurídica y en algunos casos se ha dificultado.

—El diputado Darío Pérez dejó al Frente sin el voto 50 en varias oportunidades. ¿Se puede decir que es impredecible su accionar?

—Ha sido como una actitud recurrente a marcar posturas que si bien eran trasladadas a la bancada, algunas las conocíamos y otros teníamos como la sorpresa y eso lo tenemos que tratar de evitar con mucha coordinación. Me parece que igual los temas más álgidos ya pasaron y no tendríamos que tener mayores problemas para tener los 50 votos.

—¿Cuál es el criterio que usará para definir los viajes de los legisladores?

—El criterio es que hay participación en organismos internacionales que ya están laudados, que son determinados legisladores que integran. Hay como una mirada de rendir cuentas que me parece que ahí es donde está el debe. Uruguay se tiene que vincular, no podemos dejar los espacios, capaz que hay que hacer un mayor énfasis en la devolución de la tarea. Después está el tema de los viáticos, el MPP impulsó la rendición de los gastos. No podemos ser el único organismo que no tenga claro cómo se rinden y cómo se devuelven los viáticos. No creo que los viáticos integren nuestros salarios, son una compensación para cubrir gastos extraordinarios y como tales tienen que estar sujetos a rendición de cuentas. Tengo la convicción personal de que el viático es para gastos extraordinarios; no es un salario para el legislador.

Diputados sigue sin aplicar voto electrónico

Cecilia Bottino, la nueva presidenta de la Cámara, se propone hacer una gestión austera. "El tema de la austeridad pasa por ser muy responsable en el uso de los recursos que no son del presidente, sino de la ciudadanía y cada uno de los gastos que se definan tiene que estar justificado", opinó la diputada del Movimiento de Participación Popular.

No está en los planes de Bottino instrumentar el sistema de voto electrónico que compró la Cámara durante la presidencia del diputado Germán Cardoso (Partido Colorado) en el año 2014. "No están dadas las condiciones, hay objeciones de tipo práctico. Es casi imposible", confesó Bottino. La principal razón pasa por el hecho de que el sistema no es compatible con lo que dice el reglamento de Cámara.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)