Asesorías

Astori es el que más les paga a sus adscriptos

Un biólogo asesora al ministro de Economía, un entrenador de fútbol al del Interior y un profesor de literatura al canciller. Entre los 94 adscriptos que los secretarios de Estado tenían al término de 2017, hay de todo.

Danilo Astori: elevó las metas de déficit fiscal para este año y el próximo en la Rendición de Cuentas. Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

Están los "hijos de", los amigos que necesitan una manito y también los profesionales idóneos para que los jerarcas tomen las mejores decisiones. Eso sí: Danilo Astori es el que paga salarios más altos.

Los ocho asesores del Ministerio de Economía ga-nan, en promedio, $ 109.602 nominales. Pero cuatro de esos colaboradores tienen salarios que superan los $ 132.000. En ninguno de los casos se explica cuál es su tarea; solo se detalla el currículum y la necesidad del ministro de contar con sus servicios al amparo del artículo 58 de la ley 18.719.

De los 13 ministros, Eduardo Bonomi (Interior) es el que cuenta con más adscriptos. Entre las 16 personas que lo asesoraban al término del año pasado, resaltan figuras del deporte como el entrenador Fabián Coito ($ 69. 143), los atletas Déborah Rodríguez ($ 32.144) y Andrés Silva ($ 29.371), y el preparador físico Sebastián Urrutia ($ 32.498) que trabaja en la selección de fútbol.

El ministro de Salud, Jorge Basso, y la ministra de Vivienda, Eneida de León, comparten el título de más "austeros"; a juzgar por la cantidad de adscriptos contratados. Ambos tienen tres asesores.

Basso es, a la vez, el más "feminista" de la nómina: las tres asesoras son mujeres. Por lo general, los secretarios de Estado optan por hombres y mayores de 40 años, incluyendo las preferencias de las ministras. Dos de cada tres adscriptos son varones; y siete de cada diez superan los 40 años.

En términos globales, el 2017 cerró con tres adscriptos a ministros menos que los que había al término de 2016. Aunque la gran mayoría de las carteras dieron bajas a algunos contratos y sumaron otros nuevos, el ministro de Transporte, Víctor Rossi, fue el que más disminuyó estos vínculos: el año pasado tuvo tres asesores menos que en 2016, aunque sigue siendo uno de los jerarcas con más asesores (cuenta con diez).

Todos estos adscriptos no cuentan como funcionarios públicos. Sus contratos son por el tiempo que determine el contrato o, a lo sumo, hasta que haya cambio de mando. Pero como algunos ministros continúan por más de un período, han vuelto a contratar a los mismos asesores personales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)