Ministro en la mira

Bonomi fue advertido hace 20 días del asesinato del recluso

Otras dos muertes investigadas en cárceles; familia de Núñez presenta una demanda.
Unicom admitió que publicó comunicado con información falsa.

Revuelta: el problema comenzó en el tercer piso, zona oesta del penal. Foto: archivo El País
Revuelta: el problema comenzó en el tercer piso, zona oesta del penal. Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Veinte días antes de presentar su informe sobre la muerte de un preso en el Penal de Libertad, el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit, trasmitió al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, que el recluso Carlos Alberto Núñez (40) había sido asesinado por una bala de goma disparada por la Policía y no debido a una reyerta entre presos, como atestiguaron dos guardias.

En la reunión, Bonomi escuchó el relato del crimen que Petit reconstruyó a partir de versiones de muchos internos y filmaciones.

Mientras tanto, Bonomi tomaba notas. Fue muy escueto.

El jerarca ministerial transmitió a Petit que se quedara tranquilo, ya que si las investigaciones en curso detectaban irregularidades de policías, estos iban a ser sancionados, según señalaron a El País integrantes de la Comisión Bicameral de Seguimiento Carcelario.

El episodio generó la remoción del director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Gonzalo Larrosa.

En la interna carcelaria se sabía desde hace tiempo que Larrosa estaba en la cuerda floja. La información errónea transmitida al Ministerio del Interior sobre la muerte del preso, que generó un comunicado de la cartera, aceleró su alejamiento. El problema es que las políticas carcelarias no tienen rumbo. En el Ministerio del Interior no hay un equipo técnico solvente que defina nuevas políticas o cómo enfrentar la crisis carcelaria, dicen sus críticos.

En el correr de este año hubo, por lo menos, otras dos muertes confusas en el sistema penitenciario. Las dos ocurrieron en el Comcar. Un recluso que por la noche se trepó junto a otros a un techo del módulo, recibió disparos de armas no letales. Se cayó del techo. Aún no se sabe si ese interno se cayó porque tropezó, o porque fue impactado por una bala letal.

Otra muerte dudosa es la de un recluso que se enfrentó con otro en un pasillo. Uno de los presos tenía una "lanza" y el otro un cuchillo artesanal. Uno de ellos recibió un puntazo en un ojo y murió. Una primera versión expresó que la víctima sufrió un lanzazo de su contrincante. Sin embargo, la familia maneja otra versión: recibió un impacto de bala. La demanda ya fue presentada en este año contra el Ministerio del Interior, señaló a El País el abogado de la familia, Marcos Pacheco.

En el suelo.

El recluso Núñez fue ejecutado a corta distancia, cuando estaba en actitud no peligrosa, con sus manos en alto. Los policías y los reclusos ya dominados estaban separados por una reja. A Núñez se le ordenó que se echara al suelo y entonces recibió un disparo de munición no letal. Pero a muy corta distancia, por lo que le dejó un orificio de cuatro centímetros de diámetro.

"Los enfrentamientos son muy comunes, el uso de munición no letal es muy común y utilizada a más de diez metros produce dolores y daños, aunque no irreparables. Lamentablemente se vuelve como una medida totalmente usual, hay un acostumbramiento a eso de las dos partes", contó el comisionado carcelario, Juan Miguel Petit en el Parlamento. Tras el crimen, Petit y el fiscal de la ciudad de Libertad recibieron información en el penal de los responsables del área operativa y de reclusión. Les dieron la versión de que la muerte fue por un enfrentamiento entre internos y por una herida de arma blanca, y que eran indagados varios presos sospechosos por el hecho.

Petit recorrerá 28 cárceles y elaborará un informe para el próximo año. Foto: M. Bonjour
Juan Miguel Petit. Foto: Marcelo Bonjour

Según testimonios de los reclusos, la hostilidad de los internos pudo deberse a una intento de amotinamiento "o una simple protesta porque en incidentes previos se produjeron disparos que lastimaron a un interno y así reclamaban la presencia del médico".

"Probablemente, algunos salieron para agredir a otros, pero en ese amotinamiento no se produjeron agresiones entre internos. Es importante destacar que durante el tiempo en que ese grupo de veinte estuvo afuera no hubo ningún herido entre ellos, ya fuera por arma blanca o golpes", dijo Petit.

Muchos disparos.

Las guardias de varios pisos se juntaron en ese lugar y empezaron a disparar con cartuchos de munición de baja letalidad o no letal. "Hubo muchos disparos; y disparos de gases lacrimógenos. También llegó la guardia de perros. La situación fue bastante caótica con gritos, ruidos, roturas, humo, etcétera", relató el comisionado. Y siguió explicando a los legisladores: "un interno se acerca a esa reja (que separaba a policías de los amotinados) y recibe un disparo con munición no letal. Ese interno queda tirado junto a esa puerta; es claro que está mal herido. No estaba simulando ni intentando manipular la situación".

Penal de Libertad: un recluso fue muerto en 2016 y los familiares le reclamaron al Estado. Foto: F. Flores
Penal de Libertad. Foto: Francisco Flores

"El interno queda en el piso por varios minutos. Los funcionarios nos dijeron que ellos no vieron a nadie tirado", añadió. Pero "Núñez es retirado a la planta baja, a un calabozo. Testimonios de internos que cruzaron la zona, señalaron que Núñez decía que le habían tirado con balas de verdad".

El servicio médico que va a Libertad está en Montevideo

Los médicos que analizaron los pormenores de la muerte del recluso Carlos Núñez dijeron al comisionado carcelario Juan Miguel Petit que, probablemente, la muerte de este se produjo porque "le estalló el bazo, lo que provocó que se desangrara lentamente. El dolor que sintió, así como otros elementos, muestran que pasó terribles momentos".

Núñez repetía desde el calabozo que se desangraba y que le dispararon con balas de verdad. "Luego de que pasaron todos los internos a revisión médica, la doctora recuerda que salió, preguntó si quedaba alguno más y le dijeron que había un pinchado (apuñalado en lenguaje carcelario). El pinchado era Núñez. Cuando llegan, ven que la herida era muy grave. Era una herida de cuatro centímetros de diámetro. Todo indica que un cartucho de munición no letal, disparado a muy corta distancia, fue lo que le explotó el bazo".

La médica se dio cuenta que era imposible salvar al interno en ese lugar, en ese momento. Si bien se cumplió con el protocolo para llamar a la ambulancia, el servicio médico que está contratado debe viajar desde Montevideo. "Todo indica que (Núñez) no era de los agitadores, sino al revés".

Petit recomendó que el Servicio de Atención Integral para las Personas Privadas de Libertad de ASSE cambie el sistema de atención de emergencia con ambulancia, por un sistema rápido que asegure la presencia inmediata. El comisionado se quejó de la versión inicial del ministerio. "Hubo una gran cantidad de días para rehacer esa versión. Podían haber conseguido información, preguntado, valorado los hechos, hablar con los médicos para, por lo menos, decir que había otra versión".

"No estamos preparados en primeros auxilios"

Juan Nolasco, integrante de la Organización de Funcionarios Civiles Penitenciarios, concurrió el jueves 29 de noviembre a la comisión del Parlamento encargada del seguimiento del sistema carcelario. Allí fue consultado por los legisladores sobre distintos aspectos de su trabajo en los centros de reclusión.

En la reunión dijo que "sobre la capacitación en primeros auxilios, ejecución de planes de evacuación y demás, no hay capacitación. La capacitación es muy general y está basada más que nada en lo que es el sistema penitenciario actual, teniendo en cuenta cómo deberíamos trabajar en una unidad penitenciaria, con una capacitación más basada en lo que sería el ideal, pero cuando llegamos a las unidades penitenciarias, la mayoría de las cosas no se pueden cumplir", según consta en la versión taquigráfica de la reunión.

"Lo matamos como a un perro a este recluso"
Daniel Radío, diputado del Partido Independiente. Foto: archivo El País.

El diputado Daniel Radío (Partido Independiente) protestó por la muerte del recluso en el penal de Libertad, durante la reunión de la comisión de seguimiento del Sistema Carcelario. "Lo matamos como a un perro. Reitero: ¡lo matamos como a un perro! Nosotros, el Estado uruguayo, lo mató como a un perro a este señor. Tenemos que hacernos cargo de eso. Nosotros, los uruguayos, tenemos que hacernos cargo de que matamos a este tipo como a un perro, en la cárcel". Radío afirmó que Núñez era "un tipo que no tenía la posibilidad de estar en otro lugar. Además, hay un intento deliberado de ocultar eso, de esconderlo; un intento deliberado que dice que la causa de la muerte fue otra, y lo que es más triste es que el Ministerio del Interior se hace cómplice de esto. ¡Lo cuelga en la página del Ministerio!", protestó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)