PLAN OFICIAL

Bomberos proyecta un sistema de voluntarios: trabajarán sin cobrar

El Ministerio del Interior estudia una batería de beneficios.

Si se confirma el nuevo sistema, harán un llamado a 2.500 bomberos voluntarios que cumplirán tareas unas 48 horas al mes. Foto: Fernando Ponzetto.
Si se confirma el nuevo sistema, harán un llamado a 2.500 bomberos voluntarios que cumplirán tareas unas 48 horas al mes. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Desde que asumió como director nacional de Bomberos hace poco más de tres años, hay un tema que da vueltas en la cabeza a Leandro Palomeque: la búsqueda de una fórmula mágica que pueda resolver la escasez de recursos humanos.

Hoy hay unos 1.800 bomberos activos pero el régimen de guardias lleva a un exceso de horas de trabajo del personal. Los funcionarios cumplen entre 216 y 240 horas mensuales, pero se les paga solo por 192.

El sueldo básico es de 29.000 pesos líquidos para los que recién ingresan. Cumplen un régimen de 24 horas de trabajo y luego 48 horas libres. “No importa si descansan, comen o van al baño. Es un día entero de servicio”, dijo Palomeque a El País. “Ellos duermen si el servicio lo permite. Pueden acostarse a descansar a las diez de la noche y una hora después suena la alarma y trabajan toda la noche”, relató el director, en un alto en su agenda en el antiguo Cuartel Centenario.

¿Cómo intentarán llegar a las 192 horas mensuales? Hoy no es posible contratar nuevos funcionarios (se necesitarían más de 600 nuevos cargos), por lo cual el Ministerio del Interior trabaja en un proyecto de ley que será enviado al Parlamento y crea un servicio de bomberos voluntarios, que complementará al oficial. La idea es sumar “una masa humana” de bomberos voluntarios, con predisposición al servicio.

“Para nuestro país es un caso particular porque no existe una historia de bomberos voluntarios”, admitió Palomeque.

Vocación

Estos bomberos -el cálculo es que se precisan unas 2.500 personas- no cobrarán un sueldo y deberán destinar 48 horas al mes al servicio en los cuarteles.

¿Y qué ganarían? Dar un servicio a la comunidad, “como lo hacen en el mundo entero los bomberos voluntarios”, indicó Palomeque. Se supone que pesa la vocación de servicio y el reconocimiento social, pero igual habrá una serie de beneficios para hacer más atractiva la misión. En el Ministerio del Interior estudian beneficios sociales básicos que deben tener sí o sí esos hombres y mujeres (seguro de vida y asistencia médica, por ejemplo) y otros incentivos.

“En el mundo entero se manejan diferentes beneficios, como quitas para el transporte y la patente de rodados. Pero estamos discutiendo si son aplicables o no, porque depende de otros organismos”, explicó el director de Bomberos.

¿Quiénes serían voluntarios? Cualquier persona que reúna las condiciones que establecerán por ley y una de ellas será tener ya una fuente laboral. El proyecto de ley incluirá un proceso formativo los fines de semana. Habrá diferentes categorías: bombero activo (que puede salir a incendios) y personal de apoyo, que realiza tareas en el destacamento y solo sale en ocasiones muy especiales.

“Pero no es un hobby. Es un servicio de emergencia que debe ser tomado con la seriedad y las obligaciones de cualquier servicio de emergencia”, sostuvo Palomeque, quien piensa que la idea es una buena solución que no le crea mayores erogaciones económicas al Estado. “Es algo de bastante simple resolución, aunque hay que ver si el Legislativo lo comparte”, agregó.

Los bomberos voluntarios, sin salario, existen en muchos países del mundo e incluso de América, como Chile, Argentina y Estados Unidos. En todo el continente hay cuatro millones de efectivos voluntarios, de los cuales 1,5 millones viven en Estados Unidos, según publicó BBC.

Cambios

En los últimos años hubo un proceso de renovación de la flota de Bomberos. Según Palomeque no había una renovación así desde 1987 y detalló que cambiaron unas 60 unidades en un total de 74 destacamentos.

Compraron 20 vehículos nuevos, dos cisternas de gran porte, cinco camionetas de respuesta rápida con equipo polivalente y ahora están por recibir 25 vehículos más de respuesta rápida. Además, esperan donaciones del gobierno de Japón: ya llegaron 12 vehículos y aguardan seis más.

Un problema más complicado es el de la renovación edilicia, ya que algunos destacamentos son muy antiguos y otros son edificios que no fueron construidos para realizar el trabajo de los bomberos y por lo tanto fueron aggiornados.

“La idea es no construir nuevos edificios, sino reciclar los que ya existen”, dijo Palomeque. Además, hace poco cerraron el cuartel de Melilla, en muy mal estado, y redistribuyeron los recursos porque no tenía las condiciones mínimas de seguridad e higiene para el personal. El techo tenía roturas y un sector se inundaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados