Siguen apareciendo audios

Audio: "Es la primera vez que no me importan los códigos"

El País escuchó más grabaciones que revelan la trama del “AUFgate”.

Walter Alcántara llega a la Fiscalía de Cerrito. Foto: Fernando POnzetto.
Alcántara concurrió a la Fiscalía para explicar por qué grabó a Valdez. Foto: F. Ponzetto

"Wilmar, quedo libre de todo compromiso moral para hacer lo que yo quiera; me hubiera gustado que fuera de otra manera. Es la primera vez de mi vida que no me importan los códigos porque mi familia está mal y me sentí muy humillado". De esta forma, el intermediario Walter Alcántara trasmitió al expresidente de la AUF, Wilmar Valdez, que tenía pruebas en su contra.

En ese audio, que escuchó ayer El País de fuentes del caso, agregó: "Wilmar, te grabo lamentando mucho que nunca más me hayas contestado. Hace un año que no me hablás. Sé que no soy nadie. Que debo dinero a todo el mundo".

Al hacerse pública la existencia de conversaciones grabadas entre Valdez y Alcántara —un intermediario de una empresa coreana que participó de la licitación de compra del sistema de reconocimiento facial para el Estadio Centenario— disparó la renuncia del titular de la Asociación y de su candidatura a la presidencia de la institución.

Los audios derivaron, además, en una investigación de la fiscal penal Silvia Pérez, la que podría citar como indagados a directivos de fútbol en el correr de los próximos días.

Alcántara dijo a El País que grabó las conversaciones con Valdez porque sintió que "algo raro ocurría", porque el entonces presidente de la AUF lo citaba en la calle para hablar de la licitación para el Centenario.

En otro tramo de los audios, Alcántara hace referencia que está quebrado financieramente, una hija padece una grave enfermedad y que nadie del ambiente del fútbol le dio una mano económica. Se quejó de que solo una persona lo ayudaba con dinero.

Medida.

En reiteradas oportunidades, Alcántara ofreció a Arturo Del Campo audios de conversaciones que podrían involucrar a Valdez. El 20 de julio pasado Alcántara envió 21 audios editados al candidato a la presidencia de la AUF, después de perseverar para que los escuche. Del Campo le dice que se los mande y que si estos ameritan una denuncia penal, la va a hacer.

Del Campo se comunicó entonces con un abogado que escuchó los audios. Y ese profesional le recomienda que los oiga un penalista. Así, Del Campo compareció al despacho del penalista y presidente de Peñarol, Jorge Barrera, que los escuchó y consideró que los mismos no ameritaban ningún ilícito.

Recomendó a Del Campo que visitara a Valdez y también se los hiciese escuchar. Barrera actuó en forma profesional en el caso, según declaró el presidente de Peñarol. De todas formas, Del Campo le dijo a Alcántara que recibir las grabaciones de Valdez le había generado una complicación. En otro tramo de la conversación con Alcántara, Del Campo dejó entrever que detrás de los audios había una "jugada" que tenía como objetivo afectar su imagen y su candidatura a la presidencia de la AUF.

En otro audio, Alcántara dijo a Del Campo que no quiso involucrarlo en ningún problema, le marcó que era el mejor candidato a la presidencia de la AUF, y le expresó que esperaba que las conversaciones grabadas a Valdez no terminaran en una causa penal.

Señaló que enfrentaba problemas económicos, ya que había cerrado su arrendadora de autos en febrero de este año.

El intermediario recordó a Del Campo que lo quebraron las enfermedades de integrantes de su familia y que no podía creer que nadie del ambiente del fútbol le diera una mano.

Desde la semana pasada, han declarado en calidad de testigos Julio Ríos, Wilmar Valdez, Arturo Del Campo, Walter Alcántara y Jorge Barrera. Las conclusiones que la fiscal Pérez haya sacado sobre sus declaraciones y las grabaciones que se le han entregado podrían determinar nuevas citaciones e incluso que algunos de los anteriormente citados pasen a ser indagados.

Del Campo, presentará su versión de los hechos ante el Tribunal de Ética de la AUF, para que determine si su accionar fue correcto o no.

Según pudo saber El País, Del Campo se contactó con el contador Miguel Volonterio, integrante de este tribunal, para coordinar su presentación.

Allí prevé relatar cómo se sucedieron las conversaciones con Alcántara y quién le entregó las grabaciones que mantuvo con Valdez.

Díaz: "Que se llegue a fondo" del asunto

El fiscal de Corte, Jorge Díaz, valoró positivamente la investigación que se lleva a cabo en torno a las grabaciones a Wilmar Valdez y el hecho de haber entregado los antecedentes del asunto a la fiscal Silvia Pérez. En rueda de prensa difundida por Sport 890, el fiscal dijo que "día tras día van apareciendo elementos nuevos que confirman el acierto de haber tomado la medida de remitir los antecedentes a la Fiscalía". Y agregó: "Si es por mí, que se llegue a fondo, que se apriete y que salte todo lo que tenga que saltar", dijo. Añadió que cree que "la población en general tiene la percepción de que estamos ante hechos delictivos".

Daniel Jablonka: "La iluminación del Franzini costó US$ 500.000"

Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

El presidente de Defensor Sporting, Daniel Jablonka, calificó de inexactos los costos de la iluminación del estadio Luis Franzini revelados por el intermediario Walter Alcántara en una entrevista publicada por El País el domingo.

Según Alcántara, el costo de la iluminación del Franzini fue US$ 1.200.000.

Jablonka dijo que la iluminación del Franzini no llegó a costar US$ 500.000. "La diferencia (señalada por Alcántara) es muy grande", agregó el dirigente. El presupuesto inicial de la obra rondaba los US$ 550.000. Tenía algunos adicionales que Defensor finalmente no los concretó, explicó Jablonka a El País.

Al ser una institución deportiva sin fines de lucro, el club puede realizar importaciones directas y solicitar restituciones de impuestos aduaneros. También deducir algún IVA.

Aún restan algunos aportes al BPS que Defensor debe negociar con la empresa que realizó la obra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)