INTERNA DEL FRENTE

El astorismo pide cambios en estructura del Frente

Tras el Plenario por el TLC con Chile, cuestionan representatividad del máximo órgano de decisión.

El último Plenario del Frente Amplio se dividió en dos mitades. Foto: Hijo de Carmen Fernández
El último Plenario del FA se dividió en dos mitades. Foto: Hijo de Carmen Fernández

Por menos de diez votos, el Plenario del Frente Amplio decidió postergar una definición sobre el Tratado de Libre Comercio con Chile (TLC). Más allá del hecho en sí, que tuvo lugar el pasado 5, a la interna se plantea otra discusión acerca de si el máximo organismo representa o no a los frenteamplistas.

El tema lo puso sobre la mesa el canciller Rodolfo Nin Novoa cuando dijo, a Radio Carve, que "no puede ser que se secuestre la democracia por minorías". Pero no es el único dentro del astorismo que piensa así, ya que la actual estructura de la coalición está cuestionada y hay quienes se animan a hablar de "dos orgánicas" que se contradicen entre sí: una representada por el Plenario y otra por la bancada.

El diputado Luis Enrique Gallo (Asamblea Uruguay) dijo a El País que no tiene ninguna duda en que "hay que actualizar la estructura". "No podemos vivir con el mismo Frente de hace 30 años atrás, creo que hay que aggiornar y democratizar", afirmó.

Se refiere puntualmente a la estructura del Plenario compuesto por 85 delegados de bases y 85 de sectores elegidos en la última interna del 2016 cuando ganó los comicios Javier Miranda. La representación de cada uno de los sectores no se corresponde al caudal de votos que tuvieron en la última elección de octubre de 2014.

Para Gallo es claro que el Plenario "debe reflejar la voluntad popular" y contemplar a las bases, pero no en las proporciones que tienen hoy. Además señaló que las bases "responden a los sectores más militantes" y como tales "reflejan la opinión de sus partidos". Históricamente los grupos con más peso en los comités son el Partido Comunista y el Movimiento de Participación Popular (MPP).

Por su parte, el diputado Jorge Pozzi (Nuevo Espacio) opinó que dada la actual estructura "sería bueno que todos se manejaran con mucha prudencia e inteligencia y no se forzara las resoluciones de un espacio orgánico sobre otro". En ese marco distinguió dos orgánicas: el Plenario y la bancada. Esta última dijo que está electa "por muchos más frenteamplistas".

En ese marco, recordó que en varias oportunidades legisladores se han negado a votar resoluciones del Plenario y no han tenido ninguna sanción de importancia. Por lo que entiende que es necesaria una reflexión ante lo que considera una "situación muy delicada". "Todos tenemos que ayudar al presidente del Frente Amplio (Javier Miranda) a seguir adelante, porque lo que más nos importa para todos es la unidad", aseguró. En su opinión, si se fuerza una orgánica sobre la otra (Plenario y bancada) se termina por no respetar a ninguno de los dos ámbitos. "El futuro dirá si la estructura tiene que cambiar o no porque por ahora no está en discusión", señaló el diputado del Nuevo Espacio.

A nivel de sectores, Banderas de Líber señaló —en un documento que hizo público esta semana— que "el Frente Amplio llegó al límite". "La tensión entre la ficción y la realidad hizo explosión en el último Plenario llevando la situación a lo inaceptable cuando tres grupos que concentran el 20 por ciento del voto frenteamplista, gracias a maniobras burocráticas, impusieron una decisión contra el 80 por ciento de los votos obtenidos en las urnas", aseguraron.

Esta no es la primera vez que desde el astorismo se cuestiona a la orgánica de la coalición. En 2011, Asamblea Uruguay presentó una propuesta para que se diseñara una "estructura representativa del pueblo frenteamplista". El objetivo no era otro que achicar la brecha entre la estructura y el electorado de la coalición.

Mitades

El último Plenario del Frente Amplio se dividió en dos mitades. Una conformada por el Partido Comunista, las bases y Casa Grande —que pidieron seguir analizando el TLC con Chile—, y la otra, que estuvo representada por la mayoría de los sectores con más peso electoral, que planteó una moción para que fuera la bancada la que definiera el apoyo al acuerdo bilateral.

"No discutir reglas a mitad del partido"

El diputado y coordinador de la bancada del Frente Amplio Alejandro Sánchez (MPP), se distanció de la idea del astorismo de modificar la estructura de la coalición en momentos en que se discute la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile. "No me gusta discutir las reglas de juego cuando estoy jugando el partido", afirmó.

"No comparto la idea de discutir la legitimidad de los espacios para decidir cuando estoy en el medio de algunas discusiones para tomar resoluciones. Si lo que se quiere plantear es una discusión a futuro está bien, es un debate pertinente y hay que escuchar propuestas", consideró. Asimismo, recordó que el Plenario es un órgano que se elige de determinada manera en función de los estatutos y el resultado electoral de las últimas internas celebradas en el 2016. Sobre el tema del acuerdo bilateral, opinó que "no es lo mismo la discusión de un TLC con Chile que con Estados Unidos". "Es un país socio del Mercosur y con el que ya tenemos liberalizado el comercio. El Frente no puede dejar solo al gobierno en este momento, por más que algunos compañeros sientan que hay algunos aspectos del tratado que no los comparten", subrayó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)