Cooperativa Lechera de Melo

Botana: Topolansky dijo que se estudiará caso de Coleme

Coleme le debe a sus remitentes unos US$ 700.000.

Intendente de Cerro Largo, el nacionalista Sergio Botana. Foto: Ariel  Colmegna
Intendente de Cerro Largo, el nacionalista Sergio Botana. Foto: Ariel Colmegna

Ocurrió algo que era previsible. En Cerro Largo se levantaron voces para que, de la misma forma que el Estado ayudó rápidamente a Pili, la empresa láctea de Paysandú que atraviesa graves problemas, haga lo mismo con la Cooperativa Lechera de Melo (Coleme), la cooperativa de producción más vieja de Uruguay.

El intendente de Cerro Largo, el nacionalista Sergio Botana, que ayer se reunió con las nuevas autoridades de Coleme, le dijo a El País que la semana pasada le planteó a la vicepresidenta Lucía Topolansky, la necesidad de que se instrumente algún apoyo para Coleme y que esta la respondió que, una vez resuelta la situación de Pili, se abordará la situación de la cooperativa arachana. También planteó la situación a la vicepresidenta el senador blanco, Jorge Larrañaga. "Está bien salvar a Pili pero está mejor salvar a Coleme", dijo Botana. "Coleme produce cuatro veces menos que Pili pero también debe ochenta veces menos. Se ha redimensionado y es viable", aseguró Botana.

Coleme le debe a sus remitentes unos US$ 700.000. Botana propone que el Estado asista a la cooperativa por esa cifra y que recupere parte del préstamo recibiendo galpones de la cooperativa que podrían destinarse a la enseñanza pública y el resto lo pagaría la comuna en un plazo de cinco años. Según Botana, la situación laboral en su departamento es "crítica". Se redujo el área de soja y arroz en la última campaña y el sector comercial está pasando por un mal momento, señaló.

La intendencia ya había planteado pedir un préstamo al Banco República de US$ 15 millones y destinar una parte a asistir a Coleme pero en su momento no consiguió el aval de la Junta Departamental por la oposición de los ediles frenteamplistas. "La lechería es colonizadora. No hay lechería sin familias, sin electrificación. El ganado lechero implica genética, buena alimentación", agregó.

Pablo Jorge, dirigente del sindicato de la cooperativa de Cerro Largo, dijo a El País que el gremio ve "con buenos ojos" la posibilidad de una asistencia estatal "porque sin productores no hay trabajo; sería una medida para salir del paso". Actualmente, de la plantilla de 59 trabajadores de la cooperativa, 24 están en el seguro de paro rotativo desde el 17 de marzo del año pasado, dijo Jorge. Ha sido prorrogado en varias oportunidades. Coleme está al día con los sueldos pero debe el salario vacacional. Solamente está produciendo y distribuyendo leche fluida porque cayó un acuerdo que tenía para producir para Conaprole. Procesa unos 14.000 litros de leche diarios y una vez por semana envía unos 30.000 a la empresa Talar que elabora quesos. Pili procesa hoy 70.000 litros diarios aunque tiene en su planta capacidad para llegar a 400.000 litros.

Coleme recibe la producción de 45 tamberos de las cercanías de Melo, ubicados a no más de 50 kilómetros de la capital del departamento. Los productores son pequeños y el que envía más leche llega a 2.000 litros diarios. "Durante años hubo una horrible gestión. Está al día con los salarios pero hay incertidumbre", sostuvo Jorge. Coleme fue fundada en 1932.

Jorge explicó que la principal fuente de trabajo en Cerro Largo es el frigorífico PUL, con alrededor de 600 trabajadores, un par de molinos de arroz y una fábrica de la empresa Isusa. Cuando un trabajador pierde su empleo muy frecuentemente debe emigrar a otro departamento o hacer "changas" porque "no hay mucho", señaló. "Ayer se reunieron en la junta porque han cerrado 40 comercios", dijo Jorge.

Cerro Largo es uno de los departamentos con peores indicadores sociales del país. En 2011 tenía 84.698 habitantes, de los cuales 53.245 residen en Melo.

La lechería uruguaya atraviesa una situación compleja. Al largo conflicto en Conaprole, que sigue su curso, se suma el panorama complejo en Pili que pidió concurso y la situación de Calcar y Claldy que afrontan importantes deudas.

De todas formas, el panorama para las exportaciones del sector lácteo ha mejorado algo. La factura exportadora del sector lácteo sumó US$ 346 millones entre enero y julio de este año, según datos del Instituto Nacional de la Leche. El valor de las ventas resultó 11% superior al del mismo período de 2017, debido principalmente a un aumento en la cantidad de leche en polvo entera y de manteca comercializada. Brasil y Rusia son los principales destinos de los productos lácteos uruguayos.

Los precios promedio recibidos por los productos exportados en el período subieron 15% en el caso de la manteca y 6 % en el caso de los quesos, en tanto cayó el de la leche en polvo descremada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º