La entrevista del domingo

Bordaberry: "He vuelto a sentir el entusiasmo de poder hacer algo"

Pedro Bordaberry, presidente de la Comisión Normalizadora de la AUF.

Pedro Bordaberry, presidente de la Comisión Normalizadora de la AUF. Foto: Fernando Ponzetto
Pedro Bordaberry, presidente de la Comisión Normalizadora de la AUF.
Foto: Fernando Ponzetto

Admitió haber recobrado el “entusiasmo de hacer, del trabajo ejecutivo” que es lo que más le gusta, luego de diez años como senador de la oposición. “Volví a sentir el entusiasmo de poder aportar algo en un asunto complicadísimo”, dijo en entrevista con El País. Bordaberry sabe que su misión y la de sus compañeros Andrés Scotti y Armando Castaingdebat es lidiar con un problema y por eso quieren aprobar el nuevo Estatuto que pide la FIFA “lo antes que se pueda”.

—¿Usted es el político del momento? Todo el mundo habla del fútbol y de la Comisión Normalizadora que la FIFA nombró en la AUF. ¿Cómo maneja esto?—Yo estoy en la Estación Carnelli en la política, parafraseando a un expresidente (Jorge Batlle), estoy de salida. Así que ya me queda un año y poco de la actividad política. No me siento el político del momento ni nada, me siento que estoy encarando un desafío nuevo que es un anticipo de mi vida después de 2020.

—¿Cómo está encarando este trabajo? Me imagino que tuvo que cambiar el chip de la política al fútbol.

—Me siento como cuando llegué al Ministerio de Turismo el 13 de setiembre de 2003. Con el entusiasmo de hacer, de trabajo ejecutivo. Volví a sentir el entusiasmo de poder aportar algo en un asunto complicadísimo. Siento esa posibilidad que había perdido un poco tras diez años en el Parlamento.

—En el Parlamento es todo negociación, especialmente si uno está en la oposición. Hay que negociar un proyecto de ley, un artículo con el oficialismo que tiene la mayoría y con la oposición también. Acá es distinto. Usted es el presidente.

—Es buena cosa ese entrenamiento, esa combinación porque hay que hablar con mucha gente para salir de la situación en la que está el fútbol. Entonces hay una mezcla de ejecutividad y negociación. Hoy hablábamos con Andrés Scotti y él sacó el tema del Museo del Fútbol. Y preguntó cómo estaba CAFO (la comisión administradora del Estadio Centenario). Y mirá a quién le dio manija… Y allá se fue él al Museo. Esto hay que privilegiarlo, me dijo. Hay mucha cosa por hacer.

—¿A Scotti lo conocía de Wanderers, el club del cual usted es hincha, y donde él jugó en 1997 y en 2001?

—No, no lo conocí ahí. Había estado una vez con él en un torneo de golf a beneficio de un proyecto educativo. Fuimos los dos a colaborar. Es un tipo formidable. Tiene el espíritu del gran back, me hace acordar a Hugo De León. No tienen pelos en la lengua, saltan a cabecear y van con todo, no se cuidan.

—¿De dónde viene su vínculo con el diputado del Partido Nacional Armando Castaingdebat? ¿Del Parlamento?

—No, no, el conocimiento es de mucho antes. Jugamos ambos en la Liga Universitaria y lo conozco hace por lo menos 35 años. El era arquero de Nacional Universitario y siempre se acuerda de un centreforward fornido del club Familiar, que un día le hizo un gol con la rodilla. Todavía le duele eso.

—¿Cuál fue la primera medida que tomaron en la AUF? ¿La televisación del partido de Uruguay y México?

—Fue el primer tema que nos cayó el martes 28 cuando nos instalamos. Hicimos un llamado, pero los llamados a interesados no se pueden hacer con tan poco tiempo de anticipación. Se hizo el llamado para un día porque el partido es la semana que viene. Si uno quiere que alguien compre los derechos de televisión se necesita que después el comprador arregle con el satélite para bajar el partido, hay que levantar la programación, ponerlo, anunciarlo e ir a ver auspiciantes para el partido. En una semana es muy difícil que se presente. Ahora para el futuro se firman los contratos, tenemos los derechos, se hace un llamado en diez días pero tratando que tengan un mes para prepararse.

—¿Ha hablado con el maestro Óscar Tabárez?

—Sí, hablé por teléfono. El que habla más es Scotti porque un poco más que yo de fútbol sabe. Es necesario hablar con él. Tabárez ya tenía un contrato conversado con el anterior ejecutivo. Si hay un proyecto exitoso en Uruguay es el liderado por Tabárez. Ni qué hablar. Scotti está muy de acuerdo también con eso.

—En las redes sociales subieron fotos suyas con el escudo de la AUF y una leyenda que decía Pedro presidente, en tono irónico. ¿Cómo lo tomó?

—Acá hay dos cosas. Una es la libertad. Todo el mundo habla de libertad salvo cuando le entran a pegar, y entonces se enoja. Si hay libertad, hay libertad. Uno debe hablar de libertad cuando se publican cosas contra uno, esa es la verdadera libertad. Y libertad es tolerar al que critica a uno y reconocer el derecho a hacerlo. Lo segundo es que el fútbol, la política y las bromas van de la mano. Los llamados memes son hoy parte de la vida. Hay algunos de los que me río, otros que no me hacen gracia y algunos me duelen. Nunca me quejé ni me voy a quejar.

—El hecho de que no haya nadie del Frente Amplio en la comisión de regularización de la AUF por la propia decisión del presidente Tabaré Vázquez, que hizo bajar a varios candidatos, ¿puede ser una dificultad en la relación con la Secretaría de Deportes?

—No porque yo no le pedí permiso al Partido Colorado para estar acá. Ni represento al Partido Colorado. Yo estoy acá personalmente. La Secretaría Nacional de Deportes no es la Secretaría Nacional de Deportes del Frente Amplio, sino del Uruguay. Fernando Cáceres que está al frente a eso lo tiene bien claro y nos da garantías a todos. La primera llamada que hice cuando asumí fue a él. Me dijo que están para ayudar, dar una mano. Me lo encontré en estos días en el Parlamento y volvimos a hablar de eso. Me gustaría que integrara algún funcionario al equipo que va a estudiar los Estatutos para que venga a hacer comentarios cuando los estemos haciendo, sea un abogado o algo.

—¿Cuándo piensa que se debería aprobar el Estatuto que pide la FIFA?

—Lo antes que se pueda. La fecha límite es febrero pero si podemos antes, mejor, porque esta es una situación de la que hay que salir. Rápidamente.

—¿Ha tenido alguna señal de Tenfield?

—No. Tiene contrato vigente hasta 2025 y hay que respetarlo. Es un proveedor. Tampoco he hablado con Antel, Sam-sung que tienen contratos vigentes. Ni La Española, con contrato vigente.

—¿Conoce alguna razón por la cual el Frente Amplio no quiere considerar su proyecto de ley sobre la creación de la figura del arrepentido, el informante y el agente encubierto para los casos de corrupción?

—Eso es para preguntarle al Frente Amplio. Son figuras que existen en otros ordenamientos jurídicos desde hace mucho tiempo. La del arrepentido ya existe en Uruguay, principalmente en lo que refiere al lavado de activos. Esto hay que ampliarlo a los casos de corrupción. En Argentina y en Brasil pasó. En Netflix hay una serie llamada El mecanismo que habla del caso en Brasil. En Argentina debe haber alguien pensando en hacer algo así. No sé si será El mecanismo o Los cuadernos. El primer caso público que fue el que me inspiró para el proyecto fue justamente un caso vinculado con el fútbol. El presidente de la Asociación de Fútbol de Estados Unidos Chuck Blazer, fallecido en 2017, estaba incurriendo en actos de corrupción según descubrió el FBI. Y él se arrepintió. Y después fue informante y agente encubierto. Estuvo dos años con los micrófonos ocultos yendo a reuniones de corruptos. Eso permitió luego llegar a los otros y destapó todo.

—¿Cómo funcionaría el mecanismo previsto en su proyecto de ley?

—El primero que se arrepiente y cuenta obtiene el beneficio. Pero el segundo arrepentido ya no puede contar lo que contó el primero. Ahí se hace una carrera para ver quién se arrepiente primero porque el que llega último ya no tiene anda que contar y no tendrá beneficio.

—Antes de esta propuesta de la FIFA para que formara parte de la Comisión Normalizadora de la AUF, ¿le pasó por la cabeza no irse de la política en 2020? ¿Alguien quiso convencerlo de quedarse?

—Cuando uno dice que se va la gente le empieza a decir che, no te vayas. Es como decía creo que Jaime Roos, qué espónsor la muerte. ¿Alguna vez fue a un velorio donde se hablara mal del muerto? Pero sí, me pasó mucho. Ayer me paró en la calle un muchacho que subió una foto conmigo a las redes. Y me dijo Pedro no te vayas, yo no te voto pero no te vayas. Es lindo que sucedan estas cosas. Me lo han dicho desde dentro del partido y desde otros partidos.

—Con el regreso del expresidente colorado Julio María Sanguinetti a la actividad política, con mucho entusiasmado y participando activamente en el movimiento Batllistas, ¿ve una mejoría en el Partido Colorado?

—Cuanto más gente haya en la cancha mejor. ¿Quién discute a Sanguinetti?

—¿Hay alguna posibilidad de que usted trabaje con él con vistas a la próxima campaña?

—No, no. Yo no voy a ser candidato. Aparte ya he dicho que prefiero no participar en la interna porque en todos los grupos que están participando hay gente que estuvo conmigo y me apoyó. Entonces no voy a ponerme enfrente de ellos. En el grupo de José Amorín están Germán Coutinho, Claudia Aguilar. En el de Sanguinetti están Germán Cardoso, Walter Verri. En el caso de Ernesto Talvi hay muchos como Pasquet, Carolina Ache, Valentina Rapela.

—¿Qué chances le ve a Talvi de llegar a ser candidato presidencial del Partido Colorado?

—Es bueno que haya un amplio espectro de propuestas en el partido. Hay gente más conocida como Sanguinetti o Amorín. El gran desafío de Talvi es que la gente lo conozca. Capacidades y condiciones creo que nadie le objeta.

—¿Hoy ve a la oposición con posibilidades de ganar la elección de 2019?

—Estoy ahora en una posición donde prefiero no manifestarme mucho, pero todo el mundo sabe cuál es mi posición. Lo que hay que tener es una alternativa clara que la gente visualice. Eso es lo que se necesita. ¿Qué mejor país ofrece el otro respecto al que hoy tenemos? Y convencer a la gente de que va a vivir mejor que lo que hay. El desafío que tiene la oposición es ese, lograr cambiar.

Ya dejó su banca en el senado

Se va a dedicar tiempo completo a la AUF, me imagino. ¿Y la política? ¿Va a ocupar su banca en el Senado?

—Ya pedí licencia en el Senado y me la votaron. Pedí licencia hasta octubre en principio. Después tendré que ver si no pido más tiempo.

—No va a estar en el análisis y discusión de la Rendición de Cuentas 2017, entonces.

—Estuve yendo a la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado esta semana porque son más de 330 artículos que contiene el proyecto que ya aprobara la Cámara de Representantes. Yo venía trabajando hace un mes y medio en la Rendición en base a antecedentes, informes, números, etc. Pero eso no se lo puedo pasar a un suplente para que arranque de cero con el tema. Así que de a poco le estoy pasando a Cecilia Eguiluz, que será mi suplenta, como a José Amorín que es el otro sector del partido, todos los estudios ya hechos para aprovechar el trabajo.

—En el Frente Amplio se lo ve a Usted como un adversario frontal, leal.

—Eso está bueno. Obviamente uno tiene mejores relaciones con unos que con otros. Pero sí, en el Frente he tenido también adversarios muy frontales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)