COMISIÓN DE DEFENSA

Bayardi dijo que los oficiales del tribunal de honor “no fueron tan libres”

El nuevo ministro dijo que son “inadmisibles” algunas consideraciones de los generales.

Bayardi concurrió a la comisión de Defensa del Senado e hizo una cronología del periplo de las actas de los tribunales de honor. Foto: Leonardo Mainé.
Bayardi concurrió a la comisión de Defensa del Senado e hizo una cronología del periplo de las actas de los tribunales de honor. Foto: Leonardo Mainé.

El ministro de Defensa, José Bayardi, dijo en el Senado que “la convicción” de los oficiales que integraron los tribunales de honor en los casos de José Nino Gavazzo y Jorge "Pajarito" Silveira al fallar sobre ambos casos no fue “tan libre”.

Gavazzo y Silveira fueron sancionados porque los miembros del tribunal entendieron que habían violado el honor por no haber defendido al coronel Juan Carlos Gómez, quien estaba preso por la muerte del militante tupamaro Roberto Gomensoro, pero era inocente. Pero el tribunal no denunció las confesiones de Gavazzo por la desaparición de Gomensoro, ni se pronunció sobre ellas.

Cuando compareció el martes pasado ante la Comisión de Defensa del Senado, Bayardi explicó por qué piensa que los miembros del tribunal no fueron libres en su decisión.

“Sabemos que estamos en una organización que es disciplinada y vertical. ¿Por qué no fue tan libre? Porque creo que lo que iba a fundamentar y a respaldar el escrito del general (Guido) Manini eran las conceptualizaciones que hicieron los tribunales de honor, cuando no tenía ninguna obligación de hacerlo”, afirmó Bayardi, quien se refiere al escrito de ocho carillas que entregó al entonces ministro de Defensa Jorge Menéndez el excomandante en jefe, junto al expediente del Tribunal de Honor.

“No se explica de ninguna manera que se haya hecho el duro alegato contra el Poder Judicial expresado en el escrito del general Manini si no era con la intención de asumir la responsabilidad”, dijo Bayardi.

A su juicio ese escrito “no exonera de la responsabilidad que pueda tener el que está por debajo en la cadena de mando”. Y agregó: “En términos de convicciones se tendrían que haber garantizado las condiciones para estos oficiales, que son oficiales jóvenes”.

Delitos

Bayardi dijo a los senadores que considera “absolutamente inadmisibles algunas consideraciones hechas por oficiales generales que todavía están en actividad, porque no han sido cesados”.

Y puso como ejemplo “el hecho de que en el expediente se haya dicho que algunas cosas no están suficientemente probadas, por más que la Justicia haya catalogado esos actos como delictivos y como violaciones a los derechos humanos y que por eso haya llevado adelante los procesamientos en primera instancia, en segunda instancia y en casación”.

El nuevo ministro reiteró que es inadmisible que “pueda decirse que no existe la convicción respecto a que aquellos incidentes pudieran haber acontecido”.

Pero Bayardi fue un poco más allá y también hizo una crítica al presidente Tabaré Vázquez: dijo que “el principal error” que cometió el Poder Ejecutivo fue no haber sancionado antes a Manini Ríos, “por el nivel de protagonismo político que había comenzado a tener”. De hecho, agregó que “probablemente, aquellas aguas trajeron estos lodos”.

En la comisión, el senador Luis Lacalle Pou le preguntó dos veces a Bayardi si el exministro de defensa Jorge Menéndez “faltó a la verdad” en la carta enviada a Tabaré Vázquez, donde afirma que luego de reunirse con él, concurrió a la Secretaría de la Presidencia, “acompañado por dos profesionales del ministerio”, donde informaron los antecedentes del contenido del tribunal de honor y la necesidad de denunciar los hechos ante la Justicia.

Bayardi no fue claro en su respuesta pero concluyó así: “De ninguna manera había faltado a la verdad mi antecesor y amigo el doctor Menéndez”.

Antes afirmó que el Ministerio de Defensa ya venía trabajando a fines de febrero una denuncia judicial, mientras que el expediente quedó en la Secretaría de Presidencia para que esta lo analizara. “Luego vinieron los días siguientes, que no son tres semanas, sino quince días hábiles, y cuando volvió con la orden de que se hiciera la denuncia se siguió trabajando en el tema de la presentación que, iba dirigida a ser presentada de una manera determinada y no a tirarle al fiscal el conjunto del expediente”, afirmó Bayardi.

Suspender todo

En el Senado el ministro también dijo que en el expediente no consta que Guido Manini Ríos haya detenido las actuaciones del tribunal de honor ante las confesiones de Gavazzo y Silveira, ni que lo haya comunicado al ministro Menéndez.

El reglamento de los tribunales de honor indica que, en la eventualidad de un crimen o un delito, hay que suspender todo, dar cuenta al superior y estar a lo que él disponga.

Bayardi recordó que el excomandante Manini Ríos dijo que cuando se enteró de lo declarado por Gavazzo y Silveira pensó “que era una especie de maniobra para dilatar” y por eso planteó “que se continuara con las actuaciones del Tribunal de Honor”.

Pero, según el nuevo ministro, en ninguna parte del expediente figura que se haya procedido acorde al reglamento “y lo que no está en el expediente no existe, como dijera Couture”, indicó.

“Nosotros fuimos a ver si estaba en el expediente las constancias de haber detenido las actuaciones del Tribunal, de haber informado al mando superior, en este caso al general Manini Ríos, y preguntado particularmente, en este caso con nosotros, a las autoridades ministeriales -que habían cesado- si había sido comunicado oralmente al señor ministro, o al señor ministro interino”, afirmó Bayardi. “Nos enteramos de que nunca fue comunicada la noticia criminal”.

Según uno de los artículos que regula el funcionamiento de los tribunales de honor “cuando el Tribunal de Honor intervenga en cualquier asunto en el que exista la presunción de un delito, común o militar, su presidente comunicará de inmediato al Superior que corresponda suspendiendo las actuaciones del Tribunal, hasta tanto el Superior se pronuncie”.

Fiscal de DDHH remitió datos a varios juzgados

El fiscal letrado Penal de Montevideo Especializado en Crímenes de Lesa Humanidad, Ricardo Perciballe, presentó escritos en distintos juzgados en torno a 15 causas abiertas, los que contienen nueva información encontrada en las actas del Tribunal de Honor en las que declararon Jorge “Pajarito” Silveira, Luis Alfredo Maurente, José Nino Gavazzo, Ernesto Rama y Gilberto Vázquez.

Según supo El País, cada juzgado deberá solicitar ahora las actas al Ministerio de Defensa Nacional para comenzar las actuaciones.

Perciballe dijo a El País que no encontró ningún elemento nuevo en las actas del Tribunal de Honor: “Lo nuevo es que se confirman determinadas prácticas y lugares donde se operaba y organismos, lo que costó mucho tiempo de investigación de historiadores, fiscales y ahora son reconocidos por los oficiales que estuvieron en eso”.

El fiscal consideró que las actas contienen “varios puntos” y que es Silveira quien más confiesa “muchas cosas relacionadas a muchas causas” vinculadas al Grupo de Artillería N° 1 y de 300 Carlos” (el mayor centro clandestino de reclusión y tortura que funcionó durante la dictadura militar en el Servicio de Material y Armamento del Ejército.

Actualmente el Juzgado Especializado en Crímenes de Lesa Humanidad trabaja en unas 200 causas sobre delitos cometidos durante la dictadura.

EXCOMANDANTE BERTOLOTTI

“Nunca me pidieron nombres y no los di”

En las actas del Tribunal de Honor figura una declaración del excomandante en jefe del Ejército Ángel Bertolotti ante la justicia civil. Allí asegura que el presidente Vázquez dio la orden de dejar por fuera de la Ley de Caducidad los casos Gelman, Michelini y Gutiérrez Ruiz.

“La orden fue explícita y directa, queda fuera de la Ley de Caducidad la nuera de Gelman. Me pidieron que averiguara todo lo que yo pudiera averiguar. También sobre Michelini y Gutiérrez Ruiz y luego hechos y sucesos de la Comisión para la Paz” dijo el militar.

En esa declaración ante la justicia civil que consta en las actas, Bertolotti informa que antes de asumir como comandante mantuvo una reunión informal con el comandante en jefe de entonces, el presidente Vázquez y Gonzalo Fernández. El motivo de la reunión era “provocar una transición normal entre un gobierno no tradicional y un nuevo gobierno, a fin de aclarar procedimientos, doctrina, operativa dentro de mi fuerza que el Presidente desearía aplicar a partir del 1° de marzo”, dijo.

También informa de otra reunión, ya como comandante en la que Vázquez los citó a los jefes de las tres fuerzas en su clínica y les dijo que la idea era “no tocar la Ley de Caducidad y aplicar en algunos casos el artículo 4”, agregó.

El excomandante afirmó que la orden recibida desde su superior (el presidente Vázquez) era la de no comprometerme con dar nombres ni responsables.

“Nunca me pidieron nombres, ni culpables ni cabezas ni víctimas y yo nunca se las di”, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)