La seguridad sigue en el tapete

Bordaberry: "El gobierno maquilló las rapiñas"

“Estamos presenciando un sinceramiento porque los datos los tiene la Fiscalía”, sostuvo el senador.

Juan Pedro Bordaberry con Eduardo Bonomi: el senador colorado ha sido un crítico constante del ministro. Foto: Ariel  Colmegna.
Bordaberry con  Bonomi: el senador colorado ha sido un crítico constante del ministro. Foto: Ariel Colmegna.

Cuando nos comprometemos, ¡cumplimos!", así enfatizó Tabaré Vázquez en la campaña electoral que si llegaba al gobierno iba a bajar las rapiñas por lo menos un 30%. Sin embargo, a cuatro años de aquel 13 de octubre de 2014 la me- ta para seguridad quedó en un escalón casi imposible de cumplir.

El informativo VTV Noticias adelantó los números sobre rapiñas que el Ministerio del Interior anunciará en la primera quincena de julio. Las cifras muestran que en el primer semestre de 2018 las rapiñas aumentaron un 56,9% en comparación con el mismo período del año pasado.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, no quiso pronunciarse sobre el tema ayer en una rueda de prensa. Dos fuentes del gobierno señalaron a El País que la información divulgada por VTV Noticias es correcta y el presidente Tabaré Vázquez ya está informado.

Entre el 1º de enero y el 13 de junio de este año se registraron 4.810 rapiñas más que en el mismo período de 2017. En ese período del año pasado se acumularon 8.459 casos, mientras que en lo que va del año se llevan contabilizadas 13.269.

"Maquillaje".

El tema fue abordado por los dirigentes de la oposición que salieron públicamente a criticar al gobierno. Opinaron que la gestión en seguridad ha fracasado.

En esa línea, el senador del Partido Colorado Pedro Bordaberry dijo a El País que al conocerse estos números queda demostrado que el gobierno le mintió a la ciudadanía y estaba "maquillando las cifras" para intentar cumplir con la promesa electoral.

"Acá queda claro que hay un error muy grave que puede deberse a ineptitud o a intención. Yo creo que es intencional", dijo el senador. Bordaberry explicó ahora el gobierno no puede "maquillar" las cifras porque perdió el poder de manejo de los datos.

Recordó que al entrar en vigencia el nuevo Código del Proceso Penal, el registro pasó del Ministerio del Interior a la Fiscalía General de la Nación. "Estamos presenciando un sinceramiento de la realidad", consideró el senador.

El legislador explicó que, según el ministro, la baja de las rapiñas comenzó a partir de diciembre de 2015 y continuó en 2016 y 2017. "Bonomi y Váz-quez habían prometido (en la campaña electoral) que iban a bajar 30%. Y bajan hasta que el registro pasa a manos de la Fiscalía. Nos estaban dibujando los números para cumplir con su promesa electoral", dijo el senador colorado.

Bordaberry interpeló en dos ocasiones al ministro del Interior, cuestionando su gestión en seguridad, y dice que estos nuevos datos indican que los argumentos que manejó en esas oportunidad eran los correctos.

"¿Cómo pasamos de bajar las rapiñas, y la promesa de bajarlas 30%, a un aumento de más del 50%? ¿Por qué tan rápido? El motivo es que le sacaron los datos al Ministerio del Interior y ahora los tiene la Fiscalía", opinó Bordaberry.

La senadora frenteamplista Daniela Payssé dijo que hay varias causas para el aumento. También comentó que hoy es más fácil hacer denuncias por el sistema de tablets que manejan los policías en las calles.

"A Payssé hay que decirle que los Reyes Magos son los padres", dijo el senador de la oposición. El legislador colorado, que ya decidió que no se presentará en las próximas elecciones, sostiene que el escenario es claro. "Estábamos ante un mal manejo de la información, o una manipulación. Y si se me pregunta, yo no tengo pruebas, pero mi sospecha es que hubo una manipulación de la información de rapiñas, que queda al descubierto desde que entra en vigencia el nuevo código y la información la toma la fiscalía", enfatizó Bordaberry.

El País consultó a las autoridades del Ministerio del Interior para poder tener la opinión de la cartera sobre lo planteado por Bordaberry. Sin embargo, en la Secretaría de Estado optaron por no entrar en la discusión. "Que (Bordaberry) cuestione lo que quiera. Cuando él quiera que venga a auditar (las cifras). Cero comentarios", señalaron a El País desde el Ministerio del Interior.

Por otro lado el senador del Partido Nacional Javier García opinó que la situación "no da para más".

"Las cifras revelan una catástrofe. Una catástrofe que se quiso ocultar adjudicando intenciones o las causas de la violencia a todos menos a quien le corresponde, que es al gobierno", dijo el legislador blanco.

Para él está quedando demostrado que el gobierno frenteamplista no está logrando controlar la situación de inseguridad.

"El gobierno tiene que asumir su responsabilidad y dejar de echar la culpa a los demás. El presidente Tabaré Vazquez es el principal responsable políticos por abandonar la lucha contra la delincuencia. Él tiró la toalla y se están registrando situaciones muy graves", declaró García, que pertenece al sector Todos.

Daniela Payssé - Senadora del Frente Amplio
"Las cifras solas, no tienen alma"
Senadora Daniela Paysse. Foto: F. Flores

—¿A qué responde el aumento de las rapiñas?

—Hubo un aumento grande. También hay más posibilidad de denunciar. Las tablets han arrimado el sistema de denuncia a la gente. Pero hay una cantidad de fenómenos a analizar, ya que hay datos en este país que por suerte son transparentes.

—¿Qué tiene que esperar la ciudadanía en cuanto a la respuesta del gobierno?

—Estamos preocupados y trabajando y no ocultamos los datos. Se tomaron medidas y se van a tomar más.

—¿Hay medidas de impacto inmediato?

—Con la violencia en el deporte se pedía medidas ya. Fue un proceso, la profesionalización de la policía, las cámaras. No se descarta un nuevo despliegue de la Republicana. El gobierno está analizando medidas pero también cuando las cosas salen bien en general pasan de una forma intrascendente. En pleno verano desbaratamos una banda internacional que robó en el Conrad.

—¿Es positiva la gestión en seguridad?

—Yo no tengo por qué dar una calificación.

—La meta era bajar 30% las rapiñas.

—Hubo cosas positivas y otras que se tienen que corregir y mucho. No soy amiga de los porcentajes ni los números.

—Lo planteó Vázquez.

—El presidente hizo esa propuesta con elementos que le hacían plantear lo que planteó. A mí no me gusta hablar de porcentajes en este tipo de cosas. Los números solos no tienen alma. Él con todo derecho lo hizo y yo lo respeto. Los números son más porfiados que los propósitos. Y hay un marco electoral.

—El dato es objetivo, ¿qué tiene de electoral?

—Fui oposición y nunca usé la seguridad para botín electoral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º