A UN AÑO DE PASAR LA BANDA

Balance con tono de campaña

Vázquez defendió los logros de su gestión y levantó el ánimo de los frenteamplistas.

Tabaré Vázquez presentó su rendición de cuentas. Foto: Pablo Fernández
VÁZQUEZ SOBRE CRECIMIENTO

Desde el minuto uno dejó bien claro cuál era el objetivo de la convocatoria: “Este es un acto político. Es un acto de gobierno”, fue la frase de arranque que el presidente de la República Tabaré Vázquez eligió para iniciar su discurso donde rindió cuentas a la ciudadanía a cuatro años de haber asumido.

Su discurso apuntó a destacar las metas prometidas en la campaña y logradas en lo que va del gobierno. A su vez quitó dramatismo a los puntos débiles de su administración, como el prometido “cambio de ADN” en la educación, o la intención de bajar las rapiñas un 30% o llevar el déficit fiscal a 2,5%. Incluso se mostró optimista de intentar acercarse a cumplir las promesas electorales.

De igual modo Vázquez sí admitió que en los temas de seguridad y en el plano fiscal el país tiene problemas. En el primer caso incluso dijo entender “profundamente” a los afectados por hechos de inseguridad porque incluso a su familia le tocó vivir casos de robo. 

Pero puntualizó que la realidad del país no es la que están intentando imponer los dirigentes de la oposición en la campaña electoral. De hecho a lo largo de su discurso respondió cada una de las críticas y apuntó sus baterías contra quienes lo cuestionan.

Sin nombrarlos directamente fue caso a caso. A los primeros que apuntó fue a los integrantes de “Un Solo Uruguay”. Si bien hubo banderas del Frente Amplio, la convocatoria era concurrir con el pabellón patrio “para que nadie se adueñe” del acto. Y de hecho fueron las banderas que le dieron color al ambiente. En la transmisión de la televisión se cuidó al detalle que no saliera una sola insignia partidaria.

Tabaré Vázquez. Foto: Pablo Fernández
VÁZQUEZ SOBRE SALARIO MÍNIMO

“El Uruguay es uno. Y el Uruguay somos todos”, dijo el mandatario en el comienzo haciendo gran énfasis en su entonación. Después pareció decirle a Lacalle Pou -que desde hace varios meses cuenta los días que le quedan al mandato de Vázquez- que él va a gobernar hasta el último de los “1.825 que tiene para gobernar”.

A Jorge Larrañaga le dijo que su gobierno está trabajando los temas de seguridad combatiendo a los narcos, desbaratando bandas y “sin recurrir a sistemas fallidos como la militarización del territorio”, logrando uno de las grandes ovaciones de la noche.

Incluso Vázquez le envió un mensaje a los militares retirados y al comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, ya que recordó que “un puntito” del déficit fiscal es por causa de la deficitaria “caja militar” que el actual Parlamento no logró reformar por falta de votos oficialistas.

La exposición de Vázquez fue planeada para terminar zambulléndose en la campaña electoral. Desde su rol de jefe de Estado pidió a todos los precandidatos defender la democracia y debatir con altura.

“No podemos pretender una oda a la dulzura, pero sí podemos pretender un tránsito respetuoso y tolerante. Honremos nuestra tradición democrática y republicana, el sistema político uruguayo goza de un gran prestigio a nivel internacional por su larga historia, prolífera y tolerante”, pidió Vázquez.

Tabaré Vázquez presentó su rendición de cuentas. Foto: Pablo Fernández
VÁZQUEZ SOBRE LA DEMOCRACIA

“Honremos la inteligencia del pueblo uruguayo, proponiendo y no agraviando, defendiendo con argumentos y no con mentiras y falsedades, que generan heridas que luego son difíciles de curar”, insistió.
Durante la hora y cuarto que duró el discurso, las redes sociales tuvieron al discurso del presidente como el tema tendencia. Vázquez criticó a quienes se escudan en el anonimato para, a través de las redes, agredir y agraviar.

“En ellas hay una manga de descerebrados que, desde la cobardía del anonimato se dedican a insultar a diestra y siniestra”, enfatizó y pidió a todos los que están en la contienda electoral que no entren en “el juego” de creerse que son enemigos por estar bajo distintas banderas.

Espectáculo

El evento de anoche fue inédito para la historia política uruguaya. Solo hay un antecedente en el primer mandato del Frente Amplio, en el 2009 en plena campaña electoral, donde también Vázquez organizó un acto público en la Plaza Independencia para defender su gestión.

Pero el de ayer fue distinto. El jefe de Estado eligió el flamante Antel Arena, donde su equipo preparó un escenario central rodeado por el público que asistió a escucharlo desde las gradas. En el centro, por la pantalla gigante en forma de cubo, se transmitían gráficas e imágenes que acompañaban su discurso.

Tabaré Vázquez presentó su rendición de cuentas. Foto: Gerardo Pérez
Tabaré Vázquez presentó su rendición de cuentas. Foto: Gerardo Pérez

La salida a escena del presidente fue al estilo estadounidense, como cuando los candidatos demócratas o republicanos hacen sus convenciones donde montan una importante transmisión televisiva. En parte, el ambiente se lo daba el propio Antel Arena construido con el asesoramiento de la NBA. Pero también los asesores de imagen trabajaron la salida de la transmisión televisiva con varias cámaras fijas, una móvil y una grúa que dio dinamismo a la cadena nacional por radio y televisión.

Entre el público estuvieron los precandidatos del Frente, con la excepción de Daniel Martínez que está de viaje. Según comentaron allegados al presidente, el intendente de Montevideo ayer temprano llamó al primer mandatario para desearle suerte en el acto celebrado anoche.

El comunista Óscar Andrade junto con el expresidente José Mujica fueron las figuras más ovacionadas a su ingreso.

Nieto fue víctima de rapiña y su hijo de robo

“Claro que queremos hablar de seguridad pública, porque parece que fuera el cuco de estos días”, afirmó el presidente Tabaré Váz-quez en respuesta a los cuestionamientos que recibe de la oposición.

Recordó que se comprometió a trabajar para reducir el 30% las rapiñas y reconoció que aumentaron “dramáticamente”, pero a mitad de 2018 cuando fiscales y policías trabajaron más coordinadamente “comenzaron a descender”. “Si seguimos en esta línea se podrá llegar a una disminución en un tiempo prudencial del 30% de las rapiñas”, indicó.

“Eso lo dijimos y lo sostenemos. Es cierto que en seguridad tenemos un problema. Nos duele profundamente, cuando nos enteramos de un robo, de una rapiña o de un asesinato”, admitió el presidente.

Dijo poder interpretar la “angustia y el temor” de los ciudadanos. Como ejemplo puso el caso de su nieto, que esperando el ómnibus en una parada “pasaron dos delincuentes y le arrancaron el celular de la mano. A otro hijo mío le robaron rompiéndole la puerta de la casa”, afirmó. Al reiterar su dolor por “tantos asesinatos, tantos robos y rapiñas”, aseguró que “no vivimos en una burbuja, tenemos los pies bien puestos sobre la tierra”.

“No somos neutrales con lo de Venezuela”

En el marco de un balance de la política exterior, el presidente Tabaré Váz-quez defendió la postura asumida por Uruguay ante la crisis política y social que se vive en Venezuela.

Fue uno de los pasajes más aplaudidos de su discurso, ayer en el Antel Arena. “Fomentamos desde siempre el diálogo y la resolución pacífica de la crisis de Venezuela. No nos duelen prendas, no somos neutrales, porque cuando hubo que optar entre la paz y la guerra optamos por la paz”, subra-yó el mandatario. Así respondió a los cuestionamientos de la oposición que una y otra vez reclama una actitud más firme del gobierno en este tema.

Vázquez se mostró orgulloso de que se apostara por la salida pacífica y democrática de Venezuela. “Los problemas de los venezolanos los tienen que resolver los venezolanos y no de afuera. No aprobamos ningún tipo de injerencia externa, defendemos la no intervención extranjera y la autodeterminación de los pueblos”, concluyó.

Tabaré Vázquez. Foto: Gerardo Pérez
VÁZQUEZ SOBRE VENEZUELA
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)